La Cena no marca pautas artísticas para el futuro paso de misterio

La hermandad publica las bases del concurso nacional, que terminará en junio de 2020, y convocará un cabildo para que los hermanos elijan entre una selección

Por  0:03 h.

La hermandad de la Cena ha publicado este jueves las bases del concurso nacional para el futuro paso de misterio, que será abierto y no pone ningún tipo de condición artística a los diseñadores. Es la primera vez que una cofradía sevillana abre la veda a que expertos de toda España puedan proponer sus ideas de cara a la hechura de unas nuevas andas procesionales, que normalmente suelen estar prefijadas para que se amolden a un estilo concreto.

La junta de gobierno que encabeza Álvaro Enríquez creará una comisión en la que participarán asesores externos y hermanos de la corporación expertos en la materia, que recibirán y estudiarán los distintos dibujos que se presenten de aquí al 15 de junio de 2020. Una vez concluido este plazo, la comisión dictará un informe y será la junta de gobierno quien determine los proyectos finalistas, que serán expuestos y, una selección, irá a cabildo general extraordinario para que sean los hermanos quienes decidan qué diseño será el que se lleve a cabo.

Requisitos

Aunque la hermandad deja vía libre a los artistas para que presenten sus propuestas, sí marca una serie de requisitos indispensables. Uno de ellos es que cada proyecto esté tasado por medio de un presupuesto del coste de la obra y una memoria descriptiva por parte de los diferentes artesanos que intervengan. Por otro lado, las dimensiones deben adecuarse al itinerario de la cofradía, por lo que el paso deberá ser menor, en anchura, que la puerta de los Palos de la Catedral. En cuanto al largo y al alto de las futuras andas procesionales, «no hay restricciones» más allá del propio recorrido y su mantenimiento y almacenaje.

Criterios de evaluación

La corporación examinará la originalidad, así como la creatividad, composición, técnica y, «por supuesto se valorará el trabajo de los distintos artesanos que intervengan en la obra», según se expone en las bases publicadas. En este sentido, «se valorará la conjunción del propio misterio dentro del paso, con posibilidad de evaluar positivamente ideas para engrandecer aún más nuestras imágenes y, en definitiva, el conjunto total». La junta de gobierno insiste en que lo prioritario es que destaque el conjunto escultórico y al Señor de la Sagrada Cena, «aparte de darle un valor importante a la iluminación y disposición del propio misterio en dichas andas procesionales».

Hay que tener en cuenta que se trata del paso con más figuras secundarias de toda la Semana Santa de Sevilla y que el actual presenta numerosos problemas. En primer lugar, en cuanto a su estructura, ya que se trata de unas andas que tienen 90 años y que no fueron realizadas para el conjunto escultórico en el que trabajó Sebastián Santos (el Señor) y Ortega Bru (las imágenes secundarias), por lo que sus dimensiones no facilitan una visión correcta del misterio. A esto se le une la falta de iluminación, que ha llevado a la corporación a probar con distintos tipos de punto de luz, desde los faroles tradicionales a los candelabros de guardabrisa.

El concurso es abierto aunque la hermandad ha invitado a participar a expertos de toda España sin coartar su libertad creativa. Por lo tanto, a priori se deja abierta la posibilidad a que sea un paso dorado o en caoba, de un estilo novedoso o más tradicional. Se abre, así, la posibilidad de que la Cena abra un nuevo camino tanto formal y estético para afrontar un proyecto de envergadura, más allá de lo que acaben decidiendo los hermanos finalmente.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla