En la Plaza del Duque se vivieron momentos de tensión/ R. DOBLADO

Los incidentes en la Madrugada 2017 dejan más de un centenar de heridos, cuatro de ellos aún hospitalizados

Fallece además un hermano del Gran Poder al sufrir un infarto tras iniciar su estación de penitencia, aunque su muerte no guarda relación con las avalanchas

Por  17:38 h.

Las avalanchas  que se han producido esta Madrugada de Viernes Santo se han saldado con un centenar de personas  heridas, de las que cuatro continúan hospitalizadas. En el Hospital Virgen Macarena se han atendido a 43 personas por diversas causas: lesiones, crisis de ansiedad y heridas. Aún permanecen ingresadas dos personas por fractura de tobillo y muñeca respectivamente. Por su parte, en el hospital Virgen del Rocío han atendido a 30 personas heridas. Una persona de más de 60 años se encuentra en ese centro hospitalario con pronóstico grave tras sufrir un traumatismo craneoencefálico a consecuencia de las avalanchas, lo que le llevó primero a la UCI, aunque a lo largo de la tarde de este viernes ha sido derivado a la unidad de Observación, según ha comunicado el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores de sevilla, Juan Carlos Cabrera. Según ha podido saber ABC de Sevilla, el afectado toma por prescripción médica un medicamento anticoagulante, lo que habría dificultado en un primer momento el tratamiento de sus heridas.

Por su parte, un nazareno de 35 años habría sufrido una fractura de cadera de la que ha sido intervenido, según han informado fuentes del Hospital Virgen del Rocío. Además, ha fallecido un nazareno de la hermandad del Gran Poder que volvió a la basílica cuando apenas había realizado 150 metros de la estación de penitencia comenzó a encontrarse mal. Así, desde la calle Conde de Barajas se dirigió hasta la sede canónica de su hermandad, horas antes incluso de que se produjeran las estampidas, a la espera de la llegada de un familiar. De camino a casa falleció de un infarto. El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores de Sevilla ha subrayado este viernes en rueda de prensa que no ha podido establecerse una vinculación directa entre esa muerte y las avalanchas, toda vez que estas últimas se produjeron después de la indisposición del finalmente fallecido.

Cabrera ha mostrado esta tarde su repulsa hacia quienes provocaron las avalanchas sembrando el pánico, tildando a los detenidos de «basura«, «escoria humana« «vándalos«, «golfos», «gamberros», «sinvergüenzas» y «desalmados» y deseó que todo el peso de la Ley caiga sobre ellos. «No van a acabar con nuestra Semana Santa, seguiremos defendiendo lo que es nuestro porque no sólo están en juego las hermandades, sino la vida de personas».

Sobre las medidas a adoptar ante hechos como los sucedidos en la madrugada del Viernes Santo de 2017, el delegado municipal ha recordado que estamos en nivel 4 de alerta antiterrorista y que afortunadamente han funcionado las medidas restrictivas que se aprobaron respecto a los veladores, vallas y no expedición de bebidas alcohólicas en la calle. Cabrera ha manifestado que los ciudadanos han dado una «lección ejemplar de comportamiento» durante la Madrugada, destacando además el papel desempeñada por las hermandades «defendiendo las procesiones».

Ocho personas detenidas por los hechos

Ante los sucesos ocurridos durante la Madrugada en Sevilla, el dispositivo especial conjunto integrado por las administraciones, cuerpos y fuerzas de seguridad y servicios municipales y autonómico, continúa analizando todos los vídeos y testimonios para analizar que causas provocaron las distintas «carreritas» y avalanchas vividas en la capital andaluza, produciéndose el pánico entre los asistentes a las procesiones, nazarenos y bandas de música que acompañaban a los cortejos.

Antes de que tuvieran lugar las primeras carreras las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado ya detuvieron a una persona por desobediencia en la calle Pastor y Landero, en el Arenal. Posteriormente, sobre las 4.40 horas de la madrugada, fueron detenidas otras tres personas en torno a la calle Arjona por desorden público. Los detenidos llevaban objetos metálicos para hacer ruido contundente, provocar el miedo y las «carreritas».

 

Elementos metálicos receptados por la Policía Local | ABC

A las 6 horas de este Viernes Santo fueron detenidas otras dos personas en la calle Argote de Molina siguiendo indicaciones de testigos que advertían de que estaban gritando y hacían aspavientos para provocar el pánico y las avalanchas. A esa misma hora eran detenidas otras dos personas en el Salvador porque provocar también el miedo entre quienes estaban asistiendo a las procesiones. La mayoría tienen antecedentes,uno de ellos era un senegalés que iba solo y a los demás se les ha detenido en grupo aunque aparentemente no estaban coordinados.