Detalles de la corona de la Virgen de los Ángeles de los Negritos / JAVIER COMAS

REVISTA PASIÓN EN SEVILLA

«La corona azul», la más original de la Semana Santa de Sevilla

La próxima coronación canónica se va a materializar con la que quizá sea la presea más original de cuantas conocemos. La de la Virgen de los Ángeles, obra de Manuel Román Seco es una pieza única e irrepetible

Por  0:15 h.

Cuando se la ve reflejar el sol de la tarde del Jueves Santo o las llamas de los cirios de la candelería, la corona que porta en la cabeza la Virgen de los Negritos se convierte en un resplandor dorado con destellos azules. La profusión de turquesas y piedras semipreciosas de este color de da carácter a un trabajo de orfebrería que no se puede entender sino enmarcado en el conjunto de paso de Virgen más moderno y rompedor de la Semana Santa de Andalucía. Después de crear un palio, un manto y una saya que escandalizaron en los 60 al siempre conservador mundo de las cofradías, Juan Miguel Sánchez se dispuso a completar su obra diseñando una corona de estilo modernista o “art decó” para la Virgen de los Ángeles. De todo el conjunto, podría hasta ser la pieza más complicada porque remataría la visión iconográfica y el aspecto de una dolorosa del XVII que en esos momentos aún no había sufrido una transformación radical en su rostro.

La corona de Los Negritos / Miguel Ángel Gutiérrez y José Corrales.

Finales de los 60. Enrique García Carnerero, empresario hermano de los Negritos es el gran benefactor de la cofradía que ha revolucionado la estética de la Semana Santa. Es el propietario de una fábrica de hierros y de la ferretería García y compañía en la Plaza del Pan. Gracias a él se ha podido hacer el palio el manto y la saya. Hay más proyectos pero ahora se plantea la corona. Juan Miguel Sánchez, se pone a darle vueltas a una idea que se aleje de los cánones al uso. Desde que en 1913 la Joyería Reyes hiciera la de la Macarena, prácticamente todas las demás beben de esa fuente. Fernando Marmolejo con las coronas de San Gonzalo y El Cristo de Burgos es una excepción pero tampoco llega a los terrenos del modernismo. Se puede decir que el único elemento de esta corriente artística europea son las mariquillas de la Macarena que compró Joselito el Gallo en una joyería parisina.

El canasto de la corona de los Negritos está formado por elementos eucarísticos como la espiga de trigo y los racimos de uvas / Miguel Ángel Gutiérrez y José Corrales

“El diseño de la corona- indica el historiador Gabriel Ferreras– refleja los mismos motivos que las piezas bordadas en el manto el palio y la saya como las palmas, las palmeras, las estrellas… Y también se caracteriza por el enorme simbolismo que los elementos, algunos de los cuales no han aparecido hasta el momento en piezas como esa” En efecto, el canasto de la nueva corona de la Virgen de los Ángeles está compuesto por espigas y por racimos de uvas con sus pámpanos. Estos elementos enmarcados en motivos geométricos incorporan piedras de color turquesa que le aportan una policromía diferente. Los cuatro imperiales arrancan con una cabeza de querubín se adornan con bolas de turquesa a semejanza de las cuentas de un rosario y se remata con una estilizada estrella de ocho puntas adornada con piedras de circonita.

La corona de los Negritos: Las letras de la letanías que aparece en la base de la ráfaga son esmaltes al fuego / Miguel Ángel Gutiérrez y José Corrales

Pero el elemento más característico de la corona es la ráfaga repujada a doble cara. Esta tiene su base en una cinta o filacteria cuajada de esquemáticas flores en la que se lee la letanía “Regina Angelorum” Las letras están esmaltadas, tanto las de la cara anterior como la de la posterior en donde aparece la expresión “Ora pro nobis” De esa cinta nace un coro de cinco querubines y después de manera alterna unas palmeras que terminan con los tres clavos de Cristo y una estrella plateada de 8 puntas y unos rayos biselados que rematan con la misma estrella pero en este caso dorada. En el centro de las 22 estrellas que marcan el perímetro de la corona aparece una cruz con rayos adornada con cristales rojos que ahora serán sustituidos por granates.  En el puente o fleje (elemento que sirve para ajustar la corona a la Virgen) se puede leer la inscripción: “Corona de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hermandad de Los Negritos costeadas por sus hermanos y devotos. Proyecto de Don Juan Miguel Sánchez Fernández realizada por Román Seco. Marzo de 1970”

El arzobispo Juan José Asenjo y el alcalde de los Negritos, Felipe Guerra, junto a la corona de la Virgen de los Ángeles / JAVIER COMAS

La pieza de plata sobredorada y algunos elementos en su color, salida del taller de Manuel Román Seco y su hermano Francisco conserva la perfección de esta firma de orfebrería de la que han salido obras tan importantes en el siglo XX. Ya en 1964 crearon los varales de palmeras del palio. Debió de ser intensa la colaboración entre el diseñador y este taller ubicado en la calle Lope de Vega, en los pisos de Pinillo ya que en 2016 el hijo de Román Seco, Manuel Román, donó al Archivo Histórico Provincial una serie de documentación de su padre entre la que se encontraba un boceto de la corona de la Virgen que realizó Juan Miguel Sánchez. La hermandad también pudo recuperar en 2010 una tabla de Juan Miguel en la que aparecía la Virgen de los Ángeles portando la nueva presea.

La corona se ha restaurado en la joyería cordobesa de Miguel Ángel Cerezo que la ha limpiado y le ha incorporar unas 1200 piedras preciosas y semipreciosas que complementan o sustituyen a las anteriores. La corona tiene más brillo pero no ha perdido la intensidad de su azul turquesa que le ha dado carácter desde que en 1970 la creara uno de los grandes talleres de Sevilla como fue el que conformaron los hermanos Manuel y Francisco Román Seco.

El alcalde, Felipe Guerra y el joyero Miguel Ángel Cerezo, junto con la corona de la Virgen de los Ángeles de los Negritos / JAVIER COMAS