La Virgen de la Sede / JAVIER COMAS

RESTAURACIÓN

La Virgen de la Sede vuelve a presidir la Catedral

Carrasquilla finaliza la restauración de uno de los emblemas marianos fundamentales de la religiosidad española

Por  12:35 h.

La Virgen de la Sede, titular de la Catedral de Sevilla e imagen que preside su altar mayor, el mayor de la cristiandad; regresa a su lugar habitual tras la restauración acometida por Enrique Gutiérrez Carrasquilla. A las 1:00 horas del 11 de enero fue colocada de nuevo por los operarios en su camarín. Mes y medio de trabajos bajos los techos catedralicios que han devuelto el brillo original a esta obra fundamental de la religiosidad española.

La imagen se ha intervenido tras el estudio realizado a mediados de 2018 y en el que se diagnosticaba un estado de conservación «general deficiente», principalmente en las zonas policromadas, como cabezas, manos y pies, que presentaban numerosos levantamientos de estratos de policromía, en algunas zonas incluso con riesgo de pérdida, como es el caso de la zona de la nariz de la Virgen, donde se observaba cómo los estratos empezaban a disgregarse ocasionando lagunas en la parte media y distal. El mismo caso se observa en la nariz y en la frente del Niño, los pies y el cabello, lugares donde la disgregación ocasionaba lagunas en la superficie. En el resto de superficie policromada de rostro, extremidades y corona los levantamientos «eran evidentes, pero con menos riesgo de pérdida», como destacaba el informe de restauración.

La Virgen de Sede, restaurada, en el altar mayor de la Catedral / JAVIER COMAS

Asimismo, entre otras deficiencias observadas, presentaba una capa visible de suciedad con acumulaciones locales y algunos repintes visibles con luz normal en la nariz y labios de la Virgen, dorso de la mano derecha y palma de la mano izquierda del Niño. Las finas láminas de plata que cubren la talla se encontraban en general «en buen estado, no presentando levantamientos ni separaciones graves que, no obstante, una vez retirada la obra del retablo se han revisado con mayor precisión las distintas uniones entre ellas», procediendo finalmente a una limpieza superficial sin intervenir la parte de plata.

La Virgen de Sede, restaurada, en el altar mayor de la Catedral / JAVIER COMAS

La mano derecha de la Virgen se encontraba fracturada por la mitad, en la que se observaba una reparación realizada mediante el uso de tres clavos de reducido tamaño. Dicha mano ha sido reintegrada y luce en perfecto estado. Los dedos índice y corazón de la mano izquierda, la que abraza al niño, presentaban fisuras a nivel de las falanges intermedias. También se observaba la pérdida del dedo meñique de la mano izquierda del Niño, y una fisura en el lateral izquierdo de la corona de la Virgen, frente y párpado superior del mismo lado.

El principal criterio a seguir en la restauración ha sido conservativo y de recuperación del original, mediante la eliminación de aquellos elementos ajenos a la obra.

La Virgen de la Sede

La imagen de la Virgen de la Sede, titular de la Catedral hispalense, procede del Alcázar, donde se veneraba en la capilla privada de Alfonso X. Fue trasladada al altar mayor de la Catedral en 1279 con motivo de la celebración de la Natividad de la Virgen. La Virgen de la Sede da nombre al templo de la Catedral de Sevilla, llamado oficialmente Catedral de Santa María de la Sede, y el arzobispo Raimundo de Losana (Don Remondo, 1259-1288) la declaró patrona de la sede episcopal. Según algunos autores, es una obra anónima del siglo XIII de origen vasco-navarro; otros aseguran que presenta una clara influencia francesa del mismo siglo. La Virgen mantiene en su regazo al Niño Jesús, quien con una mano bendice al espectador y con la otra sostiene un globo terráqueo rematado con la cruz, símbolo de Cristo, el Salvador del Mundo. La Señora sostiene un recipiente con azucenas, alusivas a su pureza. El conjunto es de madera tallada con los rostros y las manos policromados, así como los pies del Niño y la corona de la Virgen. El resto esto cubierto por finas láminas de plata cincelada.

La Virgen de Sede, restaurada, en el altar mayor de la Catedral / JAVIER COMAS

 

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)