La Virgen de la Salud de San Isidoro / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La Navidad concluye con la veneración de la Virgen de la Salud de San Isidoro

La imagen quedó expuesta en el trascoro de la parroquia, hecho que no ocurría desde hace dos décadas

Por
Actualizado:

La Virgen de la Salud de San Isidoro, un año más, ha puesto el broche de oro a la Navidad de Sevilla, una época que concluye cada segundo domingo del mes de enero con la fiesta del Bautismo del Señor, para dar paso al tiempo ordinario hasta la llegada de la Cuaresma con el miércoles de ceniza.

La imagen ha estado expuesta a la veneración, sustituyéndose el beso por una reverencia. Hacía al menos dos décadas que la portentosa talla no estaba ubicada en este culto en el trascoro de la parroquia de San Isidoro, justo detrás de la puerta principal del templo, para recibir la visita de los sevillanos en este segundo fin de semana de 2021.

Un montaje clásico, fiel al estilo de esta hermandad. La Virgen lució una prodigiosa obra del bordado que confeccionara Teresa del Castillo en el siglo XIX, una pieza que llegó a portar la Virgen de Loreto de San Isidoro durante la Semana Santa de hace unos años porque su manto estaba en proceso de restauración. No es el único de salida en su haber, ya que dispone de otro celeste o más conocido como el de las cintas, una reproducción realizada en 2004 por el taller de Genoveva Rodríguez del original donado por la familia Sánchez-Dalp en 1912.

Ahora, la Virgen de la Salud, una advocación tan necesaria en estos tiempos tan difíciles regresa a su capilla. A lo largo de la Navidad ha presidido esta iglesia, formando un Nacimiento con la imagen de San José del XVIII de Montes de Oca, enmarcado en el retablo mayor que diseñara Felipe del Castillo en 1752, presidido por un gran lienzo elaborado por Juan de Roelas en 1613 y con un marco elaborado por Benito Hita del Castillo.

La Virgen de la Salud de San Isidoro / M. J. RODRÍGUEZ RECHI