La Virgen de Loreto de San Isidoro saliendo del templo
La Virgen de Loreto de San Isidoro saliendo del templo

Las obras más populares de Seco Velasco para la Semana Santa de Sevilla

Seco - Velasco es una de las sagas más importantes de la orfebrería

Por  1:47 h.

Este pasado jueves, a los 83 años de edad, ha fallecido una de las personas de la cuarta de generación de una de las grandes sagas de orfebre que ha dado la Semana Santa, Manuel Seco-Velasco Aguilar, académico de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría.

En el siglo XIX se iniciaba esta familia de orfebres con Manuel Seco Algaba, seguido por los hermanos Manuel y Eduardo Seco Imberg, para que tome el testigo Manuel Seco Velasco, éste último, uno de los más importantes, maestro de maestros como lo hizo por ejemplo con Manuel Villarreal o fue una de las personas más influyentes en la edad de oro junto a Cayetano González.

En la cuarta generación estuvo Manuel Seco – Velasco Aguilar junto a sus hermanos Antonio y Jerónimo, para por último, formar la quinta Manuel José y Jerónimo Seco-Velasco Álvarez, ahora firma Seco-Velasco (Stvrmio).;

Sin duda, tienen un importante legado en la Semana Santa de Sevilla y de toda Andalucía. De ahí, que hace casi una década, el pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobara la rotulación de una calle en el Distrito Macarena.

Artífices de grandes trabajos que han supuesto un tesoro para la Semana Santa de Sevilla como el paso de palio de la Virgen de Loreto, la corona de la Virgen de la Victoria y la de la Virgen del Refugio. También para Andalucía como el palio de una de las devociones más universales que existen, el de la Virgen del Rocío. Más inferiores, pero no de menos valor son la candeleria de la Amargura, la Macarena y la Soledad de San Lorenzo.

San Isidoro

El Palio dorado de la Virgen de Loreto revira desde el Salvador a Cuna / Vanessa Gómez

 

El paso de palio de la Virgen de Loreto de San Isidoro es una de las obras cumbres de la Semana Santa. Unas andas denominadas como Domus Aurea (casa de oro), donde la familia Seco Velasco tuvo y mucho que ver en la ejecución de gran parte de la orfebrería del único palio dorado en su totalidad.

Bajo el diseño de Joaquín Castilla, el orfebre Manuel Seco Velasco confeccionó los varales de estilo salomónico en 1944. Cuatro años antes, las jarras en 1940, los respiraderos de 1945 y los candelabros de cola en 1946. Por otro lado, Seco Velasco realizó la presea de salida en 1950, utilizando oro, plata y esmalte, mismo año que culminó dos de los puñales de la Virgen de Loreto, la patrona de la Aviación.

La Candelaria

El palio de la Candelaria por los Jardines en 2017 / J. MACÍAS

Los principales piezas del paso de palio de la Virgen de la Candelaria son de Manuel Román Seco, unas andas cuyos bordados son de Rodríguez Ojeda. Fue hermano de la hermandad de San Nicolás de Bari. De sus manos nacieron los varales hace justo medio siglo, en 1968, que cuentan con esos singulares remates por palomas, recordando a aquella ofrenda efectuada en la festividad de la Purificación de la Virgen. Un año más tarde culminó los respiraderos, colocando a la imagen del titular de su templo en el frontal. En 1970, la peana, y por último, la corona de salida, labrada en plata sobredorada en 1952. En el resto participaron los Hijos de Juan Fernández, Manuel de los Ríos y Orfebrería Mallol.

Las Cigarreras

Virgen de la Victoria de las Cigarreras / ROCÍO RUZ

Manuel Seco Velasco efectúo la corona de salida de la siguiente dolorosa que será coronada en Sevilla, la Virgen de la Victoria. Lo hará el 13 de octubre en el altar del Jubileo de la Santa Iglesia Catedral. La presea la impondrá el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, una pieza de Seco Velasco (1968), que será restaurada y enriquecida sin alterar en ningún momento el diseño original por Joaquín Ossorio.  Los hermanos aportarán oro, plata y piedras preciosas a emplear en la corona, un puñal, un rosario o una cruz pectoral.

San Bernardo

Las diez cuadrillas que mejor han andado en la Semana Santa de 2014

La Virgen del Refugio de San Bernardo

Desde 1939, la Virgen del Refugio posee esta corona de salida de Seco Velasco. El pasado año, el taller de Ramón León recuperó esta presea con la restauración y dorado después de haber perdido elementos en la ráfaga y el canasto, que han sido repuestos reproduciéndolos en plata. Además, algunas piezas rotas han vuelto a soldarse.

Debido a una rotura en la base del canasto, donde la ráfaga, se une con este, la corona tenía una cierta inclinación a la derecha. Esto fue corregido realizándose un nuevo puente a dicho canasto, más sólido, que reforzó esa zona de unión de la ráfaga con el canasto. Tras estas intervenciones, la pieza fue pulida y dorada con un baño de 4 micras de oro de 24 quilates. Para terminar, se ha creó un elemento decorativo que hace de tuerca para sujetar la corona a la imagen de la Santísima Virgen. El Cardenal Bueno Monreal le impuso la corona. 

Los Gitanos

Virgen de las Angustias / VANESSA GÓMEZ

Otra de las piezas más destacables de la familia Seco Velasco es la corona de salida de la Virgen de las Angustias de los Gitanos, otra dolorosa coronada con una presea nacida de esta prestigiosa saga de orfebres. Datada de 1972, mismo año de la imposición por parte del Cardenal Bueno Monreal.

Dispone de un aro labrado entre frisos de perlas, sostenido por el canasto de hechura doceava a través decoración vegetal, pilastras, friso alto y cartelas. Además, los imperiales cuentan con un ostensorio en templete, que soporta la bola del mundo sobre se asienta la Cruz. Como curiosidad no lleva las doce estrellas en los remates de la corona. 

La Hiniesta

Virgen de la Hiniesta por Doña María Coronel / JAVIER COMAS

La dolorosa del barrio de San Julián porta la presea de Seco Velasco, creada en 1956, sobre un paso diseñado por Juan Manuel Manuel Rodríguez Ojeda. El taller de Hijos de Juan Fernández fueron los encargados de efectuar la última restauración. De plata sobredorada. Un aro con dos cordones entre pedrerías, es lo que sostiene a este particular canasto real. Cuenta con la flor de lis y hojas trilobuladas, rematados por seis imperiales donde se alza un globo celeste con una cruz griega de brillantes. La ráfaga es de doble cara, dispone de ornamentación de acantos, con rayos lisos entre adornos vegetales, con dieciséis estrellas y rematado con una cruz latina sobre un pedestal.

San Esteban

La complicada salida de la Virgen de los Desamparados

La Virgen de los Desamparados / PASIÓN EN SEVILLA

Una pieza restaurada en estos últimos años, nacidas en 1954 por las manos de Seco Velasco. De ley sobredorada, repujada por ambas caras y de estilo imperial. La hermandad de San Esteban tres años después de esta creación, quiso ceder la corona a la Virgen de las Mercedes de Santa Genoveva durante su primer besamanos. El antiguo escudo de la hermandad, el episcopal, el de la casa ducal de Medinaceli, el de Sevilla, la parroquia de San Bartolomé y el Cardenal Ilundain, todos ellos aparecen en la corona de la Virgen de los Desamparados de San Esteban.

De ocho imperiales, con ráfagas de rayos, catorce estrellas y motivos vegetales son algunas de sus singularidades. Presidida por una Cruz asentada sobre la bola del mundo y dos
pequeñas cartelas con las inscripciones “Ave María Purísima” y “Sin pecado Concebida”.

La Trinidad

Palio de la Trinidad / PASIÓN EN SEVILLA

Durante siete años Manuel Seco Velasco estuvo efectuando los respiraderos del paso de palio de la Trinidad (1951 – 1958), según diseño de Carlos Bravo Nogales. Varias son las advocaciones están representadas como la patrona de Sevilla y la Archidiócesis, la Virgen de los Reyes, en el frontal, junto a la Inmaculada Concepción de la Pura y Limpia del Postigo y la Asunción de Cantillana, todas ellas de Sebastián Santos, junto a las diversas tallas en miniaturas situadas también en los laterales.