Monseñor Asenjo en el 75 aniversario fundacional del Cerro del Águila / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La Virgen de los Dolores del Cerro saldrá en extraordinaria el 15 de septiembre

Monseñor Asenjo ha anunciado esta procesión por el 75 aniversario de la parroquia

Por  0:26 h.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, ha anunciado este viernes que la Virgen de los Dolores de la hermandad del Cerro saldrá en procesión extraordinaria el 15 de septiembre de 2018, el día de su festividad.

La noticia ha cogido por sorpresa a los que se encontraban presentes en la misa estacional que ha presidido, con motivo del 75 aniversario de la parroquia.

Un acto que ha servido como inicio de este aniversario. A la conclusión de la homilía, ha anunciado a los fieles, devotos y hermanos esta nueva salida extraordinaria para la ciudad.

Además, Monseñor Asenjo solicitará una bendición especial para la parroquia al Papa Francisco. La solicitud ha sido tramitada por la propia parroquia, fundada el 2 de febrero de 1943 por el Cardenal Segura e instituida desde entonces como Nuestra Señora de los Dolores.

La Virgen recorrerá en su paso las calles del barrio del Cerro del Águila. Si hace dos semanas el arzobispo anunciaba la coronación de la dolorosa de los Negritos en 2019 en la inauguración de la muestra que la hermandad organizó en el Círculo Mercantil, ahora vuelve a hacerlo públicamente en la conmemoración de las bodas de platino de este templo.

De este modo, el barrio y la hermandad volverán a rememorar aquellas procesiones que la Virgen de los Dolores realizaba cada mes de septiembre, antes de hacer su primera estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral en 1989.

La última vez que recorrió las calles del Cerro del Águila sucedió en 2002, la primera  dolorosa que no fue coronada en la Catedral. Una hermandad joven y que poco tiempo después de obtener el carácter penitencial, Amigo Vallejo concedió la máxima distinción para una imagen, gracias a la unión entre barrio, hermandad y parroquia. Fervor, devoción, vida pastoral, de formación, de acción social. Un claro ejemplo para entender la Semana Santa de Sevilla está en el Cerro.

Hubo un triduo preparatorio y un Pontifical con el mismo altar, que no era otro que tener como centro de atención a la Virgen de los Dolores que permaneció entronizada en su nuevo camarín.