La Hiniesta recupera una estampa del siglo pasado

La Hiniesta, como la primera dolorosa de Castillo Lastrucci

Por  0:05 h.

La Virgen de la Hiniesta forma una Stabat Mater con el Cristo de la Buena Muerte estos días en su quinario. Manuel Ojeda, su vestidor, ha ataviado a la dolorosa de hebrea, recuperando una estampa del año 1933 del siglo pasado.

Basado en una fotografía en blanco y negro, la Hiniesta se muestra, tal y como estuvo ataviada en 1933, después de Antonio Castillo Lastrucci esculpiera a su primera Virgen de San Julián, tras los terribles sucesos acaecidos un año antes, donde la hermandad perdió a sus titulares.

Por otro lado, porta una saya de color burdeos que hace más de 50 años que no llevaba, es decir, la Virgen no la lucía desde la década de los 60 del siglo XX. Sí se acercan a San Julián en estos días, podrán revivir esta antigua imagen, además de admirar el altar de quinario del Cristo de la Buena Muerte.