Reparto de papeletas de sitio en la Cena / MANUEL GÓMEZ

SUSPENSIÓN DE LA SEMANA SANTA

Papeletas simbólicas al rescate de una economía de guerra

Las cofradías dejarán de ingresar el dinero previsto al suspenderse la estación de penitencia, y apelan a la solidaridad de los hermanos

Por
Actualizado:

Numerosas hermandades tendrán que afrontar el curso con un enorme lastre económico imprevisto en el presupuesto ordinario. La suspensión de las estaciones de penitencia a tres semanas vista de la Semana Santa por la pandemia del coronavirus. Aquellas que cobran la papeleta de sitio separada de la cuota verán disminuidos los ingresos de forma notable, hasta el punto de que en algunos casos tendrán que retrasar los proyectos que tenían en marcha. Sin embargo, han encontrado una solución apelando al altruismo de los hermanos: las papeletas simbólicas para rescatar una economía de guerra.

La Esperanza de Triana

Fue la primera corporación en hacerse eco públicamente del problema que acarreará la suspensión de la salida procesional. Apenas había expedido un tercio de las papeletas. Cuenta su hermano mayor, Sergio Sopeña, que los propios hermanos llamaron a los miembros de junta al conocer la noticia pidiendo que se reactivara el servicio «online» de reparto. «Querían seguir sacándola, por lo que decidimos mantener operativo el sistema a través de la web y que los que quisieran contribuyeran con la voluntad», apunta Sopeña, que añade que «es tanta la grandeza que han sido ellos mismos los que ese día se ofrecieron a contribuir al sostenimiento de los gastos que podría generar la suspensión de la Semana Santa de forma que pudiéramos seguir sosteniendo la bolsa asistencial ya los proveedores». El hermano mayor deja claro que «la Esperanza podrá pasar las necesidades que tenga que pasar, pero la labor asistencial no se verá recortada ni un euro, sino incrementada de manera exponencial».

La Exaltación

Otra de las cofradías que ha tomado la misma medida es la de la Exaltación, aunque con un volumen de ingresos muy inferior a la anterior. El hermano mayor, José García Rufo, explica a ABC el perjuicio que supone el no haber hecho el reparto. «Estamos preocupados por la situación económica y aún no sabemos si cobraremos la subvención del Consejo». Los Caballos ha mandado un comunicado a los hermanos informando de la posibilidad de la devolución de las papeletas que estuvieran reservadas y pagadas por transferencia. «Afortunadamente no hay nadie que lo haya pedido». También dan la posibilidad de que todos los hermanos que quieran hacer ese donativo de forma excepcional, puedan hacerlo «con toda la libertad». La cofradía de Santa Catalina tiene por delante el pago a la diócesis de la parte correspondiente por la restauración del templo.

Jesús Despojado el Domingo de Ramos. Foto: Jesús Spínola

El misterio de Jesús Despokado / J. SPÍNOLA

Jesús Despojado

Un problema similar tiene Jesús Despojado, una hermandad de 1.450 hermanos y cuyo sostenimiento depende de las papeletas de sitio, que la sacan el 55% de los hermanos. El hermano mayor, Rafael Aranda, explica a ABC que «en mayordomía están muy preocupados porque nuestra intención es hacer frente a todo lo que podamos: el retablo ya está prácticamente pagado, queda un poco de los candelabros de cola y otra serie de restauraciones, como los cuadros de la iglesia, que seguramente tendrán que esperar». Aún no sabe qué pasará con el dinero de las sillas. Por eso, y viendo «la avalancha» de hermanos que han llamado para saber cómo pueden colaborar con la hermandad, se ha habilitado un número de cuenta para sacar una papeleta simbólica más económica que la habitual, y que será de 20 euros para los adultos y 10 para los niños, «sin obligatoriedad ninguna». La corporación quiere hacer frente también a los proveedores, «aunque tendrán que aguantar la vela un poco porque la situación es mala para todos».

Esta hermandad, además, acaba de soportar un cargo de 600 euros del seguro de traslado del paso de misterio de Guillena a Molviedro, pese a que no se ha llevado a cabo. Y, también, cerca de 200 euros por el seguro del traslado de las figuras secundarias, que tampoco se ha efectuado. «Estamos hablando con la casa a ver si pueden devolverlo al ser un motivo de fuerza mayor». Lo que tiene claro Aranda es que «no queremos que se resienta nuestra bolsa de caridad ni el fondo común diocesano».

Siete Palabras

A la hermandad de San Vicente las papeletas le suponen el 20% del presupuesto anual. Así lo señaló su hermano mayor, Antonio Escudero, en una entrevista en ABC esta semana. Las Siete Palabras ha hecho un llamamiento para que, en la medida de lo posible, los hermanos saquen una papeleta simbólica y ayuden a sostener las cuentas de 2020. «El reparto va bien, pero no tenemos datos concretos todavía. No sólo es sufragar los gastos, sino las necesidades de la hermandad. Ayudamos a Cáritas, colaboramos con el economato, estamos restaurando el patrimonio, los bordados del paso de palio…».

La Milagrosa el Sábado de Pasión. Foto: Juan Flores

El palio de la Milagrosa, saliendo de la parroquia / ABC

La Milagrosa

Una auténtica economía de guerra es la que tiene que hacer frente la hermandad de la Milagrosa. Primero, porque no tiene garantizado que cobren la subvención del Consejo, que es menos de la mitad de lo que reciben las cofradías que van a la Catedral. Y, segundo, porque «las papeletas suponen para la hermandad entre un 35 y un 40% del presupuesto», asegura Javier de Martos, el hermano mayor. La cofradía de Ciudad Jardín está inmersa en la ejecución de los bordados del paso de palio y, debido a las dificultades económicas, ya han tenido este año que renegociar el pago con el artista y estrenar las bambalinas laterales en 2021. «Esto trastoca los planes, no sé si tendremos que volver a renegociar los plazos», señala De Martos.

La hermandad va a mandar un comunicado a los hermanos pidiendo que voluntariamente adquieran la papeleta simbólica, que es « la mayor fuente de ingresos nuestra hermandad». El hermano mayor señala que «ojalá pudiéramos decir con alegría que vamos a pagar a los proveedores, pero lo difícil es saber gestionar la miseria».

Aunque la Milagrosa lleva unos años estudiando la posibilidad de unificar las cuotas y las papeletas, nunca ha dado el paso al frente debido a las peculiaridades que tiene esta corporación, que permite pagar las cuotas familiares en cantidades descendentes a mayor número de miembros de la unidad familiar. «Entendemos que la cofradía la deben pagar todos los hermanos, no sólo los que salen, y esto es el aldabonazo definitivo para hacerlo», expone.

Por otro lado, hermandades como San Gonzalo o el Gran Poder también han activado el sistema de papeletas simbólicas para destinar los beneficios a la caridad. Esta última, sólo el primer día, recaudó más de 1.500 euros, que irán a parar a Tres Barrios. La Macarena destinará también a caridad todo lo ingresado en 2020 por las papeletas de sitio que se hubieran expedido.

Más allá de las cofradías de Sevilla, que al menos tienen la posibilidad de recibir el pago por las sillas de la Carrera Oficial, en los pueblos de la provincia la situación es aún más dramática.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla