Señor del Gran Poder / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Los detalles del quinario del Gran Poder

El Gran Poder porta la túnica de la corona de espinas, la más antigua que posee

Por
Actualizado:

En estos días se está celebrando el primer culto del año, el primer quinario, el del Señor del Gran Poder. Están siendo unos días especiales que tienen un carácter extraordinario, como bien merece el cuarto centenario de la hechura de la imagen que une a todos los sevillanos.

Cada día, un obispo con vinculación a la hermandad del Gran Poder está presidiendo la eucaristía, pero no es el único detalle con el que cuenta en esta ocasión este culto, uno de los más multitudinarios de la ciudad.

En primer lugar, aunque pueda parece que el montaje es clásico como en años anteriores, por ejemplo  el Señor está fuera de su camarín, más cerca de los sevillanos, de los fieles y devotos.

Por otro lado, porta la túnica más antigua que posee,  la de la corona de espinas, la que llevaba en aquellas novenas que eran celebradas en la parroquia de San Lorenzo. Se trata de una pieza diseñada por Antonio del Canto y 1857 y ejecutada por Teresa del Castillo. En aquella época, el Gran Poder vestía en la mayor parte del año con túnica bordada, que llevó por última vez en la calle en 2008, cuando fue trasladado hasta la iglesia de Santa Rosalía.

Por último, se puede apreciar un exorno floral compuesto solamente por claveles rojos y no con los blancos que suele lucir la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso. En definitiva, un altar ordinario con detalles extraordinarios, como merece los cuatro siglos del Gran Poder.

Señor del Gran Poder / M. J. RODRÍGUEZ RECHI