Cristo de la Sed / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Los momentos más destacados de la salida extraordinaria del Cristo de la Sed

La hermandad rememoró aquellas salidas del Viernes de Dolores en el cincuenta aniversario fundacional

Por  0:09 h.

El Cristo de la Sed recorrió las calles de Nervión el pasado 28 de septiembre para conmemorar el cincuenta aniversario fundacional. Una salida que recordó a aquellas que el crucificado hacía en la tarde del Viernes de Dolores en la década de los años setenta del siglo pasado, hasta que en 1979 era incorporada hasta la nómina de la Semana Santa.

Este día contó con momentos especiales, como el emotivo recuerdo a Luis Álvarez Duarte, fallecido justo dos semanas antes de este día; la visita al hospital de San Juan de Dios o a la visita antigua cárcel de La Ranilla, entre otros. Salida medida, de siete horas de duración, que dejó varios aspectos especiales. 

Pintura

Pintura del Cristo de la Sed / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Cuando el cortejo comenzaba a formarse en el interior de la parroquia de la Concepción, en el exterior, «ReysPerú», un chaval peruano culminaba una pintura del Cristo de la Sed, obra que la hermandad va a conservar, y que era colocada a los pies de la Virgen de Consolación minutos antes de iniciarse la procesión. Habitualmente lo pueden ver en la avenida de la Constitución pintando, pero se trasladó el pasado sábado hasta Nervión para entregar esta obra.

Representaciones

Representaciones / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Todos querían inmortalizar el momento para obtener el recuerdo que suele tener valor con el paso del tiempo. El hermano mayor de la Sed, José Cataluña; junto al presidente del Consejo, Francisco Vélez; las hermandades del Miércoles Santo, la feligresía y las que les une una estrecha vinculación, tomaron la fotografía de las representaciones, pero no fue la única de cientos que se hicieron instantes previos a la procesión.

Salida

Salida del Cristo / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Siempre es especial una salida, es el culmen a todo, cuando acaba la espera y llega la hora de la verdad. El crucificado cruzó el dintel de la parroquia de la Concepción, a los sones de la banda del Rosario de Cádiz, que no cesó en tocar, incluso interpretó más composiciones musicales de las previstas.

Homenaje a Álvarez Duarte

Guadalupe Álvarez-Duarte / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Tan sólo habían pasado dos semanas de la muerte de Luis Álvarez Duarte, el autor del Cristo de la Sed, quien iba a estar presente con una vara en la procesión con una vara, pero el destino quiso que lo hiciera su hija de Guadalupe. Emotiva salida, desde la llamada de Ricardo Almansa, continuando con la interpretación de la marcha «Réquiem» en su memoria o las gubias con las que esculpió a este crucificado situadas a los pies del Señor.

El Cristo por Nervión

Cristo de la Sed / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

En los primeros compases de la procesión parecía Miércoles Santo, dado que era el itinerario similar al de Semana Santa hasta llegar al hospital de San Juan de Dios con la diferencia del horario.

La caída de la tarde

Cristo de la Sed / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

No es usual admirar al Cristo de la Sed por su barrio con el sol escondiéndose por el Aljarafe, con un fondo inigulable que posee Nervión con la Giralda como telón de fondo. A su llegada a la avenida de Eduardo Dato eran miles de imágenes las que querían captarse ante una de las luces tan especiales que ofrece Sevilla en cada atardecer.

Alfombra de sal

Cristo de la Sed ante una alfombra de sal / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La Sed preparó una gran alfombra de sal a la entrada el hospital de San Juan de Dios, contando con la colaboración de la hermandad del Juncal. En ella aparecía el logotipo del cincuenta aniversario de la Sed, el escudo corporativo de la corporación y el de la orden hospitalaria.

San Juan de Dios

Cristo de la Sed / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Cada Miércoles Santo los titulares de la Sed visitan el hospital de San Juan de Dios. Podía parece uno más, pero más bien parecía Viernes de Dolores a Semana Santa. Era lo mismo a cuando el Señor se adentraba en este centro al que le une una estrecha vinculación con el inicio de la noche.

El público

El Cristo de la Sed por Eduardo Dato / M. J.RODRÍGUEZ RECHI

Se suele comentar a la llegada de una salida extraordinaria el público que asistirá. Aquí la prueba del Cristo de la Sed que abarrotó una de las grandes avenidas de la ciudad como es Eduardo Dato. No cabía nadie más. Antes de la salida ya había público esperando en esta zona, la más amplia de todas que se quedó pequeña.

Antigua cárcel de La Ranilla

El Cristo de la Sed en la antigua cárcel / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Cuarenta años después el Cristo de la Sed regresaba a la que fue la antigua cárcel de La Ranilla. Actualmente queda la fachada como recuerdo, pero algunos presos interinos estuvieron allí, como ocurría anteriormente el Viernes de Dolores. Hubo un emotivo homenaje acompañado de una oración.

Entrada

Cristo de la Sed entrada / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El único sonido de la entrada del Cristo de la Sed era el de la banda del Rosario de Cádiz, hasta que a las 1.52 horas concluía la salida. En ese instante, a la música le acompañaron los aplausos de los asistentes como muestra de agradecimiento de esta salida llena de fe.

Acto final

Cristo de la Sed / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La parroquia de la Concepción estaba en penumbra con parte del retablo mayor y de la Virgen de la Concepción iluminado. La banda seguía sonando, mientras se apreciaba la silueta del Señor, dejando el último recuerdo de esta salida extraordinaria del Cristo de la Sed.