El Cautivo de San Ildefonso
El Cautivo de San Ildefonso

Los viernes del Cautivo

El primer viernes de marzo es tradicional asisitir a los besapiés de las imágenes de los Cautivos y Rescatados de la ciudad

Por  0:19 h.

La advocación Cautivo y Rescatado se mantiene desde el siglo XVII en Sevilla, donde los trinitarios descalzos, que tenían su convento entre la actual plaza de Burgos y la calle Dormitorio, levantaron una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Gracia, en la que posteriormente colocaron una imagen copiada del madrileño Cristo de Medinaceli, cuya devoción se remonta a la presencia española en la fortaleza de La Mámora, en Fez, conquistada y rebautizada «San Miguel de Ultramar», atendida por franciscanos.

En 1645 la orden menor fue sustituida por frailes capuchinos, que recibieron unos años después desde la península una imagen de Jesús Nazareno que estaba primeramente destinada al convento sevillano.

Tras rendirse La Mámora al rey Muley Ismael en 1681 todas las imágenes sagradas fueron ultrajadas y arrastradas, entre ellas la del Nazareno, como queda reflejado en un cuadro de Valdés Leal, y recogió Rafael de San Juan en «De la Redención de Cautivos», (Madrid 1686): «Las mandó arrastrar por las calles, en odio de la religión cristiana, y después que las echaran a los leones como si fueran de carne humana, para que fuesen despedazadas».

La imagen, junto a los cautivos cristianos, fue rescatada y llegó al convento de los trinitarios descalzos de Madrid en 1862. Se hicieron actos de desagravio por los sucesos acaecidos, entre los que destacó un besapiés, centrado el primer viernes de marzo, costumbre que ha sobrevivido hasta nuestros días.

Cuatro años después de su llegada al convento, los duques de Medinaceli donaron unos terrenos para que se levantara una capilla en su honor, por lo que uno de los «apellidos» del Cristo es, por extensión, de Medinaceli. Su devoción y culto se extendió con rapidez por muchos lugares de España y de Hispanoamérica.

San Ildefonso

En el caso de Sevilla, la imagen actual, de autor anónimo y del siglo XVIII, al desaparecer el convento trinitario con la Desarmotización, pasó a la iglesia de San Hermenegildo de la Ronda de Capuchinos y ya, en 1909, llegó a San Ildefonso a instancias de la Confraternidad del Sagrado Escapulario de la Santísima Trinidad, donde permanece y recibe a sus devotos los viernes y, especialmente, los de marzo, el mes de sus cultos.

Hoy, día de los Cautivos, la imagen permanecerá en besapiés desde las 7.30 a las 21.30 horas ininterrumpidamente, mientas que el próximo Viernes de Dolores, 27 de marzo, saldrá en vía crucis por su feligresía a partir de las 19 horas.

En Sevilla, la advocación se venera con gran devoción en Santa Genoveva, que hoy expone en besamanos a su Cautivo, desde las 10 a las 22 horas, con la interrupción de la misa parroquial a las 19 horas. La Hermandad reedita también este año una recogida de alimentos no perecederos para cubrir carencias y necesidades de familias desfavorecidas del barrio. Junto al beso a las manos del Señor piden un kilo de alimentos o productos de aseo y limpieza.

Via crucis en San Pablo

En el Polígono San Pablo se celebra este primer viernes de marzo con un via crucis con la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado, que saldrá a las 19.30 horas de su parroquia de San Ignacio de Loyola una vez concluida la función en su honor. Irá por Señora del Rosario, avenida de Pedro Romero, Frascuelo, Guerrita, Relampaguito, plaza de Belmonte, avenida de Pedro Romero, Espartero, Manolete, Cañero, plaza Sánchez Mejías, Guardiola, Arruza, plaza el Gallo, Gabriel Blanco, Francisco Elías Riquelme, José Val de Omar y Nuestra Señora del Rosario.

Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilato, el Cautivo de Torreblanca, celebrará su besamanos de 10 a 20 horas, en el ecuador de su quinario, que concluye el domingo con la función principal de instituo, en la parroquia de San Antonio de Padua.

Igualmente, Nuestro Padre Jesús Cautivo en su Soledad, el Cautivo del Juncal, también celebra besamanos, de 10 a 14 horas y de 17 a 21 horas, en la iglesia de Nuestra Señora del Juncal.

En la capillita de San José de la Calle Jovellanos, a diario puede contemplarse al entrar en el templo a la izquierda, al Cautivo de Medinaceli, imagen que, a modo de la madrileña, lleva cabello natural. Sus cultos se celebran también en marzo y hoy estará en besamanos de 9 a 20 horas. A las 19 horas se celebrará misa.

Por último, hoy es una de las pocas ocasiones en las que puede verse en una capillitaa, a la entrada de la Casa de Pilatos, a otro Cautivo de Medinaceli, -advocación de estrecha vinculación con la casa ducal-, que también lleva pelo natural. Los viernes restantes de marzo, 13, 20 y 27, también podrá ser contemplada esta representación del Señor Cautivo y Rescatado. El resto del año no permanece a la vista.