La Virgen de la Amargura sobre la partitura de su marcha

Los detalles de la exposición del primer centenario de la marcha «Amarguras»

Una muestra que recoge los elementos más importantes de la creación de esta centenaria obra musical

Por  0:20 h.

En esta segunda semana de Cuaresma, cuando la marcha «Amarguras» cumple 100 años, en la sede de la Fundación Cajasol de la Plaza de San Francisco se celebra una exposición sobre el contexto y claves de la marcha. La muestra hace un repaso del nacimiento de la obra, contando con varios elementos trascendentes en lo que respecta a la composición, destacando a algunos de ellos.

El manto azul de salida de la Virgen de la Amargura

Antiguo manto de salida de la Amargura / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Actualmente en Jerez, en la hermandad de los judíos de San Mateo, siendo portado por la Virgen del Desconsuelo. Un manto elaborado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda, el que portó en la creación de la marcha. Contó con la técnica de coordinación de Josefa Rodríguez Ojeda, siendo uno de los hitos fundamentales en el origen del bordado regionalista sevillano.

El manto rojo de salida de la Virgen de la Amargura

Actual manto de salida de la Amargura / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

En conjunto con el palio y los faldones, convirtiéndose en la obra más personal de Rodríguez Ojeda. Creado entre 1926 y 1927. Ya lo dice Andrés Luque Teruel en el catálogo elaborado para la exposición, «el manto tiene antecedentes claros en los del Mayor Dolor y Traspaso del Gran Poder y la Virgen de la Presentación del Calvario». Dos piezas cumbres del bordado sevillanos, ambas se han visto con la Virgen de la Amargura.

El violín de Font de Anta

Violín de José Font de Anta / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Además de ser compositor José Font de Anta, era violinista, habiendo conseguido con este instrumento, su gran fama internacional. Tras recibir las primeras lecciones de su padre, Font Fernández, pasó a estudiar con su hermano Manuel, con el maestro de capilla de la Catedral de Sevilla, Eduardo Torres Pérez. Desde niño contó con él.

El premio otorgado por el Conservatorio de Bruselas le abrió muchas puertas en Europa, pero en la primera Guerra Mundial regresó a España, volviendo con su hermano a Madrid, donde nació la marcha «Amarguras». 

La partitura original de la marcha

Partitura original de la marcha «Amarguras»

La hermandad conserva la partitura original de la marcha, que puede admirarse en esta exposición. Un documento que acredita la fecha de antigüedad del himno de la Semana Santa de Sevilla.

La caja china

Las imágenes en las que se inspiró Font de Anta / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Gracias a éstas cuatro fotografías, enviadas por Rafael Montaño de la Bastida a Manuel Font Fernández, quien fuera mayordomo y posterior hermano mayor de la Amargura. A través de él llegó a sus hijos, para ser la fuente de inspiración en la creación. Todo ello, unido a una carta que le pedía a Manuel una marcha para la Virgen. «Ya que a mí no me haces caso, ¿Serías capaz de negárselo a Ella? Fue la fuente de inspiración de la obra.

Retratos

Retratos y caricaturas / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Desde los dibujos de José Font de Anta tocando el violín, el creado por Miguel de Unamuno, los paisajes creados a los hermanos Font de Anta o caricaturas publicadas en en ABC de Sevilla.

La medalla de José Font de Anta

La medalla de José Font de Anta / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Era hermano del Gran Poder y de la Amargura. En la exposición se encuentra su medalla. En 1988 fue la última vez que la vio. Ocurrió en la calle Tetuán, y el paso se detuvo ante José, bajo los sones de «Amarguras».

Registro propiedad intelectual de la marcha por parte de José Font

La partitura original pone la firma de Manuel Font de Anta, pero el 14 de julio de 1922, José Font de Anta, registró la marcha como «autor». De ahí viene la polémica, porque tanto uno como otro se olvidaron de poner el nombre de su hermano respectivo, uno en la partitura y otro en el registro. Esto hizo incrementar la fama de Manuel y disminuir la de José, que desde la muerte de su hermano, dejó el violín y se dedicó a labores de representante en Sevilla en la Sociedad General de Autores.