La Virgen de los Reyes / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Las representaciones de la Virgen de los Reyes en la Semana Santa

La Patrona está presente en diversos enseres de la Semana Santa

Por  1:22 h.

La Virgen de los Reyes está presente en cualquier lugar para los sevillanos, a veces el más insospechado. Una devoción íntima, verdadera, porque aquí no existen bandas, ni el andar del paso, ni tampoco la música, el centro de atención es sólo la imagen que protege a la ciudad desde la Reconquista de Sevilla por parte del Santo Rey Fernando III.

Sus cultos son una renovación de la fe que propaga la ciudad hacía su patrona, también de toda su Archidiócesis, de una obra que traspasó fronteras, ya que llegó a serlo también de Andalucía occidental, Extremadura y Canarias. Todo está en alza, pero una vez que concluya el mes de agosto, todo volverá al día a día, a su capilla Real en la que cada día son muchas las personas que se acercan a venerarla.

Pero un fiel reflejo queda marcado en muchos rincones, desde una carpeta, una cartera, la mesita de noche, le mesa de trabajo, en el coche, en la fachada de una casa, en un templo, retablos cerámicos, vidrieras o lienzos, así como en cualquier casa hermandad está presente la Virgen de los Reyes, lo que produce que la devoción no cesa, consiguiendo ser diferente a todas, sin olvidar que varias reproducciones de la patrona están en muchos puntos de la geografía española.

Da nombres a empresas, instituciones y edificios. Además de todo ello, en la Semana Santa también está presente en multitud de detalles, sin olvidar a las Glorias, incluidas las filiales del Rocío o en la provincia.

Camarín de la Macarena / HDAD. DE LA MACARENA

Tal y como está escrito en el libro de Juan Carrero, en el camarín de la Macarena, en la embocadura argéntea del camarín, Fernando Marmolejo Camargo colocó a las patronas de Andalucía en uno de los edículos, donde aparece la Virgen de los Reyes desde 1969.

Virgen del Rosario de Montesión / M. J. LÓPEZ OLMEDO

Aunque en la calle es difícil de apreciar, en varias preseas de dolorosas llevan a la patrona, como sucede con la Virgen de Gracia y Esperanza de San Roque, la Virgen de los Dolores de Santa Cruz, la dolorosa del Rosario de Montesión o las Mercedes de la Puerta Real.

La Virgen del Subterráneo / J. M. SERRANO

Tampoco faltan en algunos de los respiraderos de la Semana Santa como sucede en el de la Virgen del Subterráneo de la hermandad de la Cena, ejecutado con bordados de aplicación, en la guardilla, con una imagen de la Virgen en su paso de tumbilla, confeccionado por Dolores Oliveras y reproducido por José Ramón Paleteiro. En la Candelaria, en las andas del paso del Señor de la Salud, en concreto en los broches de José M. Bonilla Cornejo.

La Amargura / JUAN JOSÉ ÚBEDA

No son pocos las delanteras de los pasos en la que se puede apreciar la iconografía de la Virgen de los Reyes. En la Amargura, Cayetano González labró una pequeña imagen situada detrás del llamador; mismo sitio que la Virgen de la Cabeza de las Siete Palabras, creada por Villarreal; de la dolorosa el Buen Fin de la hermandad de la Lanzada, de hijos de Juan Fernández; y la carreta del Rocío de Triana que creó García Armenta. El más reciente fue en el palio de la Virgen de los Dolores de San José Obrero, que durante un tiempo lucía delante de la dolorosa.

El Señor de Pasión / MANU GÓMEZ

En los respiraderos de varias andas, se encuentran varias reproducciones que pueden verse en el paso de Cayetano González para el Señor de Pasión; en el palio de la Esperanza de la Trinidad, de Seco Velasco; de la Encarnación de San Benito de Villarreal; en la Virgen de las Angustias de los Gitanos, de José Jiménez y Julio Martínez; de las andas de la Virgen de la Paz, confeccionado por hijos de Juan Fernández; la Caridad del Baratillo, también de Villarreal; o la de Manuel de los Ríos en la patrona de la Calzada, la Virgen de Valvanera.

Manto de la Virgen del Socorro del Amor / VANESSA GÓMEZ

Joaquín Castilla diseñó el paso de palio de la Virgen del Socorro del Amor. En la gloria del techo de palio pintó a la Virgen de los Reyes, con elementos en plata y bordados en oro, y las carnes de las imágenes realizadas en marfil, labores realizadas con la intervención del granadino Rafael Barbero Medina. Fuera de la ciudad, en Jerez, la hermandad del Cristo de la Salud posee una insignia de la Patrona, que de algún modo, representa a cuando la diócesis jerezana perteneció a Sevilla.

Simpecado de San Roque

Más difícil de encontrar, pero figura en los varales de la Virgen de las Aguas del Museo, modelada por Sebastián Santos  y labrado por Manuel de los Ríos. Por último, las insignias, donde el patrimonio está enriquecido con el rostro de la patrona. Uno de ellos es un guión del Beso de Judas, con una pintura de Antonio Dubé de Luque en el centro; el Simpecado de San Roque nacido del taller de Santa Bárbara con una talle de Ricardo Rivera o el banderín de la Sed de Caballero Rosende.

Esa es la huella de la Virgen de los Reyes en la Semana Santa. Una talla de siglos, presente en el rincón menos esperado. Por eso y sin hacer ruido, la devoción permanece inmortalizada para tenerla presente muy de cerca.