La Virgen de Montserrat / M. J. R. RECHI

HISTORIA

La autoría de la Virgen de Montserrat: Catalina Román, un corredor de lonja y Juan de Mesa

El Doctor en Hª del Arte, José Carlos Pérez Morales, está convencido de que la dolorosa tiene rasgos mesinos

Por
Actualizado:

Con el IV Aniversario de la hechura del Cristo de la Conversión del Buen Ladrón, la hermandad de Montserrat llevó a cabo una serie de iniciativas para poner en valor el nombre de Juan de Mesa y la relación del artista con la corporación del Viernes Santo. De entre todos los actos llevados a cabo en el último año, uno de ellos tiene que ver con la dolorosa y la autoría de la misma. El Doctor en Hª del Arte, José Carlos Pérez Morales, perteneciente al grupo de investigación de patrimonio de la Universidad de Sevilla, está convencido que Mesa también gubió a la dolorosa de Montserrat.

A lo largo del último año, el objetivo de este investigador se centra en la búsqueda de documentos que alumbren y sustenten sus impresiones artísticas. Eso no es una tarea fácil.

Cronología

Montserrat se fundó en 1601 en la Iglesia de San Ildefonso y en 1620 Juan de Mesa entregó a la hermandad el Cristo de la Conversión del Buen Ladrón. Esas dos fechas están bastantes claras. Sin embargo, todo apunta a que el encargo de la dolorosa y su acogida en la hermandad se produjo entre 1606 y 1608. Lo cierto es que tiene cierta lógica que la Virgen fuera la primera imagen encargada, teniendo en cuenta el origen devocional de los fundadores de la hermandad: La Moreneta.

Virgen de Montserrat el Viernes Santo de la Semana Santa de Sevilla.

En toda esta historia sobre la autoría de la Virgen de Montserrat, la figura de Catalina Román puede suponer un buen punto de partida para Pérez Morales. «Según los documentos a los que hemos podido tener acceso, Catalina Román tuvo un pleito con Montserrat en el que reclama la propiedad de la Virgen a la cofradía, como si ella fuera la que la hubiera encargado. Ahí se dan una serie de datos que marcan la cronología entre 1606 y 1608. En esas fechas se produce el encargo al taller de Montañés. Realmente, no hay documento de encargo, pero sí se cita que la imagen de la Virgen procede de dicho taller. En ese momento, la corporación no queda satisfecha con el trabajo y pide una modificación. Se hacen una manos nuevos y se presupone que se interviene la mascarilla. No se dice quién lo hace», relata el historiador a Pasión en Sevilla.

Pasos a seguir

En este punto pueden suceder dos cosas:

  1. Algo que no se puede controlar: y que en el archivo de protocolo aparezca cierta documentación que se pueda relacionar con la hechura de la Virgen.
  2. Y lo que sí se puede controlar: Investigar a los personajes en cuestión, las fechas seguras y el origen de la hermandad.
Virgen de Montserrat de luto por la muerte de un miembro de junta / JAVIER COMAS

Virgen de Montserrat de luto por la muerte de un miembro de junta / JAVIER COMAS

Esta segunda línea es la que pretende tomar José Carlos Pérez Morales. «Sabemos que en esa fecha, la hermandad de Montserrat está en San Ildefonso. Sabemos los años del pleito con la señora Catalina Román (1606-1608) y debemos e indagar en los personajes. Si puedo adelantar que la figura de Catalina Román puede tener una relación directa con el encargo del propio Cristo de la Conversión. Según la documentación, ella está cercana a un tasador, un corredor de lonja, que no hay que descartar que sea su marido, al que se le encarga el peritaje del Cristo, una práctica un tanto singular en la época». Si Catalina Román está presente en 1620 en la hechura del crucificado y en el pleito con Montserrat sobre la Virgen en 1608, Pérez Morales debe adentrarse en el mundo de la tasación y los corredores de lonja de principios del s.XVII para acercarse a la autoría de la Virgen de Montserrat.