El vicepresidente del Club de Leones de Sevilla, Francisco Pérez; el restaurador Carlos Peñuela y Joaquín Egea, ante el retablo de la Orden Tercera restaurado / JAVIER COMAS

La vuelta a los orígenes de un desconocido retablo de la Orden Tercera en Sevilla

Fechado a mediados del siglo XVIII, esta capilla de la calle Cervantes ha recuperado este retablo neobarroco y se suma a los proyectos de este templo ya restaurados gracias al mecenazgo

Por
Actualizado:

La Orden Tercera presentó el pasado jueves 1 de octubre la restauración del retablo de la Virgen del Carmen y de la propia imagen, trabajos realizados por el profesional en la materia Carlos Peñuela Jordán y ejecutados gracias al mecenazgo de los colegios St. Mary y Buen Pastor -con la representación de Joaquín Egea- dos de los patronos que ayudan a la orden a restaurar las piezas de este templo, junto con la colaboración en esta ocasión del Club de los Leones, que contó la figura de su vicepresidente, Francisco Pérez.

La intervención ha permitido devolver el esplendor a esta pieza barroca de la primera mitad del siglo XVIII que ha sido restaurada entre los meses de junio a septiembre de 2020 y en los que ha intervenido un equipo de técnicos en restauración conformado por los conservadores y restauradores: Ana Marín López, José Carlos Córdoba González y Carlos Peñuela Jordán.

El vicepresidente del Club de Leones de Sevilla, Francisco Pérez; el restaurador Carlos Peñuela y Joaquín Egea, ante el retablo de la Orden Tercera restaurado / JAVIER COMAS

Este retablo en madera dorada y policromada está fechado hacia la primera mitad del siglo XVIII, siendo de estilo barroco presidido por la del Carmen, obra de notable calidad datada en la misma época y que también ha sido recuperado. El programa iconográfico del mismo se completa con alusiones a las letanías del Rosario de la Santísima Virgen; siendo estas representadas en los diferentes casetones que decoran el retablo.

Virgen del Carmen de la Orden Tercera / JAVIER COMAS

Los tratamientos realizados durante la intervención se iniciaron con la documentación gráfica con luz rasante, normal y ultravioleta en el que se evidenciaron intervenciones anteriores, lagunas y faltantes en el soporte y en las preparaciones; así como acúmulos, depósitos de suciedad y oscurecimiento de las diferentes policromías y dorados.

Detalle del retablo restaurado de la Virgen del Carmen de la Orden Tercera / JAVIER COMAS

Posteriormente, se ha limpiado de depósitos superficiales mediante la aspiración con brocha suave por todo el conjunto lignario.

Detalles de la restauración del retablo del Carmen de la Orden Tercera / CARLOS PEÑUELA

El informe de intervención también destaca la fijación de los estratos de preparación, polícromos y de dorado que nos ha permitido conservar estratos de color y dorado próximos a desprenderse; así como la consolidación del soporte lignario del retablo en los que se ha fortalecido diferentes partes del mismo con el uso de chirlatas de madera laminada con maderas de densidad similar a la original.

Detalles de la restauración del retablo del Carmen de la Orden Tercera / CARLOS PEÑUELA

Tras ello, los profesionales han desinsectado el soporte lignario tras un ataque xilófago en zonas muy localizadas con la inyección e impregnación de permetrina y consolidante como Paraloid b72. Seguidamente se ha limpiado química y mecánicamente de suciedad de hollín, polvo adherido en los estratos polícromos, capas pictóricas y de dorado. Con la utilización de diferentes hidrocarburos alifáticos y a punta de bisturí se eliminaron multitud de restos de cera entre otros.

Detalles de la restauración del retablo del Carmen de la Orden Tercera / CARLOS PEÑUELA

Los trabajos también tuvieron la retirada y remoción de barnices y repintes de intervenciones anteriores tanto en la Virgen del Carmen como en el retablo. Para ello se ha utilizados diferentes test de limpieza hasta desencadenar en diferentes soluciones a base de geles de distintos alcoholes tales como  Isopropílicos, bencílicos, etílicos y metílicos junto con otros hidrocarburos alifáticos o dowanol.

Detalles de la restauración del retablo del Carmen de la Orden Tercera / CARLOS PEÑUELA

Otro de los procesos ha sido la reintegración volumétrica y estucado de elementos y lagunas de preparación existentes. En este proceso a parte del estucado se fabricaron diferentes piezas de madera que faltaban en el retablo y que por saca de puntos digital se colocaron de nuevo. Así como la reintegración cromática en dos fases, una primera con medios acuosos y una segunda al barniz con criterio diferenciador a corta distancia. Hay zona y piezas nuevas faltantes que se han dorado en oro fino a la forma tradicional con oro de ley 23 kilates ¾.

Detalles de la restauración del retablo del Carmen de la Orden Tercera / CARLOS PEÑUELA

Finalmente se ha aplicado una capa de protección y barnizado de los estratos polícromos y dorados; así como maderas vistas.

El retablo y la Virgen del Carmen

El retablo que cobija al grupo escultórico es parejo al de san Clemente y similar en estructura y elementos ornamentales. La única diferencia entre ambos retablos radica en los diferentes símbolos marianos que lucen en el intradós de la hornacina.

Ambos altares, bóvedas y losas correspondían a la casa y mayorazgo de la familia Requejo, siendo a Faustino Clemente Raquejo (Requejo) a quien la orden tercera otorga bóveda y lugar de enterramiento a 15 de mayo de 1750. Fue ministro, encargándose de la ampliación de la capilla y a la sazón era voto perpetuo de la orden. Los dos retablos siguen los cánones estéticos de h. 1750 y fueron ejecutados para el estreno de la citada ampliación de la capilla que tuvo lugar en ese mismo año. Las advocaciones de la Virgen del Carmen y de san Clemente obedecen a las devociones particulares de la familia Raquejo.

De la imagen, anónima y que ha sido restaurada en paralelo al altar, destaca su parecido a la Virgen del Rosario de la capilla de la calle Dos de Mayo, propiedad de la hermandad de las Aguas.

Virgen del Carmen de la Orden Tercera / JAVIER COMAS

Las siguientes intervenciones

Esta intervención es el punto de partida de sucesivas restauraciones que recuperen al completo su capilla. El propio Egea señaló a los medios que «ya están buscando la financiación para restaurar el retablo parejo de San Clemente», una intervención valorada en 20.000 euros.

Posteriormente se buscará intervenir a la Virgen de La Paz, San Francisco y Santo Domingo que forman parte del retablo mayor de este pequeño templo de la calle Cervantes.

Retablo de San Clemente de la Orden Tercera, pendiente de restauración / JAVIER COMAS

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)