CARMONA

La imagen de San Juan Grande procesiona por primera vez en el Corpus de Carmona

La ciudad pone en la calle un espléndido repertorio de imaginería que llena la ciudad de procesiones para los correspondientes traslados

Por  0:01 h.

La fiesta del Corpus en Carmona se remonta al siglo XIV en su desarrollo actual es una suma de elementos históricos y patrimoniales que configuran una espléndida jornada donde con una estética muy depurada se pone en escena todo el aparato barroco que acompaña a la celebración sacramental.

Con motivo del Corpus, el sábado por la tarde tienen lugar diversos traslados de imágenes para presidir los altares que las Hermandades instalan en el recorrido del Corpus. Ese día será novedad la presencia de la Virgen del Rosario de la Hermandad de la Expiración, una obra del siglo XVII que por primera vez procesiona en la víspera. Saldrá a las 20 horas desde San Blas con acompañamiento musical. También sale en procesión Nuestro Padre Jesús Cautivo de la Hermandad de las Angustias. Partirá a las 20:30 hacia la Prioral de Santa María acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora de Gracia. La Divina Pastora de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno procesiona a las 20 horas acompañada por la Banda de Nuestra Señora de la Victoria de Arahal.

Tras la procesión Eucarística regresarán a sus templos las imágenes de la Virgen del Rosario acompañada por la Banda de Música del Arrabal; la del Cautivo y Divina Pastora con las bandas del día anterior; San Juan Evangelista (Hermandad de la Humildad) con la Banda de Cornetas y Tambores del Sol y otra imagen de San Juan Evangelista, obra del siglo XVIII y autor anónimo. Bajo templete decimonónico procesiona la imagen de santa Clara, obra barroca de vestir, titular del Convento de las Franciscanas. La llevan costaleras de la Hermandad de la Columna.

A lo largo del recorrido se instalan diversos altares. Además de los que presiden las Imágenes que se trasladan procesionalmente, se instalarán en la iglesia del Salvador, presidido por la imagen Nuestra Señora de las Mercedes, obra decimonónica Titular de la Esclavitud de la Merced de la Hermandad fundada a inicios del siglo XVIII establecida en la Parroquia de San Pedro. Será la primera vez que esta imagen sale del templo Parroquial. En la Puerta Principal del Salvador, la Hermandad de la Coronación de Espinas instalará su altar que preside la imagen de su Titular San Juan Evangelista. En la parroquia de San Bartolomé instala su altar la Hermandad del Santo Entierro presidido por Santa Ana, imagen del siglo XVIII. Las hermandades de la Amargura instala su altar en la calle Ramón y Cajal y la del Rocío en plaza San Fernando. A todos ellos se unen los preparados por los particulares.

El domingo la Solemne Eucaristía dará inicio a las 9 horas de la mañana con la participación de todo el clero y autoridades civiles y militares. La parte musical estará a cargo de la Coral Virgen de Gracia. A continuación saldrá el Santísimo Sacramento acompañado por los pasos con la imagen de san Juan Grande y el relicario de este santo Carmonense de la Orden de San Juan de Dios. En esta ocasión será la primera vez que salga la imagen y no el templete con la reliquia, decisión que se ha tomado al coincidir el Corpus con la fiesta del santo. Sobre peana de carey y plata irá colocada la imagen del Patrón de la Ciudad, San Teodomiro Mártir, obra del imaginero José Manuel Bonilla.

A continuación la Virgen de la Encarnación obra de gran calidad del siglo XVI, atribuida a Jorge Fernández Alemán. Lucirá en el paso los blandones que en 1584 realizó Francisco de Alfaro. El cortejo lo cierra el paso del Niño Jesús, obra barroca, bajo templete obra de Solís y Palomino de 1871. Los ángeles de la peana son obra napolitana del siglo XVIII. Los pasos irán acompañados musicalmente por las Bandas de Cornetas y Tambores de Ntra. Señora del Sol y la de Nuestra Señora de Gracia.

Entre todas las joyas que salen a la calle este día sobresale la custodia realizada por Francisco de Alfaro entre 1579 y 1584, en plata, y que mide 180 centímetros de altura. En la actualidad procesiona sobre una peana con lo que alcanza los 270 centímetros. Se trata de una pieza manierista de primer orden. El alto coste de la pieza tuvo que ser abonado por las parroquias de la ciudad según sus ingresos.

La custodia se coloca sobre peana de plata del siglo XVIII y pedestal en el mismo metal obra de Talleres Villareal que igualmente realizaron los baquetones de plata en 1998.Los grandes blandones que realizó Alfaro para la custodia, lucirán este año en el paso de la Virgen de la Paz.