El Buen Fin el Miércoles Santo. Foto: Rocío Ruz

Hermandad del Buen Fin | Semana Santa de Sevilla

Real, Ilustre, Antigua, Fervorosa y Franciscana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santo Sudario, Santísimo Cristo del Buen Fin y Nuestra Señora de la Palma.

Por
Actualizado:

La hermandad del Buen Fin es una de las más características de la Semana Santa de Sevilla. En los últimos años, ha recuperado para la estación de penitencia el Santo Sudario, que es portado por cuatro acólitos, dejando una de las imágenes más curiosas de las hermandades sevillanas.

La cofradía tiene un recorrido muy hermoso por el barrio de San Lorenzo, por calles como Alcoy o Marqués de Mina. Este año, será completamente distinto su paso por la plaza donde está la parroquia y la basílica del Gran Poder, debido a que el ayuntamiento ha cortado los vistosos plataneros que llevaban décadas en ese enclave.

Hdad_Buen_Fin
  • Nº de Nazarenos: 700
  • Tiempo de paso: 33 minutos
  • Nº Hermanos: 2300
  • Hermano Mayor: José Luis Foronda
  • Costaleros: 34 y 35
  • Capataces: Familia Ariza
  • Túnicas: Marrones, de cola, con cíngulo, iguales al hábito franciscano.
  • Nº pasos: 2
  • Día de salida: Miércoles Santo
  • Música: Centuria Macarena en el Cristo y las Nieves de Olivares en el palio. 

Cristo del Buen Fin y Virgen de la Palma

El Buen Fin el Miércoles Santo. Foto: Rocío Ruz

El Santísimo Cristo del Buen Fin fue tallado por Sebastián Rodríguez, discípulo de Juan de Mesa y coetáneo de Martínez Montañés, en 1645. La imagen procesionó, a partir del año 1971, se incorporaron al paso, además de María Magdalena, los Santos Varones José de Arimatea y Nicodemo, así como un centurión romano, figuras todas ellas realizadas por Luis Álvarez Duarte. A partir de 1998, y por decisión de los hermanos, fueron suprimidas las figuras secundarias.

En el segundo, bajo palio, Nuestra Señora de la Palma es una imagen de autor anónimo realizada en el siglo XVII. En 1980, fue remodelada por el imaginero Luis Ortega Bru.

Convento de San Antonio de Padua

El Buen Fin el Miércoles Santo. Foto: Rocío Ruz

La portada del convento es del siglo XVII y la espadaña del XVIII. La fachada está decorada con un azulejo de San Antonio con el Niño Jesús, realizado por Enrique Orce en 1948. El retablo mayor fue realizado por Jerónimo Balbás en 1711.

En el centro del primer cuerpo se encuentra la Virgen de la Palma. En el centro del segundo cuerpo está San Antonio de Padua con el Niño Jesús, de Felipe de Ribas de 1642. En el ático del retablo se encuentra un Crucificado del siglo XVII con tres clavos flanqueado por santos terciarios franciscanos. En las calles laterales se encuentran San Francisco y Santo Domingo, Santa Coleta y San Benito de Palermo.

Historia de la hermandad del Buen Fin

El Buen Fin el Miércoles Santo. Foto: Rocío Ruz

La hermandad fue fundada por el gremio de curtidores en 1590, en la iglesia de San Juan de la Palma. Se refundó en 1883 en su actual templo, aunque en 1888 se trasladó a San Pedro. En 1908 se reorganizó en San Antonio de Padua. En 1963, fue erigida hermandad Sacramental.

Su vinculación con la Orden Franciscana se remonta a 1605, datando de 1642 la primera concordia de la Hermandad y dicha Orden, no es hasta 1977 cuando obtiene la Carta General de Hermandad de uso del título de franciscana.

Novedades

El Buen Fin el Miércoles Santo. Foto: Rocío Ruz

La hermandad del Buen Fin ha reformado en los últimos años varias dependencias del antiguo convento franciscano para adaptarlo al centro de estimulación precoz “Cristo del Buen Fin”. La cofradía lleva trabajando en este centro desde hace varias décadas y en la actualidad, la actividad se centra en esta parte del cenobio.

Asimismo, es muy recomendable acercarse a la corporación durante la cuaresma y en octubre para contemplar los altares efímeros montados para los cultos a las imágenes titulares. 

 

Manuel Luna

Manuel Luna

Manuel Luna

Últimas noticias deManuel Luna (Ver todo)