María Santísima de la Piedad

MARCHENA

Las protagonistas de la Magna Mariana de Marchena (y V): las Angustias, los Dolores y la Piedad

Las tres imágenes renovarán el Voto Concepcionista el próximo domingo 18 de septiembre

Por  0:01 h.

La cuenta atrás para la Magna Mariana de Marchena del próximo domingo 18 de septiembre está entrando en su recta final. Apenas quedan cinco días para que las vírgenes de Marchena salgan en procesión para renovar el Voto Concepcionista en la parroquia matriz de San Juan para conmemorar el IV Centenario de la defensa del dogma de la Inmaculada Concepción. La serie de reportajes para presentar a las protagonistas de la Magna Mariana se detiene hoy en las tres imágenes que restan para completar la Magna Mariana.

María Santísima de las Angustias

La Virgen de las Angustias en su palio

La Virgen de las Angustias en su palio

La primera parada es en la iglesia de Santo Domingo. Allí tiene su sede la Hermandad del Santísimo Cristo de San Pedro, María Santísima de las Angustias, Ntra. Sra. del Santísimo Rosario y San Juan Evangelista. Se trata de una de las corporaciones con más historia de la localidad. Tienen mucho que ver sus orígenes con Rodrigo Ponce de León, su esposa, la Marquesa de Cádiz, Beatriz de Pacheco y un Crucificado. Fue voluntad de la Marquesa que en Marchena se construyese un hospital y este estuviese presidido por la imagen de un crucificado.

Aquello ocurrió a finales del siglo XV y, desde entonces, la hermandad ha ido experimentando cambios y transformaciones hasta convertirse en lo que es hoy, aunque hay algo que se mantiene inmutable. El Santísimo Cristo de San Pedro sigue presidiendo la hermandad. Es una talla anónima de finales del XV o principios del XVI. A la hermandad llegó en el año 1481. Se ha mantenido en un excelente estado de conservación, aunque en 1865 Gabriel de Astorga realizó una restauración.

Dos años después, el mismo escultor entregaría a la hermandad la protagonista del reportaje de hoy, María Santísima de las Angustias. Es una bella imagen de candelero que el autor hizo por encargo del rector de la hermandad por aquel entonces, José Ternero. Su discurrir por las calles de Marchena es algo digno de ver, no solo por la hermosura de la propia Virgen de las Angustias, sino por todo el conjunto que forma en su palio.

Fechado en el siglo XIX, es uno de los pocos palios rígidos de plata que se conservan en la localidad. Fueron obra de José de Olavide, mientras que los varales los fabricaron en 1971 los Hijos de Juan Fernández. Realiza su estación de penitencia en la noche del Viernes Santo, y lo hace acompañada de una imagen de San Juan Evangelista, que llegó a la hermandad en 1985.

Nuestra Señora de los Dolores

Nuestra Señora de los Dolores

Nuestra Señora de los Dolores

La Semana Santa está plagada de historias curiosas y que, lamentablemente, tienen que ver mucho con la guerra. En muchas ocasiones, para evitar el destrozo de los desalmados, la fe tiene que esconderse para ser descubierta años después. Es lo que ocurrió al término de la Guerra de la Independencia en Marchena, cuando se descubrió en un pajar la imagen de Nuestro Señor Jesucristo en su Humildad y Paciencia. El hallazgo fue el germen para la fundación de una hermandad en honor de esta advocación, y así fue como en 1820 se aprobaron las primeras reglas.

Así, el Miércoles Santo de Marchena está dedicado por entero a la hermandad de la Humildad, que realiza su salida procesional desde el convento de Santa Clara, donde tiene su sede. Tras el paso del Señor, como siempre, llega su Madre. Nuestra Señora de los Dolores es la Virgen titular de esta hermandad, una hermosa talla que no se incorporó a la hermandad hasta mediados del siglo XIX, poco después del obligatorio traslado a la sede actual de Santa Clara.

Y es que la historia de esta hermandad en sus inicios estuvo marcada por la huida. Primero de la Guerra de la Independencia y, años más tarde, de la Desamortización de Mendizábal. Este hecho obligó a la corporación a dejar su sede en el convento de los padres franciscanos, donde tuvo su origen, para ser acogidos en la sede actual. No obstante, la Virgen de los Dolores permaneció en aquella sede, hasta que un nuevo accidente tuvo lugar, con el hundimiento del mismo.

Fue entonces cuando los hermanos trasladaron la imagen de Nuestra Señora de los Dolores al convento de Santa Clara para permanecer junto al Señor de la Humildad, del que ya no se ha separado jamás.

María Santísima de la Piedad

María Santisima de la Piedad

María Santisima de la Piedad

Y del Miércoles Santo al Jueves Santo. La Virgen de Penitencia que cerrará esta serie de reportajes pertenece a una de las hermandades más queridas de la localidad, tradicionalmente conocida como la «hermandad de los niños», ya que fue fundada por un grupo de muchachos. Se trata de la hermandad del Dulce Nombre de Jesús, hermandad en la que es titular María Santísima de la Piedad.

Tiene su sede en la ermita de San Sebastián, por lo que es una corporación muy vinculada con el Patrón de Marchena. La Virgen de la Piedad es en esta hermandad más Madre que nunca, ya que la corporación se instituyó en torno a una imagen de Jesús Niño que es la que realiza la estación de penitencia en el Jueves Santo.

Tras este paso viene la hermosa imagen de la Piedad, una talla anónima del siglo XIX. No obstante, por sus rasgos se especula con que su autor podría ser José Mena. Es una imagen de candelero de expresión contenida, casi sutil, lo que aumenta la dulzura inherente a la advocación y a la propia naturaleza de la hermandad.

Juan Luis Mármol

Juan Luis Mármol

Juan Luis Mármol

Últimas noticias deJuan Luis Mármol (Ver todo)