El recuerdo de Jesús Basterra, para siempre en Madre De Dios del Rosario

La hermandad inauguró un azulejo en memoria de Jesús Basterra

Por  0:42 h.

La hermandad de la patrona de los capataces y costaleros de Sevilla, Madre de Dios del Rosario, tenía preparado este homenaje preparado a Jesús Basterra en vida, uno de los grandes artífices de la restauración de su casa de hermandad, entre otras cuestiones, de este edificado catalogado y realizado por Aníbal González, pero el destino quiso que no puede estar presente, pero a buen seguro lo ha visto con ese gran listado de hermanos ilustres en el mundo de las cofradías que ostenta esta corporación de Triana.

En este domingo, al término de la eucaristía dominical dedicada a la hermandad, el acto llegó a celebrarse en la casa de hermandad. Allí, en ese rincón, por la que tantos años de su vida ha dedicado a cambio de nada. De este modo, quedará inmortalizada su memoria de por vida, con la inauguración de un azulejo que refleja no sólo por ser una de las personas que volvió a levantar la casa de los capataces y costaleros de Sevilla, sino por cómo ha sido.

El director espiritual, Manuel de Azcárate Cruzado, hacía lectura del evangelio y ofrecía unas palabras antes de proceder a descubrir el azulejo. Sus hijos, fueron los encargados de hacerlo, ante las lágrimas de emoción de los asistentes. El sacerdote procedió a la bendición de una persona muy querida en Triana, dándose por concluido el acto con unas palabras del hermano mayor, Carlos Villanueva.

Su familia, gran parte del Consejo de Cofradías, los hermanos, amigos y una gran representación de los capataces de Sevilla no quisieron perderse este emotivo momento que término, cómo Jesús Basterra solía hacer, brindando.

El Consejo, en Madre de Dios del Rosario / HDAD. MADRE DE DIOS DEL ROSARIO

Discípulo de Salvador Dorado «El Penitente. Su llegada al martillo de la Esperanza de Triana en 1986 supuso un cambio drástico en las maneras de los costaleros. Capataz trianero con un reconocido prestigio en la Semana Santa que le aupó a los primeros lugares por su importante labor al frente de cuadrillas de hermanos de cofradías como San Bernardo, donde comandó sus pasos durante veintiún años; ocho al lado de El Penitente y el resto en solitario, y el palio de la Angustia de los Estudiantes. Miembro actual del Consejo de Cofradías, pero lo que más importa ha sido su figura, su amor a los demás, su sacrificio y entrega, y toda una vida entregada a su Virgen, a Madre de Dios del Rosario.

En la calle Pureza quedará para siempre, en una pared que es un auténtico museo del mundo de abajo, con esa exposición de Jesús Martín Cartaya con las grandes figuras de los capataces y costaleros y de los hermanos de esta centenaria hermandad.

Villanueva, Dorado, Adame, Rojas, Franco, Bejarano, Ariza, Rechi….. y un sin fin de apellidos de capataces que consiguieron el patronazgo de la Virgen, continuado a lo largo de los décadas, como rememora esta fotografía con capataces actuales, que recuerda a aquellas famosas imágenes tomadas con los nombres citados anteriormente.

En estos últimos tiempos, Madre de Dios ha perdido a un gran legado de hermanos como Antonio López, «el Boli», Antonio López, José Manuel Seda y ahora Jesús Basterra. Por ello, y por tantas personas, ese azulejo representa a esas personas que tan sólo tenían un fin, engrandecer a la patrona de los capataces y costaleros de Sevilla.

Capataces, en Madre de Dios del Rosario / M. J. RODRÍGUEZ RECHI