El Gran Poder traslada a la Virgen al hospital para hacerle un TAC

La hermandad está realizándole pruebas a la dolorosa para determinar el tipo de restauración que necesita

Por  17:00 h.

La junta de gobierno del Gran Poder informó el pasado 14 noviembre de 2018 de que tiene intención de restaurar a la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso. En el informe presentado, el hermano mayor, Félix Ríos, se expuso «la necesidad a medio plazo de intervenir sobre la imagen para corregir tanto algunos daños menores como atajar el progresivo oscurecimiento de la policromía, especialmente en las manos, que se viene observando».

En la noche de este martes, bajo la dirección del restaurador Pedro Manzano, se iniciaron los estudios pertinentes con el fin de poder completar el diagnóstico exhaustivo y la posterior propuesta que elaborará para intervenir a la imagen. Así, tal y como ha informado la hermandad en su página web, la dolorosa fue trasladada al hospital Quironsalud Infanta Luisa para realizarle allí un TAC y valorar, con mayor certeza, cuál es su estado de conservación. Una vez que concluya el estudio, en noviembre se someterá a cabildo general con la propuesta final de restauración.

La imagen

La Virgen del Mayor Dolor y Traspaso es de autor anónimo, de 1798, aunque algunos expertos afirman que podría ser de Blas Molner. Es una talla de 1,74 centímetros de alto, tallada y policromada en cedro con candelero al que se adhiere el busto y los brazos.

Las últimas restauraciones las realizaron Antonio Illanes en 1954, quien le afianzó la cabeza al candelero; la de Peláez del Espino en 1974, siendo ésta última algo desafortunada al alterar la policromía y colocar un candelero metálico; y la de Ortega Bru, que la encarnó y volvió a colocar un candelero de madera.