Virgen de los Dolores de Arucas (Gran Canaria), talla de mediados del siglo XIX, alterada y repintada / ABC

Los expertos en arte estallan ante un nuevo caso de «Ecce Homo de Borja» en Canarias

La Virgen de los Dolores de Arucas, valiosa talla del siglo XIX canario, ha sido repintada. El caso se ha convertido al poco tiempo en viral en las redes sociales

Por
Actualizado:

En Gran Canaria, los restauradores se han encontrado con una sorpresa: la Virgen de los Dolores de la localidad de Arucas ha sido víctima de un nuevo caso «Ecce Homo de Borja», como ya vienen siendo calificados en redes sociales este tipo de intervenciones que lejos están de las restauraciones científicas. Así, esta dolorosa del siglo XIX ha aparecido altamente modificada en su parroquia de San Juan Bautista, llamando la atención de los fieles en los primeros días de la reapertura del templo.

Realizada por el escultor canario Silvestre Bello Artiles y datada en 1852, el historiador del arte Jesús López Alfonso la enmarca en «un bello ejemplo de la imaginería romántica española, en la que vemos una dolorosa de buena factura en la que su autor sigue los planteamientos estéticos de Jose Miguel Luján Pérez (1756-1815)».

Así, «estamos hablando de una escultura que tiene 168 años, de un ejemplo de la poco estudiada imaginería canaria del romanticismo español y de una pieza, por lo tanto histórica, en la que sus valores deben ser preservados para que puedan ser disfrutados por el presente y legados al futuro», comenta Alfonso.

En esta intervención, de la cual se desconoce su autor, se le ha aplicado sobre la policromía original una nueva capa de pintura que ha alterado por completo el semblante y las manos de la dolorosa, «puesto que ahora lo que vemos es una monocromía y un color que desvirtúa la expresión que su autor le imprimió según su propio criterio, puesto que todos los matices se han perdido», señala López Alfonso.

Condena del ayuntamiento de Arucas

Como informa el diario digital Norte Gran Canaria, el consistorio aruquense ha puesto en conocimiento del Cabildo Insular la realización de una intervención «poco rigurosa» en las tallas de la dolorosa y San Juan Bautista. En palabras del concejal de Patrimonio Histórico, Carlos González, «nos encontramos ante un claro ejemplo del desconocimiento que tienen los agentes privados que custodian bienes patrimoniales. Hablamos de unas piezas de enorme valor histórico y artístico que forman parte de un Bien de Interés Cultural (BIC) y que requieren, obligatoriamente, de expertos en restauración para llevar acabo cualquier tipo de intervención”, subraya el edil».

Por su parte, Juan Jesus Facundo, alcalde de Arucas, comenta que «desde el primer momento, hemos estado en contacto con los responsables de la parroquia para conocer lo sucedido y ya estamos realizando los trámites correspondientes con el Cabildo de Gran Canaria». De igual forma, destaca que «nos sentimos consternados ante esta actuación, pero esperemos que una vez en manos de los expertos, esta situación pueda encausarse y recuperen el esplendor las dos tallas de enorme valor devocional y patrimonial de nuestro municipio».

Parroquia de San Juan de Arucas, Gran Canaria / ABC

Otros casos

Sonado fue el último caso, precisamente en la provincia de Sevilla. En agosto de 2019, una polémica intervención de dos imágenes del siglo dieciocho en la localidad de Lora del Rí, Santa María Egipciaca y San José, fueron alteradas por Juan José Negri, un artista «autodidacta» tal y como explicó la propia hermandad.

Como este caso, las reacciones a nivel nacional no se han hecho esperar y muchos fueron restauradores y artistas que mostraron su desencanto con este trabajo que continúa siendo investigado por la comisión de patrimonio de la Junta de Andalucía.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

De nuevo vemos un caso de atentado contra nuestro patrimonio. Esta vez ha ocurrido en Arucas (Gran Canaria), donde se encuentra la Virgen de los Dolores en la Parroquia de San Juan Bautista. Se trata de una obra del escultor Silvestre Bello Artiles, datada en 1852, constituyendo un bello ejemplo de la imaginería romántica española, en la que vemos una Dolorosa de buena factura en la que su autor sigue los planteamientos estéticos de Jose Miguel Luján Pérez (1756-1815). La imagen aparece totalmente repintado sobre la encarnadura original de tonos nacarados como corresponde a su época. La nueva capa de pintura ha alterado por completo la belleza del semblante y las manos, puesto que ahora lo que vemos es una monocromía y un color que desvirtúa la expresión que su autor le imprimió según su propio criterio, puesto que todos los matices se han perdido. Cuando uno ve estas cosas se da cuenta de la importancia de la enseñanza en arte tanto en las instituciones educativas, como en los seminarios donde se forman a los sacerdotes, que son los que en sus parroquias gestionan el patrimonio religioso. No puedo dejar tampoco de lado a las juntas de gobierno de las cofradías, en la que la figura del asesor artístico es cada vez más importante no sólo a la hora de montar altares o adornar pasos, sino para evitar que daños como este no ocurran. Estamos hablando de una escultura que tiene 168 años, de un ejemplo de la poco estudiada imaginería canaria, del romanticismo español, de una pieza por lo tanto histórica, en la que sus valores deben ser preservados para que puedan ser disfrutados por el presente y legados al futuro. Ojalá sólo haya sido un repinte, que lo antes posible la imagen pueda ser puesta en manos de restauradores profesionales que lo retiren, y se devuelva a su anterior estado.

Una publicación compartida de Jesús Romanov Alfonso (@jesusromanovalfonso) el

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)