SEMANA SANTA 2020

La Quinta Angustia recuperará la banda de música tras el misterio 116 años después

La hermandad de la Magdalena devolverá a la Semana Santa de Sevilla esta estampa histórica el próximo Jueves Santo de 2020

Por
Actualizado:

Cuando hace justo 125 años José Font Marimont compuso «Quinta Angustia», el propio autor imaginó escuchar sus sones tras el imponente paso de misterio de la hermandad de la Magdalena en el atardecer del Jueves Santo. Aquello se hizo realidad en la Semana Santa de 1895 (aunque algunas crónicas apuntan a que se tocaba desde dos años antes), pero los avatares del destino provocaron que esto sucediera por última vez en 1904. En 2020, 116 años después, ese momento volverá a suceder gracias a una ardua labor de recuperación e investigación de la junta de gobierno de la Quinta Angustia que devolverá a la Semana Santa de Sevilla un patrimonio perdido durante más de un siglo.

El hecho ha sido comunicado a los hermanos de esta hermandad en el cabildo general celebrado este jueves 13 de febrero en el trascoro de la Iglesia de la Magdalena. La Quinta Angustia recuperará la banda de música para el próximo Jueves Santo de 2020, tras así decidirlo la junta de gobierno que preside José Soto Mediero y tras la votación de los hermanos que lo aprobaron con una amplia mayoría a favor.

Finalmente, la banda de música del Carmen de Villalba del Alcor –que ya toca en el palio de las Siete Palabras- acompañará a este paso de misterio desde el momento de la salida en la parroquia de la Magdalena. Esta música se alternará en diversas partes del recorrido con la actual capilla musical y voces que ya lo preceden. Del mismo modo, la hermandad confirma que no habrá toque de tambor, solamente sonará la caja como percusión en las marchas que lo requieran. Composiciones que serán escogidas y que formarán parte de un exquisito y escueto repertorio acorde al estilo de esta cofradía en el que sonarán algunas piezas como «Virgen del Valle», «Jesús de las Penas» o la propia «Quinta Angustia» de Font Marimont. Asimismo, la hermandad recuperará para la Semana Santa de Sevilla una composición perdida en el tiempo, compuesta por Rafael Cebreros Bueno en 1868 bajo el nombre de «Marcha Fúnebre Opus Nº 2» dedicada a la Quinta Angustia y que fue sustituida décadas después en el siglo XIX por la de Marimont.

Recuperar lo perdido

Era 1906 y la delicada situación económica de la hermandad obligó a aquella junta de gobierno a prescindir de la Banda de Soria 9 que tocaba tras el misterio del Descendimiento. Los anales de la Quinta Angustia que editó Luis Rodríguez-Caso en 1976 así lo cuentan. ¿El motivo? El encargo del nuevo paso -actual de bronce- en 1904 y que ahogó económicamente a la corporación en 1906. Como solución, la hermandad incorporó un nuevo acompañamiento de músicos y cantores más económico que, con idas y venidas, va ligado hasta hoy a la cofradía. Desde aquel momento, se cerró más de medio siglo de historia musical de esta hermandad que conserva en su patrimonio una de las grandes marchas de la Semana Santa de Sevilla: «Quinta Angustia» (1895) de José Font Marimont.

La propuesta venía rondando desde hace años al entorno de la hermandad que veía con buenos ojos la posibilidad de recuperar la banda tras su paso. En el anuario de 2019, el hermano mayor escribía una carta en la que argumentaba que «diversos hermanos han sacado a colación –en cabildos- el tema de la idoneidad del acompañamiento musical de nuestro Sagrado Misterio en la calle, cuestionándose si la fórmula actual cubre las necesidades de la cofradía en la calle por las dimensiones que ha alcanzado el cortejo y la conveniencia de estudiar, si procede, un cambio en este sentido para que nuestro paso vuelva a ir acompañado de banda de música como lo fue durante muchísimos años hasta el año 1904 en que lo hizo por última vez acompañado por la Banda del Regimiento Soria 9». Este estudio ya es una realidad. La hermandad buscará en la música la solemnidad perdida durante el recorrido el Jueves Santo, «ya que en algunos momentos del recorrido la gente no respeta el paso de la cofradía y con esta medida se dará más importancia aún al acto que estamos viviendo en ese momento», señala José Soto a ABC tras el acuerdo de cabildo.

La historia se repite

Los archivos no mienten y aquí se demuestra. La Quinta Angustia siguió el mismo recorrido de cofradías como Pasión o la Soledad de San Lorenzo, que tuvieron que dejar la música a un lado para sobrevivir. Hoy, esas hermandades lo han recuperado, como la del Salvador o la de la Magdalena; o lo han intentado con vehemencia pero sin éxito, como la del Sábado Santo.

En 1851, con la fusión de las hermandades de la Quinta Angustia y el Dulce Nombre de Jesús, la cofradía sacaba un escuadrón a caballo, una banda de cornetas y tambores tras el Niño y a Soria 9 tras el misterio. En 1868, Rafael Cebreros Bueno compone la «Marcha Fúnebre Opus Nº2», una de las piezas musicales más antiguas de la Semana Santa de Sevilla que está dedicada a la Quinta Angustia, en 1895 haría lo propio el maestro Font con su emblemática marcha. En 2020 volverán a sonar tras el imponente paso de misterio como ya soñara Rodríguez Caso en la década de los setenta. Será, sin duda, la gran recuperación de la Semana Santa de Sevilla que está a dos meses vista.

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)