Los secretos del nuevo paso del Cerro

En el taller de carpintería de Enrique Gonzálvez comienzan a vislumbrarse ya los detalles de lo que será el paso del Nazareno de la Humildad. Francis Verdugo explica su estilo y el hermano mayor apunta a 2018

Por  0:59 h.

Vídeo y Fotografías: José Javier Comas Rodríguez

Enrique Gonzálvez tiene su taller de carpintería en una finca de Los Palacios. Llegar hasta allí es harto complicado. El guía es el tallista Francis Verdugo. En la finca hay un picadero para domar caballos, una jauría de perros y una enorme nave donde se atisba el trabajo con maderas. Huele a serrín y suena a serrería. En aquel lugar bucólico alejado de la ciudad se levanta ya la obra más importante de cuantas se están realizando para la Semana Santa de Sevilla.

Detalle de la maqueta del paso en el taller de carpintería / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Detalle de la maqueta del paso en el taller de carpintería / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Mide 2,20 x 4,10 metros. Se trata de un vástago del que comienzan a brotar relieves barrocos y sobre el que, en pocos años, irá desde el Cerro del Águila hasta la Catedral el Nazareno de la Humildad. Un paso nuevo para la capital. “Esto no es habitual porque en Sevilla es raro que se hagan cosas nuevas y menos de este calibre”, cuenta el carpintero.

Las andas ya están terminadas. Una parihuela de siete trabajaderas que será portada por 35 costaleros y la estructura sinuosa sobre la que se le aplicarán los relieves. La hermandad se decantó por el diseño del tallista Francis Verdugo, hermano de la corporación, al que le ha dado tiempo a pensar y repensar la forma del paso, al que define como “barroco puro pero tiene determinados matices donde he intentado innovar”.

El nuevo paso del Cerro ocupa el taller de carpintería de Enrique Gonzálvez / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

El nuevo paso del Cerro ocupa el taller de carpintería de Enrique Gonzálvez / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

La originalidad está en la base del canasto. La parte del plinto (la mesa del paso) está tallado mediante una moldura y se desvincula del canasto en algunos puntos uniéndose en los centros. “Es un elemento que no existe en otro paso”, afirma Verdugo.

La maqueta junto al paso / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

La maqueta junto al paso / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Una maqueta exacta

Francis Verdugo tiene el trabajo adelantado. Su intención, antes de tallar, es la de planificar cómo debe ser el paso tanto en su estructura como en la ornamentación. Para ello, ha construido junto a Enrique Gonzálvez una maqueta a escala que es exacta a lo que será el paso. Tiene todos los elementos para que sirva como guía y explicación. 

Enrique Gonzálvez señala la maqueta del paso en presencia de Francis Verdugo / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Enrique Gonzálvez señala la maqueta del paso en presencia de Francis Verdugo / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Sobre esta maqueta, el carpintero explica los detalles: “Va tallado en madera de cedro barnizada, con un refuerzo de madera de fresno en las esquinas de los respiraderos, que es un material más resistente ya que en esta parte los pasos suelen doblarse”.

Detalle del relieve que llevará la mesa del paso en el inicio del canasto / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Detalle del relieve que llevará la mesa del paso en el inicio del canasto / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

En esta maqueta, también parecen ya los elementos escultóricos. Francis Verdugo avanza que los ángeles de las esquinas y centros del paso, así como los faroles y las carteles, irán en orfebrería imitando al bronce, para hacerlo menos pesado teniendo en cuenta las horas que el paso estará en la calle. Estos elementos irán modelados en barro por el escultor Manuel Mazuecos y realizados por los Hermanos Delgado.

Detalle de la maqueta del paso en el taller de carpintería / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Detalle de la maqueta del paso en el taller de carpintería / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

La primera talla

La estructura del paso está concluida. A partir de ahora empieza la talla de los relieves, que ya puede vislumbrarse en una de las cartelas principales. Verdugo ha tallado ya la trasera, que será similar en los cuatro centros de los respiraderos. “Esta cartela arranca de un carrete inicial en la parte baja que es la madre de todo el ornamento y se va abriendo hacia arriba. He buscado darle el mayor peso en el eje central y que se vaya difuminando en busca de una mayor transparencia o finura. La fuerza va en el vástago central”, afirma el tallista. También tiene ya tallada la moldura de la parte alta, que seguirá la misma línea que la de la mesa del paso.

La primera cartela del paso, la trasera, ya está tallada / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

La primera cartela del paso, la trasera, ya está tallada / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

A simple vista, se observa ya un paso con líneas sinuosas, con un canasto que tiene forma de cruz griega. Se aprecian también las molduras del canasto en el costero derecho, y aún le faltan los contrafuertes que van en los huecos.

Detalle de los contrafuertes que irán en las esquinas / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Detalle de los contrafuertes que irán en las esquinas / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

¿Cuándo estará en la calle?

La hermandad ha destinado una partida importante para este curso económico de forma que los trabajos puedan estar muy avanzados antes de junio de 2017. El hermano mayor del Cerro, José de Anca, destaca la envergadura de un proyecto en el que intervienen varias disciplinas artísticas, “algo que hay que coordinar muy bien”. “Como en la película Parque Jurásico, no hemos escatimado en gastos”, afirma. Eso hace que el proyecto tenga una duración a medio plazo. La hermandad no quiere que salga sin terminar y cree que para 2018 podría estar terminado. “Si no para la Semana Santa de ese año, para la de 2019”. 

El nuevo paso del Cerro ocupa el taller de carpintería de Enrique Gonzálvez / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

El nuevo paso del Cerro ocupa el taller de carpintería de Enrique Gonzálvez / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Ficha técnica

La primera cartela del paso, la trasera, ya está tallada / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

La primera cartela del paso, la trasera, ya está tallada / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Dimensiones: 2,20 x 4,10 metros (2,50 x 4,30 m contando el futuro relieve en las esquinas)

Trabajaderas: siete palos con espacio para cinco hombres en cada uno (35 costaleros)

Estilo: barroco, siguiendo el estilo de la cofradía, con líneas sinuosas.

Material: madera de cedro real barnizada.

Iluminación: faroles en las esquinas y candelabros de guardabrisas tanto en las esquinas como en el centro del paso.

Cartelas: la escena del frontal del canasto corresponde al Lavatorio de pies y la trasera al Bautismo de Jesucristo. En los respiraderos llevarán textos de las bienaventuranzas.

Maniguetas: tornadas en redondo y tapizadas en terciopelo morado, el mismo color que los faldones.

Esculturas: En las esquinas, los ángeles mancebos (en orfebrería broncínea) portan cada uno un elemento de los que forman parte del escudo de la hermandad.

Moldura del canasto aún sin tallar / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Moldura del canasto aún sin tallar / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Talla: Francisco José Verdugo

Carpintería: Enrique Gonzálvez

Escultura: Manuel Mazuecos

Orfebrería: Hermanos Delgado

Respiradero aún sin tallar / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Respiradero aún sin tallar / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

La primera cartela del paso, la trasera, ya está tallada / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

La primera cartela del paso, la trasera, ya está tallada / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Francis Verdugo explica la originalidad del plinto del canasto / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Francis Verdugo explica la originalidad del plinto del canasto / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla