La procesión inédita de la Virgen del Carmen del Santo Ángel

La crónica audiovisual de la procesión del Carmen del Santo Ángel

Por  0:19 h.

La Virgen del Carmen del Santo Ángel recorrió las calles más céntricas de la ciudad como cada 17 de julio. Una clásica tarde, con temperaturas altas con respecto a días anteriores, pero que no impidió que los sevillanos se acercasen a disfrutar de la procesión.

Una salida que destacó por el adelanto del horario, al hacerlo con media hora de antelación al habitual. A las ocho de la tarde se abrían las puertas del templo para comenzar con esta procesión que albergó a dos pasos, el misterio de Santa Teresa de Jesús y el de la Virgen del Carmen. 

Bastante público en los primeros compases ante un itinerario inédito, transitando por el epicentro de la ciudad como la calle Sierpes o la plaza Nueva. Cuando la noche hacía acto de presencia, el cortejo se adentraba en la zona del Arenal y Molviedro hasta llegar a Carlos Cañal, donde allí esperaban las hermandades de la Soledad de San Buenaventura y Guadalupe.

Hacía varios años que la Virgen del Carmen no visitaba el convento de San Buenaventura, la primera en hacerlo con el misterio de Santa Teresa de Jesús. Por eso fue especial, cuando la imagen llegaba giraron el paso frente a frente a la puerta, con la marcha Pastora de Capuchinos de Marvizón. La hermandad de Guadalupe realizó una ofrenda floral, mientras los miembros carmelitas descalzos agradecían a ambas corporaciones el gesto por haberlos recibido.

Poco después, el paso era levantado con la marcha la Sangre y la Gloria para ir en busca del Santo Ángel. Por primera vez la procesión transcurrió por la calle Muñoz Olive, por la parte trasera del convento, ya que los maceteros instalados en la calle Rioja impedían su paso por aquella zona, pero este hecho produjo una instantánea novedosa.

Es de destacar el acompañamiento musical, el de la Oliva de Salteras, que no cesa el alto nivel que la atesora durante cualquier época del año. Un deleite para todos los sentidos y como había en la procesión quien decía «vaya manera de tocar de esta banda que está dando un concierto en la calle de forma gratuita». Sin duda, es una de las grandes formaciones musicales, un auténtico deleite.

A las doce y media de la noche se ponía punto y final a la procesión con la marcha Flor del Carmelo que la Oliva de Salteras interpretó en el interior del templo, con las dos imágenes del Carmen que ahí residen, una coronada que preside el altar mayor y la de la Archicofradía que culminó sus cultos un año más en este 17 de julio.

La vida no cesa en la comunidad de los carmelitas descalzos, uno de los templos con mayor afluencia de público a las eucaristías, que cuenta con un rico tesoro litúrgico que no pueden perderse si aún no lo han visto.

 

Carmen del Santo Ángel / M. J. RODRÍGUEZ RECHI