La Macarena presenta a la ciudad su nueva gran casa de hermandad

La corporación de San Gil pone en marcha un espacio acorde al siglo XXI y a las dimensiones de la institución

Por  11:01 h.

La hermandad de la Macarena inauguró la pasada noche de forma oficial su nueva casa de hermandad junto a la Basílica. Un nuevo espacio funcional con más de novecientos metros cuadrados construidos, cuatro plantas, ascensor y hasta una terraza, biblioteca o sala de telecomunicaciones que otorga un inmueble de primer nivel a la altura de una de las entidades fundamentales para entender hoy en día la ciudad.

Al acto estuvo presidido por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, el delegado de Fiestas Mayores, Seguridad y Movilidad, Juan Carlos Cabrera, el teniente general Juan Gómez de Salazar y por el propio hermano mayor de la corporación, José Antonio Fernández Cabrero. Asimismo, también acudió Miguel Rus, director de la constructora Heliopol, representantes entidades sevillanas, de la parroquia de San Gil, la Madrugada y las hermanadas con la Macarena, además de representantes de los colectivos que vertebran la vida interna de esta corporación.

Así, el arzobispo dio «las gracias al Señor por la puesta en valor de esta casa», de la cual pide «que sea una casa de fraternidad, que es algo intrínsecamente unido a la vida de las hermandades. Sería una incongruencia tremenda que llamándoos hermandad, entre nosotros afloren divisiones y grietas. Es lo más anticristiano que existe».

Por otro lado, Asenjo pidió «para que sea donde toda persona sea siempre bien recibida. Que viváis aquí en la verdad. Eso se hace cultivando la propia identidad de hermandad: un asociación pública de fieles que busca el culto a sus titulares, pero no nos podemos quedar ahí. Todo lo que hagamos por incrementar la formación de lo cofrades será muy bueno. El servicio a lo pobres y el crecimiento en la fe y en la vida cristiana. Desde aquí se tiene que difundir la devoción a la Virgen».

Por su parte, Cabrero, dio gracias a los que lo han hecho posible: «No estaríamos aquí sin las anteriores juntas de gobiernos y los anteriores hermanos mayores».

Tras las respectivas palabras, los más de 200 invitados pudieron conocer de cerca esta nueva casa de hermandad que será el centro de la convivencia de esta hermandad con más de 14.000 hermanos y que es centro devocional y de peregrinación para miles de personas.

Jornadas de puertas abiertas

Se trata de un espacio conformado por las dos casas que ya tenía la hermandad en propiedad desde el año 1990, en la calle Bécquer número 1 y 3, anexa a la basílica pero cuya funcionalidad era muy pobre. Por eso, el reto de la corporación era dotarla de mayor accesibilidad para personas con movilidad reducida, mejorar la funcionalidad y acabar con el reparto caótico de los espacios que había hasta ahora y, por último, la unión de los dos inmuebles, que hace casi 30 años «se hizo con prisas y de manera torpe, según la época». Así lo explicó el arquitecto, Rafael Cuadrado, que junto a la constructora Heliopol han llevado a cabo esta obra cuyos plazos y presupuestos se han cumplido estrictamente.

La Macarena ha organizado dos jornadas de puertas abiertas, los días 22 y 23 de junio, para que todos los hermanos y público en general puedan visitas las nuevas instalaciones, en horario de 10 a 14 y de 18 a 21 horas.

700.000 euros de inversión

Siete meses de trabajos y una inversión de 700.000 euros que han permitido rehabilitar las cuatro plantas que posee este inmueble. La casa cuenta con una recepción, despacho del capiller, un salón multiusos, cafetería y almacén en la planta baja; una zona administrativa, el despacho del hermano mayor que ocupa la fachada principal, la sala de juntas y una sala de telecomunicaciones en la primera; un moderno archivo, un espacio de recuerdos, una sala multiusos y una biblioteca, en la segunda y una gran terraza en la última planta para cualquier uso con un aforo de hasta 100 personas.

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)