Las Lágrimas de San Pedro, una tradición de siglos desde la Giralda

La banda del Sol interpretó un año más las Lágrimas de San Pedro desde la Giralda

Por  16:12 h.

Sevilla es una ciudad fiel que apuesta mantener las tradiciones. Una de ellas ocurre cada 29 de junio desde la Giralda, las Lágrimas de San Pedro. Unos toques creados en el siglo quince y recuperado por el escritor y articulista de ABC, Antonio Burgos y el empresario Rogelio Gómez, con la ayuda del canónigo Federico María Pérez Estudillo y el por aquel entonces director de la banda del Sol, Eusebio Álvarez Ossorio.

Casi tres décadas estuvieron sin interpretarse, «nos llevamos casi cinco años para que volvieran a sonar las Lágrimas de San Pedro. Costó mucho trabajo y dedicación, pero que desde hace más de treinta años han vuelto», indicada Rogelio Gómez. 

El tiempo acompañó, lo que produjo que más personas se aglutinaran en los alrededores de la Catedral, aunque no es motivo para que cada año los sevillanos se acerquen a admirar esta añeja tradición realizada por la banda del Sol.

Una tradición interpretada en tres sesiones: a las 0,00 horas, a las 9,30 y a las 12,00 horas. La primera de ellas contó con la presencia del Alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quizás la más conocidas aunque la formación vuelve a tocar en dos ocasiones más. La última de ellas sucede a las doce del mediodía. Minutos antes, los alabarderos, dos tambores y seis clarines desfilan por las gradas catedralicias ante la atenta mirada de los turistas que querían inmortalizar el momento, además de querer conocer la historia de este acto.

Poco después, la comitiva accedía a la Santa Iglesia Catedral por la Puerta de Campanillas. En señal de respeto, los integrantes retiraban los casos de sus sienes y comenzaban a caminar lentamente hasta la capilla Real. Allí, rindieron honores a la patrona de Sevilla y la Archidiócesis, la Virgen de los Reyes.

 

Los alabarderos hacen guardia en la puerta de Palos mientras comienza el repique de las campanas de la Giralda, dando paso al toque de los seis clarines de la banda del Sol. Tocan tres veces la misma melodía en cada punto cardinal, recordando las veces que Pedro negó a Jesús, que en esta ocasión repitieron en dos ocasiones mirando a la plaza Virgen de los Reyes, ya que la cara sur se encuentra en remodelación. Una vez que regresan a la Catedral, vvolvieron a rendir honores a la patrona hasta despedirse en el tesoro de la Santa Iglesia Catedral.

Lágrimas de San Pedro / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Breve reseña histórica

El nombre fue tomado por el apóstol San Pedro, primer papa de la iglesia, en el atrio de la casa de Caifás. Puede ser, una de las tradiciones más antiguas de Sevilla recuperar por el escritor y articulista de ABC, Antonio Burgos y el empresario Rogelio Gómez, con la ayuda del canónigo Federico María Pérez Estudillo y el por aquel entonces director de la banda del Sol, Eusebio Álvarez Ossorio.

Se trata de unos lamentos convertidos en toque de corneta, procedente del siglo XV cuando el infante Don Fernando regresaba de la conquista de Antequera, hicieron toques de regocijos, repiques y luminarias en la noche de San Pedro.

En 1551, el Canónico Rivera, destina sus bienes para financiar esta tradición. En las Memorias de fuego del abedor de la Iglesia Mayor Don Juan de Eguirola se hace referencia al pago de fuegos artificiales, por encargo del mayordomo del Cabildo Catedral, realizan Don Pedro de Villalobos y Don Francisco Alemán.

En 1629, el Cabildo dispone que sólo se permitan fuegos en la noche de San Pedro. Entre 1647 y 1648 es Don Diego Alemán el responsable de esta celebración. Se interrumpe esta tradición entre los años 1839 a 1865 reanudándose a partir de entonces y sin interrupción hasta 1961. En 1983, se solicita hasta que en 1986 vuelve a interpretarse esta tradición por parte de la banda del Sol.
Es sin duda, una formación especialista en este tipo de actos. También durante el año realizan los Gozos de San Teodomiro en Carmona, los Gozos de la Inmaculada en el Silencio, la «Candelá de la O» y las vísperas de la Virgen del Carmen en Calatrava entre otros.