Altar de triduo de la Virgen de las Lágrimas / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El majestuoso altar de la Virgen de la Lágrimas que vuelve a presidir Santa Catalina

La priostía mantiene un alto nivel de montajes, instalando altares de otros tiempos en Santa Catalina

Por  0:51 h.

La Virgen de las Lágrimas de la Exaltación vuelve a presidir en solitario la parroquia de Santa Catalina, 15 años después. Es el primer triduo tras la reapertura de este templo que está a punto de cumplir un año desde que volviera a abrir sus puertas.

Puede parecer fácil o una costumbre decir la majestuosidad que da esta priostía durante los últimos años, pero continúan manteniendo un alto nivel, instalando auténticos monumentos al Señor y a la Virgen, gracias sobre todo, a Raúl López y Manuel Martínez.

Son montajes de otros tiempos que vuelven a levantarse en Santa Catalina. Unos doscientos cincuenta puntos de luz iluminan estos días a la Virgen de la Lágrimas, flanqueada por dos ángeles de Montañés cedidos por la hermandad de Pasión. No le falta un detalle, con las arañas situadas a cada lado, el Santísimo a los pies de la dolorosa y la corona imperial rematando este montaje.

Sí tienen la oportunidad, pueden adentrarse en este templo declarado monumento nacional, que cuenta con un palacio a la Virgen, recordando a esos altares que algunas generaciones no conocían. Pero no esto no quedará aquí, la semana próxima la Virgen de las Lágrimas estará en la capilla sacramental portando su manto de salida en su besamanos, algo para no perderse.

Altar de triduo de la Virgen de las Lágrimas / M. J. RODRÍGUEZ RECHI