Coronación Virgen de la Encarnación de San Benito / ABC DE SEVILLA

La Virgen de la Encarnación de San Benito cumple 25 años coronada

El cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Fray Carlos Amigo Vallejo, le impuso la corona en una ceremonia celebrada en la Catedral

Por
Actualizado:

En este martes 10 de diciembre, la Virgen de la Encarnación de San Benito cumple 25 años coronada. El actual cardenal emérito Fray Carlos Amigo Vallejo, quien le impuso la corona a esta imagen, presidirá la ceremonia que la hermandad celebrará a partir de las 21 horas. Asimismo, la imagen estará en besamanos, de 10.30 a 19.30 horas.

Un culto previo al traslado a la Santa Iglesia Catedral de este viernes 13 de diciembre. Un día más tarde, a partir de las 20, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, oficiará la misa estacional de las bodas de plata de la coronación, para regresar a partir de las 9 horas de la mañana del domingo a su barrio de la Calzada.

Cuatro días antes de la coronación, los hermanos la trasladaron al primer templo metropolitano al alba, transitando por un itinerario único por el barrio de Santa Cruz hasta la Plaza del Triunfo, lugar donde hubo un emotivo acto con el rezo del Ángelus. Finalizó haciendo su entrada por la Puerta de San Miguel. Lució una diadema realizada por los Manuel de los Ríos. Hasta la entrada, la coral polifónica Sacra de Sevilla rezó el Santo Rosario.

La corporación instaló un altar en el triduo preparatorio en el trascoro de la Catedral, la última hermandad que celebró un culto en ese lugar. La imagen, sobre su palio, centraba un montaje que contó con varios candeleros cedidos por la hermandad de la Sed, con un exorno floral formados por claveles blancos y el gran tapiz oriental de Santa María de la Sede, que cubría la puerta de la Asunción.

Levantado sobre el entarimando del altar del monumento del Jueves Santo. El conjunto lo completaba un frontal confeccionado con los respiraderos y faldones del palio de la Virgen de la Hiniesta. Por último, la dolorosa portaba el manto de Fernández y Enríquez, la toca de sobremanto de Carrasquilla, saya bordada de terciopelo azul marino, del citado taller, y estrenó un nuevo tocado de Chantilly.

Tras el triduo extraordinario llevado a cabo en el trascoro de la Catedral, con la Virgen en todo momento sobre su paso de palio, el cardenal Amigo Vallejo le impuso la presea ante una ceremonia que albergó a 4.000 personas. Las Hermanitas de los Pobres fueron las madrinas de la coronación.

Pocas horas después comenzaba la procesión triunfal, donde visitó al Ayuntamiento de Sevilla, la residencia de las Hermanitas de los Pobres, dos de los momentos cumbres de esta salida. Ahora, 25 años después, San Benito volverá a recordar aquellos momentos vividos en 1994.