Manto camaronero de la Macarena / CYRTA

La Macarena interviene el manto camaronero

La hermandad de la Madrugada ha trasladado la mítica pieza a un taller de expertos que realizaron tratamientos de mantenimiento sobre la pieza

Por
Actualizado:

La hermandad de la Macarena ha intervenido el manto camaronero que realizó Juan Manuel Rodríguez Ojeda entre 1899 y 1900 en los días previos al besamanos de la Virgen de la Esperanza. Esta pieza fue portada en aquellos días por la dolorosa, siendo trasladado al taller CYRTA (Conservación y Restauración de Tejidos Antiguos), dentro del plan de conservación preventiva y mantenimiento de todo su patrimonio textil que esta institución está haciendo con la Macarena.

Junto al manto, también ha sido llevada la saya denominada de «La urna», una recuperación histórica que realizó Mariano Martín Santonja y la toca de los rombos de Francisco Carrera Iglesias «Paquili», estrenada ambas en 2008.

Tal y como informa la propia hermandad, «fue el manto de malla el que ha precisado de un tratamiento más profundo dado el elevado porcentaje de suciedad superficial que presentaba así como las grandes acumulaciones de cera que se advertían sobre su superficie. Por ello, una vez trasladado al estudio de restauración de CYRTA y documentado convenientemente, se ha sometido a los tratamientos de aspirado, microaspirado y limpieza físico-mecánica de la cera».

Por otro lado, la empresa Cyrta ha llevado a cabo una minuciosa labor con el aspirado y microaspirado, «cabe destacar que estos tratamientos son de vital importancia teniendo en cuenta la elevada acidez que poseen las partículas del polvo así como su propensión para captar humedad y atraer insectos, lo que puede desencadenar serios daños estructurales en los materiales constitutivos de las piezas. Por ello, mediante el uso de aspiradores de potencia regulable, se han aspirado y microaspirado las distintas superficies, tanto del soporte de terciopelo como de la ornamentación bordada, prestando especial atención en aquellas zonas que, debido al realce de los bordados, quedaban más escondidas».

Asimismo, han sido retiradas las manchas de cera ocasionas durante el besamanos y en limpiezas anteriores, «se concentraban principalmente en las zonas próximas a donde se ubican los candelabros de cola, se han retirado de forma mecánica mediante sistemas que garantizaban la retirada sin alterar la superficie del terciopelo o los bordados. Asimismo se han tratado aquellas zonas del terciopelo que estaban impregnadas de cera, a consecuencia de limpiezas anteriores que no llegaron a ser del todo efectivas y que, también, provocaron el chafado del propio pelo del tejido, alterando su correcta visión».

Este acuerdo tomado el pasado mes de octubre, se trata de una iniciativa pionera que tiene como fin la conservación y el mantenimiento del patrimonio textil, estando dividida en dos partes: las directas, aquellas que tengan que realizarse como la del manto de camaronero, para retirar cera o suciedad, y una segunda de planteamiento de mejoras para la manipulación, traslados, almacenaje y exposición de los bordados de la hermandad.

El antes y después de la intervención del manto de la Macarena / CYRTA

El antes y después de la intervención del manto de la Macarena / CYRTA

El antes y después de la intervención del manto de la Macarena / CYRTA