Besamanos de la Virgen de la Hiniesta / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El histórico besamanos de la Virgen de la Hiniesta en el Sagrario

La hermandad ha celebrado el aniversario de la coronación en el Sagrario

Por  0:38 h.

La Virgen de la Hiniesta Gloriosa ha celebrado el cuadragésimo cuarto aniversario de su coronación canónica. Lo ha hecho en un lugar especial, en la parroquia del Sagrario, donde recibe culto desde que presidiera el pregón de las Glorias de María en el altar del Jubileo de la Santa Iglesia Catedral en el último sábado del pasado mes de abril.

Desde 1988, la hermandad instaura el besamanos en este día tan especial. Esta vez, lo ha hecho en un lugar histórico, presidiendo el Sagrario de la Catedral, en una jornada que nunca olvidarán los hermanos de la corporación del barrio de San Julián.

Había quién no quería perderse el momento, por lo que nadie tardó en inmortalizar el momento. Los turistas no sabían lo que estaban viendo. Algunos de ellos preguntaban por la Virgen, como una familia argentina: «¿Qué celebráis? ¿Qué Virgen es?» A lo que una hermana se acercó para contarla la historia de esta advocación. Los argentinos sonreían de felicidad, a lo que contestaron, «nos llevaremos a la Virgen a nuestros hogares, al otro lado del charco», después de recibir varias estampas de la talla.

También habían turistas del continente asiático, con cámaras de última generación, pedían permiso a los sevillanos que tomaban imágenes para poder tomarla ellos también, con esos rostros de felicidad de admirar lo que estaban presenciando, como así ha sido la jornada para los hermanos de la Hiniesta. Una jornada escrita con letras de oro enmarcadas ya en sus anales.

Hasta el día de San Fernando, 30 de mayo, continuará en el Sagrario, jornada de la víspera del Corpus Christi, para ser trasladada desde la Catedral hasta el altar que instala el Ayuntamiento en la plaza de San Francisco en la procesión más antigua de la ciudad y de la que durante varios siglos fue la de mayor importancia.

Besamanos de la Virgen de la Hiniesta / M. J. RODRÍGUEZ RECHI