Luis Álvarez Duarte en su taller / FOTO: Juan José Úbeda.
Luis Álvarez Duarte en su taller / FOTO: Juan José Úbeda.

OBITUARIO

Muere en Sevilla el imaginero Luis Álvarez Duarte

Las cofradías y el arte lloran la pérdida del gran imaginero de la Semana Santa española

Por  13:36 h.

El imaginero Luis Álvarez Duarte ha fallecido a los 70 años de edad tras no superar un ictus. El escultor fue ingresado en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Traumatología del hospital Virgen del Rocío tras sufrir un ictus durante el mediodía del domingo 8 de septiembre y ha fallecido allí este viernes.

Su muerte ha llenado de condolencias y pésames el mundo de la Semana Santa, donde este imaginero tiene imágenes por toda España y es reconocido en todo el territorio nacional. Discípulo directo de Francisco Buiza, en el plano local, Álvarez Duarte es autor de las vírgenes de Guadalupe de Las Aguas, el Patrocinio del Cachorro, Dolores de San José Obrero, Dulce Nombre de Bellavista, Divina Gracia de Padre Pío, el Cautivo y la Virgen del Rosario de San Pablo y los cristos de la Sed -que saldrá en procesión extraordinaria el próximo 28 de septiembre- y las Cinco Llagas de la Trinidad, entre otras.

Álvarez Duarte junto a la Virgen de Guadalupe / JAVIER COMAS

Álvarez Duarte junto a la Virgen de Guadalupe / JAVIER COMAS

«El Niño imaginero»

Ese fue su apodo desde que comenzara su brillante carrera en la que revolucionó la concepción de la imagen procesional. Nació el 22 de mayo de 1949 en el seno de una familia vecina del barrio de San José Obrero, para el que precisamente realizó su Virgen de los Dolores en 1962, con tan solo 13 años. Su juventud le valió para llevar consigo el sobrenombre del «Niño imaginero». Ese joven que recibió enseñanzas de otros artistas como Francisco Buiza, Rafael Barbero, Antonio Eslava o Sebastián Santos; firmó en 1966 una de sus dolorosas más hermosas y a la cuál Luis le ha procesado una constante devoción: La Virgen de Guadalupe de la hermandad de las Aguas. Su casa en Gines -donde ha desarrollado sus últimas décadas de trabajo- y su hija, llevan el nombre de esta popular imagen.

Su producción se cuenta por más de mil todo el mundo, entre imágenes titulares, secundarias, profanas y para particulares. De sus manos han salido tallas para Sevilla, provincia, Andalucía, España y el extranjero; algunas tan conocidas como la Macarena de Nueva York, la Virgen del Amparo de La Habana o «el Cristo de los futbolistas» para la Catedral de Buenos Aires. Su modelo ha sido imitado por muchos escultores. En este caso, la Esperanza de la Trinidad ha jugado un papel decisivo en su vida, sirviendo de influencia en la mayor parte de las dolorosas de su producción. Del mismo modo, ha jugado un papel decisivo en intervención y restauración de imágenes, destacando sobre todas las del Cristo de las Tres Caídas en 1982 y la de la Esperanza de Triana en 1989, que le otorgó el aspecto actual a la dolroosa. Entre otras distinciones, el 17 de enero del 2006, fue nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla.

Álvarez Duarte es todo un símbolo de la Semana Santa que se marcha. Un nombre enmarcado en el Olimpo de los que han hecho posible esta celebración y ha sido pieza clave para entender la religiosidad popular de los últimos cincuenta años en España. Con él se marcha una forma única de esculpir nacida de manera rotunda de la escuela sevillana que él tanto defendió.

El imaginero Luis Álvarez Duarte en su taller/PASION EN SEVILLA

El imaginero Luis Álvarez Duarte en su taller / PASION EN SEVILLA

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)