El Gran Poder en la avenida de la Constitución / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

REVISTA PASIÓN EN SEVILLA

La multiplicación de salidas extraordinarias, con sus pros y contras

Los beneficios y prejuicios de las salidas extraordinarias que vendrán y estar por venir

Por  0:22 h.

A tenor de las próximas efemérides que van a vivir nuestras hermandades y cofradías algunas de ellas celebradas en torno a salidas extraordinarias, cabe preguntarse por el número de este tipo de manifestaciones religiosas, justificación y razón de ser. Y otra cuestión clara sobre la que opina la sociedad, cofrade o no: ¿Es adecuado su número? ¿Se beneficia la ciudad de ellas? ¿Se mide a todas las hermandades por el mismo rasero a la hora de autorizarlas?

Por motivos muy diferentes, las procesiones extraordinarias en Sevilla se han repetido a lo largo de los siglos. Desde epidemias a hambrunas, sequías, inundaciones u otros motivos más variopintos como ferias  festividades populares; pasando, por supuesto por coronaciones, aniversarios fundacionales o de factura de determinadas imágenes. El exceso suscitó que la archidiócesis promulgara una regulación a este respecto.

La Macarena en el Estadio Olímpico / JAVIER COMAS

La Macarena en el Estadio Olímpico / JAVIER COMAS

El arzobispo, Juan José Asenjo, emitió un decreto el 5 de febrero de 2015 por el que se formulaba que “sólo se dará curso a las solicitudes de salidas procesionales extraordinarias con ocasión de la coronación canónica de la imagen titular de la hermandad, así como en el XXV aniversario -y los múltiplos de veinticinco- de la coronación de dicha imagen o de la erección canónica de la hermandad”. Deja abierta la mano al añadir que también se permitirán, “cuando, previa valoración positiva del Consejo Episcopal, se celebren actos singulares de especial relevancia eclesial y de gran interés pastoral”. Así por tanto en aplicación de este decreto se prohibió la salida extraordinaria del Cristo de la Vera Cruz de Sanlucar la Mayor por el 50 aniversario de su bendición, al tiempo que se autorizó la última salida extraordinaria del Gran Poder, en noviembre de hace dos años.

Entre los años 2000 y 2014 las hermandades han protagonizado casi 40 procesiones fuera de su fecha de salida habitual. Hay quien las ve como un instrumento para la evangelización; hay quien considera que desvirtúan la esencia de la cofradías y otros piensan que sólo sirven para entorpecer el normal discurrir de la vida ciudadana. También desde el sector hostelero este fenómeno se podría ver como una oportunidad para hacer caja.

Un hecho patente es que la policía local no da abasto. Con más de 700 actos al año relacionados con hermandades, parroquias o cruces de mayo. En este pasado junio eucarístico ha habido fines de semana en los que ha habido que dejar desatendida o cerrada alguna que otra comisaria para poder prestar asistencia a los diferentes, y en muchos casos minúsculos cortejos.

Virgen de la Paz por el parque de María Luisa en su traslado de ida para la coronación / M.J. RODRÍGUEZ RECHI

Virgen de la Paz por el parque de María Luisa en su traslado de ida para la coronación / M.J. RODRÍGUEZ RECHI

Qué dice la Iglesia

El delegado dicocesano de hermandades Marcelino Manzano es parte fundamental a la hora de autorizar las salidas extraordinarias a partir de la norma. Un primer argumento para solicitarla: “…el convencimiento sincero de la hermandad de que se trata de una necesidad pastoral que contribuirá a la evangelización. Si no existe, entiendo que no se debe solicitar” señala.

Manzano considera que las últimas normas no lo ponen ni más fácil ni más difícil a la hora de una autorización “se trataba de sentar unos criterios para evaluar la conveniencia de la concesión. Creo que están funcionando bien. Intentamos que el culto externo conserve su importancia como signo, lo que implica que hay ocasiones en que ese culto deberá producirse (y por eso se autorizan), pero sin que el exceso pueda oscurecer, apagar, ese signo. De ahí la necesidad de regular su uso” Sin estos criterios, muchas de las solicitudes que llegan no se pueden autorizar, mantiene el delegado diocesano.

Hay una coronación canónica en puertas, la de la Virgen de la Victoria de las Cigarrerras; y una salida extraordinaria: la de la Virgen de los Dolores por el aniversario de constitución de la parroquia del Cerro del Águila. Pero la más próxima y sonada es sin duda la de la Esperanza de Triana por el sexto centenario de la fundación de la primitiva hermandad. En este caso, la salida se puede traducir incluso en tres: el 30 de septiembre en Rosario de la Aurora hasta la Fundación Carrere visitando distintas hermandades del barrio; una segunda de traslado a la catedral el 1 de noviembre y una tercera, tras la misa estacional en la Seo, el sábado 3 de noviembre.

Palomas a la salida de la Virgen de los Dolores del Cerro / R. DOBLADO

Según el delegado diocesano y parroco de San Vicente, hace falta justificar una petición de este calibre documentalmente “sí, lógicamente hay que presentar una documentación histórica que revisamos. Por ejemplo, el decreto de erección canónica. En los casos en los que este decreto ha desparecido, por la antigüedad de la hermandad o por otras razones, se suele presentar un estudio fundamentado” mantiene Manzano.

La norma mantiene que estas salidas o cultos externos habrán de realizarse dentro de la feligresia. Algo que se exonera en este caso “… y que ya se hizo, por ejemplo, con la Hermandad de la O en 2016 por su 450 aniversario fundacional.  Se autorizó la procesión extraordinaria con la dolorosa y el traslado y procesión de la titular gloriosa, que participó aquel año y de manera excepcional en el Corpus de Triana. Pero lo importante es que los actos de culto externos estén bien insertos dentro de un programa que sea oportunidad de evangelización, y en el caso de la Esperanza de Triana como en otros, insisto, creemos que así es” concluye Marcelino.

Es innegable que esta autorización ha levantado ampollas en determinados círculos y hermandades a las que se les  denegado la realización de este tipo de cultos externos. Para el delegado diocesano de hermandades no existen hermandades de primera o segunda categoría “creo que no hay motivos para que así parezca, y no es eso lo que me transmiten los cofrades, porque saben que, de hecho, no es así. Tratamos a todas las hermandades con el mismo cariño y atención” esgrime Marcelino Manzano.

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandad y cofradías

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandad y cofradías

Las que están por venir

Siguiendo los criterios de la norma, y según publicaba el compañero Javier Macías en Pasión en Sevilla, en los próximos 10 años hay un total de 16 efemérides susceptibles de ser celebradas con una procesión extraordinaria. A esto habría que sumar las coronaciones canónicas pendientes de aprobación y algún que otro evento de gran interés eclesial y pastoral. A saber: el año que viene se celebra el 50 aniversario de la Sed; el 25 aniversario de la coronación de la Virgen de la Encarnación de San Benito o el siglo de vida de la hermandad del Dulce Nombre. En 2020, se cumplen 425 de la hermandad de la Macarena y 400 años del Señor del Gran Poder. En este caso, la junta de gobierno ya ha anunciado la intención de llevar al Señor hasta los barrios más desfavorecidos de la Ciudad y devolver así la visita a sus fieles. Un proyecto que el Arzobispado ve con buenos ojos. También en un horizonte no muy lejano, para 2024 en la Estrella también se proyecta el 25 aniversario de la coronación canónica de su Dolorosa. Marcelino Manzano en cualquier caso considera que este efemérides no tienen porqué ser motivo de una salida extraordinaria“…dependerá de que la hermandad correspondiente lo solicite o no. Y, en caso de hacerlo, si se cumplen los requisitos, y se concede la salida, estoy seguro de que cada hermandad lo aprovechará como un medio del anuncio de Cristo a través de la Virgen María. Desde la Delegación Diocesana de Hermandades les ayudaremos en este sentido” argumenta el sacerdote.

El Cristo de la Sed en su salida desde Nervión/ JESÚS SPÍNOLA

El Cristo de la Sed en su salida desde Nervión/ JESÚS SPÍNOLA

Magnas por doquier

Una categoría de procesión que en Sevilla no ha calado y que por el contrario se lleva a cabo de forma recurrente en el resto de Andalucía. En la memoria de todos, el Vía Crucis de la Fe abortado por la lluvia en febrero de 2013. Hasta Madrid se  animó a organizar uno con motivo de las Jornadas de la Juventud en 2011 y hasta allí acudía en su paso de palio la Virgen de Regla. Eso sí que fue una extraordinaria. Tan sólo superada por la idea non nata de algunos hermanos de la Estrella de llevar a la dolorosa de San Jacinto a Roma. La opinión de la curia es que “…no podemos malgastarlas, si se me permite la expresión. Pero si se reflexiona, y se concluye su necesidad en un momento concreto, pueden hacer mucho bien. Cuando en 2013, con motivo del Año de la Fe, la Archidiócesis pidió al Consejo de Hermandades la organización de aquel Via Crucis Magno, hubo una reflexión previa sobre su conveniencia, concluyendo que era algo necesario, enmarcado en el extenso programa de iniciativas y actividades que se elaboró desde la Vicaría Episcopal para la Nueva Evangelización con motivo de aquel año especial promulgado por la Santa Sede” analiza Marcelino Manzano.

En esto también es importante tener en cuenta el análisis de los agentes sociales de la ciudad. Para el gerente de la Asociación de Hoteles, Santiago Padilla, todo depende de la imagen o imágenes que sean protagonistas de esa salida extraordinaria “…si sale, como ejemplos, el Gran Poder o la Macarena ello puede influir moderadamente en la ocupación de nuestros establecimientos. Otras devociones de menor nivel no se notan o su impacto no es relevante. Otra cosa es que el turista que se encuentre en la ciudad viva una experiencia nueva o positiva que le anime a volver” afirma.

Los hosteleros sí son más rotundos a la hora de confirmar los beneficios que este tipo de procesiones reportan a sus arcas. Pablo Arenas considera que las extraordinarias “provocan a los ciudadanos y visitantes que salgan a la calle, que la vivan. Con la ciudadania en la calle, crece el consumo en  todo tipo de comercios, hostelero incluido. Hasta la fecha las salidas extraordinarias de  cofradías han tenido una repercusión muy positiva.”

Algunas voces proponen una magna para 2019 con motivo del 90 aniversario del Congreso Mariano de 1929. “No estoy seguro de que en Sevilla necesitemos, en este momento y pastoralmente hablando, una procesión magna de las características que hemos visto, efectivamente, en otras ciudades andaluzas” concluye el delegado diocesano para hermandades.

La Merced abriendo el cortejo por la carrera oficial en la Magna de Huelva / M.J. RODRÍGUEZ RECHI

La Merced abriendo el cortejo por la carrera oficial en la Magna de Huelva / M.J. RODRÍGUEZ RECHI