Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Las nuevas Normas Diocesanas contemplan la posibilidad de suspender una procesión

La Archidiócesis ha hecho pública la actualización de las Normas Diocesanas para las hermandades y cofradías

Por
Actualizado:

A partir del 15 de agosto, festividad de la Asunción de la Virgen y de la patrona de Sevilla y su Archidiócesis, la Virgen de los Reyes, entrarán en vigor la reforma de las nuevas Normas Diocesanas que durante tanto tiempo se ha venido hablando. Éstas, vienen a sustituir a las del cardenal emérito, Carlos Amigo Vallejo, redactadas en 1997.

el arzobispo de Sevilla, Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina ha firmado este miércoles 29 de junio, día de San Pedro y San Pablo, el decreto por el cuál se promulga la nueva actualización, necesaria tal y como indica el escrito, «en la presente actualización, tomando como referente principal las Normas hasta ahora en vigor, se han precisado, a la luz de la experiencia de estos últimos años, aquellos aspectos que, bien por su novedad, bien por su creciente complejidad, no estaban convenientemente desarrollados en dichas Normas, incorporando, en un único texto normativo, la legislación particular diocesana que se ha venido promulgando a este respecto en estos años, además de las referencias a las pertinentes disposiciones del ordenamiento civil».

Por otro lado, figura la necesidad de revisar estas normas cada cierto tiempo, «se hace necesaria una permanente revisión y actualización de sus normas de funcionamiento, así como de las estructuras y medios para alcanzar sus fines. Así, y especialmente desde la entrada en vigor en 1983 del actual Código de Derecho Canónico, la Archidiócesis ha procurado ir respondiendo a esta necesidad con la publicación, en diferentes ocasiones, de Normas diocesanas para este sector pastoral».

Sin duda, lo más destacada la recoge el artículo número 53, dentro del apartado de sanciones a las hermandades y cofradías y sus miembros, donde indica la posibilidad incluso de suspender la salida de una corporación o suprimir una cofradía, «las hermandades y cofradías que atenten contra el cumplimiento del derecho universal y particular de la Iglesia, las Reglas y Reglamento de régimen interno, así como los acuerdos vinculantes del Consejo local de Hermandades y Cofradías serán reprobadas, con la imposición de una justa pena, que -entre otras a determinar por la Autoridad eclesiástica competente- puede consistir en una corrección fraterna a través de una amonestación o reprensión, la prohibición de la salida del cortejo procesional o la realización de otros actos de culto o gobierno, e incluso la supresión de la hermandad y cofradía».

Asimismo, el arzobispo determinará la cantidad a aportar por cada hermandad al fondo común diocesano, tal y como recoge el artículo número 61, incluido dentro del apartado de la economía de las hermandades y cofradías, «para subvenir a las necesidades de la Archidiócesis, las hermandades y cofradías aportarán al Fondo Común Diocesano una cantidad anual proporcionada a sus ingresos. Corresponde al Arzobispo, oídos el Consejo Diocesano de Asuntos Económicos y el Consejo Presbiteral, determinar dicha cantidad».

En el caso de las salidas extraordinarias o petición de una coronación, habrá que realizarla por medio de la delegación diocesana de hermandades y cofradías, siguiendo el protocolo establecido por la diócesis y que entró en vigor desde la pasada Cuaresma para tener la finalidad de la regulación de estos cultos extraordinarios que se han incrementado en los últimos años.

Por último, también hay destacar la regulación del proceso electoral, como el voto por correo, la inclusión de una comisión, con la finalidad de velar por los bienes una hermandad.

Además, se sabrán cuáles son las competencias para el director espiritual, el régimen sancionador, o la adquisición y bendición de imágenes incorporando en un único texto la legislación particular diocesana que se ha venido promulgando estos años, además de las referencias a las disposiciones pertinentes del ordenamiento civil, tal y como indica la Archidiócesis de Sevilla.

Para ver toda la actualización de las normas diocesanas para las hermandades y cofradías, pinche aquí.