La crónica gráfica de la salida del Carmen de San Gil

Por  0:10 h.

La Virgen del Carmen de San Gil, un año más, volvió a recorrer las calles más destacadas del barrio de la Macarena. El tiempo volvió a acompañar como en la mayor parte de las procesiones de esta advocación.

Minutos antes de las ocho de la tarde, la juvenil de la Centuria desfilaba para ir hasta la puerta de San Gil con esos sones clásicos de Abelardo y Basílica para dar inicio a este procesión con sabor a añejo, por el transito de calles que mantienen la estética con el paso del tiempo como esa zona de intramuros de la calle Macarena.

Tras la Virgen del Carmen la banda municipal de Arahal, los hermanos Pagés comandaron a la cuadrilla de costaleros, amplia representación de las hermandades carmelitas y también de la feligresía.

Especial fue su paso por la calle Relator, Pozo y sobre todo, Talavera, una estrechez abarrotada de público, engalanada, iluminada para disfrutar de uno de los momentos cumbres de la procesión. La Virgen avanzaba poco a poco, mientras comenzaba un castillo de fuegos artificiales hasta desembocar en Parras, la calle más macarena.

A la medianoche concluía la procesión después de haber visitado a la Esperanza, en una tarde imprescindible en el calendario de julio, de un barrio que también sabe vivir y sentir la devoción marinera.

Procesión de la Virgen del Carmen de San Gil / M. J. RODRÍGUEZ RECHI