La Macarena, en su camarín / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La Macarena termina el columbario a los pies de la Virgen de la Esperanza

Con una capacidad de 2.876 urnas, la hermandad permitirá a los hermanos visitarlo durante los días de triduo a la Virgen del Rosario

Por
Actualizado:

La hermandad de la Macarena acaba de culminar su columbario en las dependencias que antiguamente ocupaba la sacristía. Así, los hermanos serán los primeros en conocer este espacio una vez concluida su construcción y antes de su bendición.

Por ello, la corporación permitirá verlo, de manera escalonada, durante los días del triduo a la Virgen del Rosario, en horario de visita en los 18, 19 y 20 de octubre, de 18:30 a 21:00 horas, suspendiendo la visita durante el culto, y guiados por un oficial de la junta de gobierno.

De igual forma, la hermandad organizará sesiones informativas para los hermanos interesados tras el triduo y antes de la bendición del columbario. Por otro lado, la hermandad anuncia que aquellos hermanos interesados deberán solicitarlo a través de correo electrónico a la dirección gabinete@hermandaddelamacarena.es; posteriormente la corporación anunciará las fechas y horas de dichas sesiones informativas.

Columbario de la Macarena / HDAD.

El columbario

Finaliza así un anhelo de los hermanos de la Macarena. El columbario ha sido construido en la antigua sacristía de la Basílica, justo debajo del camarín de la Virgen de la Esperanza. Allí se ha realizado mediante una obra menor, «que no ha requerido la rotura de pavimentos ni paramentos, simplemente el traslado del mobiliario de la antigua sacristía y la colocación de los nichos funerarios», como apunta la hermandad. Su construcción tampoco «ha interferido los cultos de la Basílica ni ha provocado cierres parciales o completos de estancias del templo, una premisa de la junta de gobierno desde que inició este proyecto».

La capacidad del columbario es de 2.876 urnas, ampliables en 860 más si fuera necesario. En su interior podrán depositarse los restos de hermanos y de no hermanos, teniendo siempre preferencia los primeros. Con ello, la hermandad señala que «la junta cumple su compromiso de satisfacer este anhelo histórico de los hermanos, como era la de depositar sus restos mortales y los de sus seres queridos a los pies de la Virgen».

Una vez lo visiten los hermanos, el columbario será bendecido en noviembre coincidiendo con el mes que la Iglesia dedica a orar por los fieles difuntos.