Seor de Pasión / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La novena de Pasión, un altar de otros tiempos

Una manera diferente de ver al Señor de Pasión en el Salvador

Por  1:08 h.

Sí el altar de novena de Pasión recuerda al de otros tiempos, de esas imágenes del siglo XX, más aún lo hace cuando la luz artificial de la Colegial del Salvador se apaga, iluminando el rostro del Señor tan sólo con los cirios.

Unos 130 puntos de luz, representando la vida en cada uno de ellos y la esperanza. Es lo que refleja el Salvador, el Señor de Pasión en estos días de novena. Un auténtico monumento a la fe, a la oración ante Dios, que carga por nosotros todos los males sobre sus espaldas, con heridas y carnes abiertas, apoteosis del amor y el triunfo del bien.

Cada perspectiva lo hace diferente, Montañés le dio vida al hombre perfecto. Ahora se acercan sus devotos a venerarlo, como se hace en esta época del año desde el XIX. Son los días de Pasión, el fiel reflejo del dolor que padeció por la humanidad, consiguiendo que una vez resucitado, fuese venerado por los siglos de los siglos.

Seor de Pasión / M. J. RODRÍGUEZ RECHI