150 AÑOS DE PASIÓN EN EL SALVADOR

Pasión cumple 150 años en el Salvador

‪El 29 de octubre de 1868, la hermandad se trasladó a la Iglesia del Salvador por el cierre de San Miguel

Por  0:16 h.

La hermandad de Pasión vivió el pasado 29 de octubre un día clave en su historia. El mismo día de 1868, la corporación del Jueves Santo se trasladó a la Iglesia Colegial del Divino Salvador por el cierre de San Miguel. para permanecer ligado a este templo de forma indisoluble hasta el día de hoy. El pasado lunes, Pasión cumplió 150 años de aquel traslado.

Esta efeméride se produce en un año clave para la hermandad, donde la corporación viene celebrando hasta cinco aniversarios: 8 siglos de la Orden de la Merced, 450 aniversario del nacimiento de Montañés, 150 años de su traslado al Salvador, cien años de la fusión con la Sacramental y 75 años del paso de Cayetano González.

La desamortización de Mendizábal provocó el exilio y casi defenestración de hermandades como la Soledad de San Lorenzo, las Siete Palabras o la propia hermandad de Pasión. Todas celebran en 2018 el 150 aniversario de una desgracia que provocó el desarraigo de estas devociones de sus lugares de siglos, para encontrar nuevas ubicaciones que donde quedaron ancladas para siempre.

Capilla sacramental de Pasión / DANIEL SALVADOR

Un repaso a la historia

La ocupación del Convento de la Merced por la Invasión Francesa empujó a la hermandad a una profunda crisis, pérdida del patrimonio y desarraigo a una sede concreta. Peregrinó por templos e, incluso, domicilios particulares durante el siglo XIX. El historiador José Bermejo y Carballo la consiguió revitalizar en la desaparecida Parroquia de San Miguel, en la Plaza del Duque. Y allí permaneció hasta que en 1868 la Junta Revolucionaria de Sevilla decretó el derribo de la parroquia, decidiendo la cofradía trasladarse a la iglesia colegial del Divino Salvador. En 150 años la hermandad ha conseguido echar raíces en la colegial y cobijar su gran tesoro en la soberbia capilla sacramental del templo tras su fusión con la Sacramental de la parroquia. Y aunque tuvo románticas aspiraciones de tener sede propia en San Hermenegildo, los lazos con el Salvador son tan fuertes que nadie hoy entendería a la iglesia sin el Señor de Pasión ni la plaza sin Martínez Montañés.

Remontando la historia hasta el 12 de junio de 1868, la Pasión se fusionó con la hermandad Sacramental, Animas Benditas y Rosario de San Miguel, unión que tuvo escasa trascendencia pues, pocos meses después, la Junta Revolucionaria de Sevilla decretó el derribo de la parroquia, decidiendo la cofradía trasladarse a la iglesia colegial del Divino Salvador.

Las imágenes de Pasión en los altares de San Fernando y San Cristóbal del Salvador, a principios del siglo XX / ARCHIVO HDAD.

Las imágenes se colocaron en los altares de San Fernando y San Cristóbal, sitos en la nave de la Epístola, y allí permanecieron hasta 1920, en que pasaron, de manera definitiva, al interior de la Capilla del Sagrario, al haberse fusionado en 1918 la Hermandad de Pasión con la Archicofradía Sacramental del Salvador. Como producto de dicha fusión, «la hermandad penitencial recibió todo un tesoro de gracias espirituales, un inmenso patrimonio artístico y unas dependencias adecuadas», comenta la corporación.

Las imágenes de Pasión en la capilla Sacramental en la década de los años 20 del siglo XX / ARCHIVO HDAD.

Como detalle de la importancia de este hecho, el calendario anual de cultos reviste especial importancia el Triduo que la corporación organiza en honor del Santísimo Sacramento y la Inmaculada Virgen del Voto, celebrando la Función Principal de Instituto en Pascua de Pentecostés.

Casualmente, las hermandades de la Soledad y de San Vicente también e fusionaron con las sacramentales de su nuevo templo.

El Señor de Pasión por la plaza del Salvador / J. J. ÚBEDA

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)