La Virgen de Montserrat / RECHI - COMAS
La Virgen de Montserrat / RECHI - COMAS

La conexión entre Juan de Mesa y la Virgen de Montserrat

Por  0:08 h.

La exposición que ha tenido lugar en el Círculo Mercantil sobre Juan de Mesa, el Cristo de la Conversión y la hermandad de Montserrat ha dejado detalles que irán a más con el paso de los meses. Además de aglutinar una serie de obras del autor córdobes junto a documentos que vinculan a Juan de Mesa con la corporación del Viernes Santo, la hermandad de Montserrat tuvo a bien cerrar una ponencia sobre el contexto histórico del Cristo de la Conversión y el momento profesional en el que se encontraba el autor de la imagen, a principios del siglo XVII.

José Carlos Pérez Morales, Doctor en Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, aportó numerosos datos de la identidad estilística del Cristo de la Conversión, así como la posible vinculación del autor con la Virgen de Montserrat, talla anónima de comienzos del s.XVII.

En cuanto al crucificado, Pérez Morales destaca que la hermandad pide un Cristo vivo «hablando con el Buen Ladrón. Se trata de una obra completamente independiente en la producción de Mesa, junto al Cristo del Amor. El Cristo de la Conversión es el primer crucificado vivo del cordobés.

Nueva composición dedicada al Cristo de la Conversión de Montserrat

Cristo de la Conversión del Buen Ladrón.

Es una obra independiente y soberana. Sin ataduras previas y sin referentes obligados. Su hechura se inserta en la urbe efervescente de la época y en el momento álgido en la mente del autor. No se puede comparar a ninguna de sus posteriores creaciones. quizá se puede emparentar, y esto es una idea, con el Cristo de la Virgen de las Angustias de Córdoba», relataba José Carlos Pérez Morales. Tal y como explica el historiador, lo normal era que Mesa en el inicio de sus líneas estilísticas muestre «un apego al maestro Montañés. Estos rasgos los vemos en el Cristo de la Buena Muerte, por ejemplo. Sin embargo, con el Cristo de la Conversión, el autor no solo abandona los rígidos y cánones de Montañés si no que también aporta una fisionomía más realista que se perpetuará en pocas ocasiones» apuntaba Pérez Morales.

La consecuencia directa del Cristo de la Conversión será el Cristo de la Agonía, también conocido como el Cristo de Vergara, obra maestra del panorama artístico español.

La posible conexión entre Juan de Mesa y la Virgen de Montserrat

Si la autoría del Cristo de la Conversión está más que certificada con contratos con Juan de Mesa y otra tantos documentos que se han podido ver en la exposición del Mercantil, la hermandad de Montserrat está estudiando las posibilidades abiertas sobre la autoría de la dolorosa. Por el momento no hay nada claro, pero si existen detalles, tal y como reconoce Pérez Morales y demás miembros de la corporación, de que la conexión entre Juan de Mesa y la Virgen de Montserrat guarda cierta lógica.

Tal y como relata el historiador, según las notas del profesor Caballero a comienzos del s.XX, la hermandad «encarga la dolorosa la dolorosa hacia 1606, una imagen que no fue del gusto de los cofrades y por tanto se lleva al taller de Martínez Montañés para su perfeccionamiento.

Montserrat crea un portal de empleo

Virgen de Montserrat.

Es cierto que no hay intervención documental de la obra, pero por la morfología se sus manos, es probable, o es elocuente, que Juan de Mesa esté presente. Otro dato relevante de la época y constatado es que el 8 de abril de 1608, precisamente coincidiendo con el perfeccionamiento de la imagen mariana, hay constancia de que Juan de Mesa era hermano de Montserrat». Por aquel entonces, muchos artista se hacían hermanos de las corporaciones para las que trabajaban.  En este sentido, Pérez Morales profundiza y hace una reflexión. «Quiero lanzar una consideración. Las imágenes son otro documento al que acudir para sacar datos, sin dejar a un lado la crítica y las posibles intervenciones que se han dado a lo largo de la historia. La relación estética entre la dolorosa anterior y el posterior Cristo de la Conversión, es lo suficientemente elocuente como para establecer un parangón de esta autoría de Mesa sobre la dolorosa que no está documentada», afirma Pérez Morales.

Otra de las vías de conexión que mantiene abierta este historiador es la labor que llevó a cabo Martínez Montañés, maestro de Juan de Mesa, a principios del s.XVII en la Iglesia de San Ildefonso, templo fundacional de Montserrat en 1601. «La hermandad no cambió de sede hasta 1650 cuando llegó al Convento de los  Dominicos de San Pablo. Pues bien, en 1609, Martínez Montañés hace el relieve de las Dos Trinidades en San Ildefonso». Es muy probable que Juan de Mesa, ya hermano de Montserrat, colabore con su maestro.

Hasta el momento, la hermandad trabaja en las hipótesis que están abiertas sobre la autoría de la Virgen de Montserrat. José Carlos Pérez Morales cree que la posibilidad de que Juan de Mesa sea el autor de la dolorosa no es descartable en absoluto. Si lo fuera, la obra mariana fue el primer paso para que el Cristo de la Conversión llegara a la hermandad de Montserrat.

 

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Últimas noticias deIgnacio Cáceres (Ver todo)