La junta de gobierno de la Sed y Charo Bernardino ante las primeras piezas y el terciopelo del nuevo manto de La Sed / JAVIER COMAS

Los grandes proyectos patrimoniales de la Semana Santa de Sevilla que el Covid-19 no ha paralizado

A pesar de la crisis, algunas hermandades mantienen el trabajo de los talleres de artesanos, dando continuidad a los grandes estrenos que verán la luz en los próximos años

Por
Actualizado:

La asociación gremial de Arte sacro de Sevilla difundió no hace mucho una carta que tenía ciertos ribetes de dramatismo. Este colectivo de artesanos pedía a las hermandades de manera encarecida que no dieran marcha atrás a sus proyectos patrimoniales en este marco de crisis económica en el que las cofradías vuelcan sus recursos en las bolsas de caridad y en la asistencia social. La fórmula matemática no puede ser más desesperanzadora: tenemos menos recursos, tenemos necesidades de ayudar a las personas, tenemos que frenar los estrenos y las restauraciones.

A mediados de marzo, en plena vorágine de entrega de los enseres nuevos o restaurados, el estado de alarma pegó un frenazo al trabajo de los talleres. Entre Ertes y cese de la actividad, en los talleres se quedaron trabajos sin entregar… y también sin cobrar. Si a esto le unimos algunos de los llamamientos se  hacen para que la labor de las hermandades se centre en los necesitados, el panorama para la artesanía no podía ser más negro; y si se escuchan algunos mensajes que invitan a las hermandades a primar el gasto  en la asistencia social, pues peor.  Ahí están las palabras del hermano mayor de la Macarena: –la Virgen de la Esperanza ni come ni paga hipotecas pero tiene muchos hijos que lo están pasando mal”- señalando un camino.  Hay hermandades como la de Los Estudiantes que anunció la suspensión del proceso de renovación del paso del Cristo de la Buena Muerte que estaba todavía en fase de estudios y proyectos o la Cena, que ha ampliado el plazo de recepción de proyectos para un nuevo paso de misterio. Pero hay otras que continúan con sus planes.

José María Leal continúa tallando los doctores de la Iglesia que irán en las esquinas del paso del Cachorro / ABC

Es el caso de del Cachorro que tiene pendiente la conclusión de los elementos de la reforma del paso de Cristo. El plan previsto por la junta que preside Marco Talavera sigue adelante. Nada más pudo incorporarse al taller tras el confinamiento, el imaginero José María Leal continuó con la talla de los padres de la iglesia que flanquearán las esquinas del paso sustituyendo a los faroles de plata. Las piezas constituyen, según el propio Leal, una muestra más de la excelencia con que esta cofradía aborda todo lo referente a su patrimonio. El estreno, previsto para este año, se tuvo que atrasar por diversas circunstancias pero en todo caso no se podía haber materializado por la suspensión de las procesiones. Los faldones bordados por Francisco Carrera Iglesias «Paquili» están concluidos, los nuevos candelabros de guardabrisas que sustituirán a los actuales también. Solo queda la labor de imaginería en la que junto a José María Leal está trabajando el pintor Manuel Peña en las tareas de policromar las vestiduras de estas imágenes.

Proyecto de remodelación del paso del Cachorro

En el territorio del bordado había un elemento que se acababa de de aprobar en la cuaresma y que se podía haber caído a causa de la pandemia. Pero sigue adelante. Se trata del nuevo palio para la hermandad de Los Javieres que diseñó Javier Sánchez de los Reyes y que la hermandad encomendó también al taller de Carerra Iglesias.

Los planes siguen adelante. La renovación del palio tiene dos fases; la primera es el bordado de la gloria que será lo primero que se acometa. “Una vez estudiada la situación económica de la hermandad, – indica el hermano mayor José Antonio Oliert- decidimos que al igual que nos hemos volcado con los más necesitados, no podíamos olvidarnos aquellos que también dependen de nosotros como las banda, floristas, cererías,… y también nuestro proyecto del palio recientemente aprobado. Nos pusimos en contacto con Paquili para que siguiera adelante. Obviamente los plazos se alargarán algo; lo que en un principio se fijó en 5 o 6 años, seguramente será alguno más, máxime cuando aún no sabemos que nos deparará el futuro” Cuando se presentó, el proyecto de palio llamó la atención por su originalidad dentro de las líneas clásicas que presenta y que mejora bastante las actuales caídas.

Recreación del palio de Gracia y Amparo de Los Javieres

Entre la Carretera de Carmona y la calle Arroyo se encuentra desde hace 20 años el taller de Charo Bernardino. Y desde hace casi 2 años se está allí bordando el manto celeste para la Virgen de Consolación de la Sed. El proyecto es de envergadura y se enmarcó en su día en las realizaciones patrimoniales para el cincuentenario de la hermandad.  También es otro proyecto que sigue adelante aunque sin fecha fija de conclusión. Todo dependerá de las cantidades que pueda ir aportando la hermandad ya que la cofradía lo tuvo claro desde el principio: su hermano mayor José Cataluña transmitió la idea de que el compromiso era el de realizar enseres de calidad sin que esto perjudicara a las obras asistenciales, la vida de hermandad o la conservación del patrimonio.  De la posibilidad de hacer aportaciones en un tiempo en que las hermandades verán mermados sus ingresos dependerá si el manto se estrena en 2022 o en 2023.

Son solo tres ejemplos de los estrenos con los que el Covid-19 no va acabar. Puede que se ralentice su culminación, pero más tarde o más temprano saldrán adelante.

Piezas del futuro manto de la Virgen de Consolación de la Sed en el terciopelo que servirá de soporte / JAVIER COMAS