La Virgen del Dulce Nombre en su paso de palio / HDAD. DULCE NOMBRE

Manolo Casal: «No cabe en cabeza razonable volver al Martes Santo antiguo»

«Nos gustaría tener lista la nueva casa de hermandad para las papeletas de sitio», dice el hermano mayor del Dulce Nombre.

Por  5:35 h.

La hermandad del Dulce Nombre anunció el pasado mes de agosto que la corporación ha firmado los últimos documentos para adquirir su nueva casa de hermandad que estará ubicada en la calle Curtidurías. Un proyecto que llega con mucha ilusión a la hermandad del Martes Santo. «La ilusión es enorme, en general de toda la hermandad, porque un sueño de hace muchos años. Estábamos bien con la casa y el local, pero todo un poco disperso y con muchas zonas poco funcionales. Ahora en un solo local, lo tendremos todo y además con una amplia funcionalidad. En Pescadores teníamos un par de plantas que el uso era escaso. Ahora estamos metidos de lleno en el proyecto. Se ha presentado el proyecto básico en la Gerencia de urbanismo. Como hay que tocar la fachada para meter los pasos, todo tiene que pasar por la Comisión de Patrimonio Local. Para octubre, esperamos tener la licencia y comenzar las obras», apuntaba el hermano mayor del Dulce Nombre.

En principio, a la corporación le gustaría que para las «papeletas de sitio» todo estuviera listo. De todos modos, en el seno de la junta de gobierno saben que con este tipo de obras hay que tener cautela. «Si es cierto que tenemos la licencia a mitad de octubre, la obra dura cinco o seis meses, lo cierto es que nos gustaría tener la casa de hermandad lista para las papeletas de sitio. Es decir, alrededor de la tercera semana de Cuaresma, pero no sabemos si será así, estará ajustado», señalaba el Manolo Casal en Pasión en Sevilla.

El Martes Santo

«Primero hay una postura de los hermanos mayores en ello, que se mantenga. Para nosotros se solucionaron los problemas históricos. Para volver atrás, ninguno de los hermanos mayores consideramos que es apropiado. Además, tanto Antonio Piñero como Paco Vélez han manifestado en prensa, que por este año se va a mantener con casi con total probabilidad. La posición es unánime con algunos ajustes que es lógico que habrá que hacer, pero la idea para presente para el Dulce Nombre y las para las ocho hermandades del Martes Santo es que, mientras no haya otra cosa que mejore, volver atrás sería absurdo con los cruces imposibles que había en el pasado. No cabe en cabeza razonable. Si al futuro Consejo se le ocurre un plan, los hermanos mayores del Martes Santo no se opondrán, obviamente. Pero por el momento, la posición unánime es que el modelo perdure. No nos cabe volver atrás y sabiendo como salió el año pasado. Fue una satisfacción de todos», decía el hermano mayor del Dulce Nombre en Pasión en Sevilla.

El misterio del Dulce Nombre a plena luz del sol / ROCÍO RUZ

En esta línea ya se pronunciaba José de Anca, hermano mayor del Cerro el pasado mes de julio. «El Martes Santo de 2018 es una realidad constatada.  Estamos en el status quo de 2018. Mi opinión particular y el 30 de septiembre dejo de ser hermano mayor, a día de doy defendería, salvo otra alternativa mejor, el modelo presentado en 2018. No veo a día de hoy, fuera de las cofradías, cómo se puede volver a una situación de problemas en vez de la que hay. La tradición se ha desmontado. Cada uno tiene sus gustos personales, pero para rebatir el Martes Santo actual que sea con argumentos técnicos y objetivos. Creo que la jornada que pone 9.000 hermanos nazarenos en las calles merece un poco de respeto», sentenciaba José de Anca en Pasión en Sevilla el pasado mes de julio.

El Cerro pide la venia en la Catedral el Martes Santo de 2018 / J. FLORES

 

 

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Ignacio Cáceres

Últimas noticias deIgnacio Cáceres (Ver todo)