Jesús Nazareno del Silencio, en la Campana
Jesús Nazareno del Silencio, en la Campana

Resumen del año 2015: Así fue la Semana Santa

Inseguridad, calor, el Rey y cero lluvias en la tercera Semana Santa del siglo XXI plena de cofradías en la calle.

Por  4:49 h.

Una Semana Santa plena seis años después. La lluvia no fue, en esta ocasión, actor invitado de los días más esperados del año, retirando agobios y sucesos indeseados en mitad de un cortejo o a la espera de una salida. Pero sí, los incidentes y retrasos volvieron a ser protagonistas de unas jornadas que necesitan de reajustes inminentes y nuevos planteamientos serios. 2015 finaliza repleto de detalles, pero que vuelve a poner a la seguridad de la Semana Santa en el ojo del huracán.

En referencia al tiempo, es la tercera vez en este siglo XXI que todas las cofradías han podido realizar su estación de penitencia en su recorrido completo. Un suceso solo repetido en 2001 y 2009 en los últimos 15 años.

Concentración de sillitas en uno de los cruces señalizados en presencia de la Policía

Concentración de sillitas en uno de los cruces señalizados en presencia de la Policía

Aun así, la Semana Santa comienza a adolecer de graves problemas organizativos, tanto desde dentro como fuera de los cortejos. En referencia a las palabras que el periodista Javier Macías hacía a una fiesta que nunca fue inamovible pero a la que «se le habían roto las costuras», destacan los sucesos -que se convirtieron en virales a través de vídeos en las redes sociales- de los nazarenos del paso de palio de la Esperanza Macarena en la calle Cuna como una auténtica manifestación y las carreritas que sufrieron los nazarenos del Silencio en el tramo que discurre desde la calle Orfila a la plaza del Duque. Hechos que dejaron en entredicho a una jornada ya castigada y que acaba de cerrar un principio de acuerdo –que ha costado meses llevar a cabo-, teniendo como antecedente la derogación del Cabildo de Toma de Horas -en relación a la Madrugada-, previo a la Semana Santa. La que se presupone como la noche más mágica del año en la ciudad, tornó en pesadilla sobre las 5 y media de la Madrugada…

Vídeo: Nazarenos de la Macarena en la calle Cuna / BENITO GIMÉNEZ

Una falta de orden que también afecta a otras jornadas enconsertadas en los tiempos de paso y en el número creciente de nazarenos. Problemas que quedan en evidencia, aún más, cuando se suceden años plenos de cofradías. Con un Martes Santo que dejó a cuatro cortejos en la calle pasadas las 3 de la mañana, donde San Benito entró despues de las 4, el Dulce Nombre las 4:30 horas y la Candelaria a las 4:35 del ya Miércoles Santo, cualquier retraso puede ser letal para el discurrir de la jornada. Más de una hora de demora se acumuló en Carrera Oficial.

Vídeo: Palio de la Candelaria entrando a altas horas de la Madrugada / TRIANERO COFRADE

Si se analizan el resto de jornadas, las vísperas continúan en esa línea ascende -sobre todo en los barrios periféricos-, siendo el último año donde se pudo ver a Padre Pío en la tarde del Viernes de Dolores y a la Milagrosa sin nazarenos el Sábado de Pasión.

Nazarenos de San Gonzalo, a fila de cuatro, en la calle Sierpes / ABC

Nazarenos de San Gonzalo, a fila de cuatro, en la calle Sierpes / ABC

Con un Domingo de Ramos de los que cumplen los refranes de día ansiado, siendo estrictos en los horarios -al igual que el Lunes Santo– no necesita en estos momentos modificaciones importantes. Execpciones son el colapso de los tramos de nazarenos de la Hiniesta a su paso por la plaza del Pan por la falta de efectivos de seguridad y la imagen de ver a los nazarenos de San Gonzalo de cuatro en cuatro por la carrera oficial. Además de ello, la rotura de un varal en el paso de palio de la Hiniesta en mitad de la Calle Sierpes llevó a un costalero al hospital acompañado del hermano mayor, dejando un retraso en la jornada de más de 30 minutos mientras la pieza era reparada por los priostes de la hermandad del Baratillo en el interior de la Catedral.

Asimismo, otros desperfectos e imprevistos sucedieron en el Gran Poder; con la rotura de un varal del palio en la plaza del Museo, los Estudiantes; golpe en la cruz del crucificado a la entrada de la Catedral, la Paz, golpe en la cruz en la entrada a la parroquia de San Sebastián, San Esteban; una salida siempre dificultosa del palio pero más accidentada de lo habitual y Carmen Doloroso;choque de la manigueta del misterio ante la capilla del Rosario de Montesión.

Así cruzó la Hiniesta desde Francos a la Plaza del Pan

Así cruzó la Hiniesta desde Francos a la Plaza del Pan

Terminando el apartado de tiempo, retrasos menores que en el Martes, Miércoles Santo y Madrugada se produjeron el Jueves, el Viernes y el Sábado Santo, jornadas condicionadas por la finalización de los oficios.

Una Semana Santa de luces pero de muchas sombras. A la importante decadencia del público que pisa las calles -donde el comportamiento es muy deficiente en multitud de ocasiones- se le une la de los propios participantes. Una ciudad invadida por las sillitas de los chinos bajo la «recomendaciones» expuestas en los puntos y cruces conflictivos que no surtió efecto alguno; cada vez más sillas invaden el recorrido de las cofradías bloqueando el libre tránsito de peatones. A ello se une la basura acumulada en el suelo al paso de un cortejo, hecho provocado por la postura incívica que convierte las calles en un vertedero, dejando una imagen lamentable de la ciudad. Como desechables también son las botellonas que han tenido a la zona de la plaza de la Encarnación como punto central en las noches. Así, la Madrugada fue víctima de un conflicto que se originó desde las Setas y que provocó la caída de los nazarenos del Silencio y las carreritas anteriormente mencionadas. Todo ello sumado a los sucesos y altercados vividos con la hermandad de los Gitanos a su paso por la calle Matahacas. A muchas hermandades no le cabe el traje ocupado con su cortejo. Ritmos lentos que incentivan la desgana en los nazarenos que acaban provocando estampas reprochables fuera de su lugar natural, en una Semana Santa rodeada por las vallas.

Vídeo: Altercados tras el paso del Señor de la Salud de los Gitanos / RAFA OSUNA

Detalles que contrastan con momentos para el recuerdo en una Semana Santa marcada por la visita de el Rey Felipe VI. Un Lunes Santo donde las hermandades de Santa Genoveva -a su paso por la plaza de España-, El Polígono de San Pablo, El Beso de Judas -ambas desde el palquillo de la Campana-, el Santo Entierro, el Museo -en sus iglesias- y Santa Marta -a su salida- disfrutaron de la presencia del monarca en su primera Semana Santa como Rey.

El Rey Don Felipe VI toca el martillo del paso de palio de la Virgen de las Mercedes de Santa Genoveva / EFE

El Rey Don Felipe VI toca el martillo del paso de palio de la Virgen de las Mercedes de Santa Genoveva / EFE

Con un Domingo de Ramos que regaló el regreso de San Roque a su parroquia, el Lunes Santo ofreció la estampa de ver con manto liso, por última vez, a la Virgen del Rocío, a la Virgen de las Mercedes con palio liso y a la Virgen de Guadalupe de las Aguas cumpliendo sus bodas de oro. Además, la calle Hernando Colón, la Plaza Nueva o Tetúan se despidieron del tránsito del Museo a su regreso en las primeras horas del ya Martes Santo. Retornos a su templos de la Vera Cruz y Las Penas de San Vicente, cada vez más buscados por el público.

Misterio de San Roque saliendo desde su parroquia

Misterio de San Roque saliendo desde su parroquia

Misterio de San Benito en mitad de la calle imagen / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

Misterio de San Benito en mitad de la calle imagen / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

El Martes Santo vivió la última salida «en soledad» de la Virgen de Gracia y Amparo de los Javieres, que será acompañada por San Juan Evangelista en 2016, la salida -de nuevo- de los Estudiantes por la verja principal de la Universidad, el Sol sobre la Virgen de la Encarnación recién restaurada, el regreso multitudinario de Santa Cruz por la Alcazaba y la veloz vuelta del Dulce Nombre desde la Catedral hasta la plaza de San Lorenzo.

Un nuevo Miércoles Santo vertebrado por los amplios cortejos de la Sed, San Bernardo y el Baratillo devolvió otro multitudinario recorrido de vuelta del Cristo de Burgos, la última salida del manto de la dolorosa del Arenal antes de su restauración, el palio de la Virgen del Buen Fin de la Lanzada terminado 44 años después del inicio del proyecto y un Señor del Prendimiento, junto a las figuras secundarias del misterio de los Panaderos, restauradas al completo.

Una Semana Santa que trajo un nuevo Jueves Santo reluciente con la undécima salida de la Exaltación en su exilio de Santa Catalina, los Negritos por su recuperado itinerario histórico a la ida, el 50 aniversario de Las Cigarreras en el barrio de los Remedios, el Valle por Daoiz y San Andrés o todo un IV centenario del Señor de Pasión que brillaba con la túnica de «los cuernos de la abundancia».

El Señor de Pasión a su salida del Salvador / PASION EN SEVILLA

El Señor de Pasión a su salida del Salvador / PASION EN SEVILLA

400 años de defensa del Voto Inmaculista como emblema del Silencio en una Madrugada que vivió el estreno de la túnica malva y plata del Señor de la Sentencia de la Macarena y el primer año de los Gitanos sin la duquesa de Alba.Una noche que también sufrió la modificación del recorrido de la cofradía de San Gil por un escape de gas en la calle Feria.

El misterio de la Sentencia de la Macarena en Javier Lasso / J. J. ÚBEDA

El misterio de la Sentencia de la Macarena en Javier Lasso / J. J. ÚBEDA

El Viernes Santo sorprendió -de nuevo- con la Virgen de la Soledad de San Buenaventura vestida por Grande de León, afianzó la impronta del día con la elegancia de la Carretería, el sabor del Cachorro y la O, el clasicismo de San Isidoro y Montserrat, y la contundencia espirtual del regreso de la Sagrada Mortaja. Como detalle curioso, al paso del Cachorro por la calle Castilla, una mujer lanzó al paso las cenizas de su marido que llegaron a caer en el capataz.

La Semana terminaría estrenando el Sábado Santo el nuevo techo de palio de Raúl Berzosa para el Sol, el último año de los Servitas con cruz arbórea, el avance progresivo del nuevo paso de las Cinco Llagas de la Trinidad y la culminación del paso del Señor Resucitado en un Domingo de Resurrección que, esta vez sí, fue para el recuerdo.

El Sol del Lunes Santo sobre los nazarenos de San Gonzalo por el puente de Triana / PASION EN SEVILLA

El Sol del Lunes Santo sobre los nazarenos de San Gonzalo por el puente de Triana / PASION EN SEVILLA

Una Semana Santa de temperaturas muy elevadas -sobre todo el Martes Santo- donde se llegaron a alcanzar los 35º a las 4 de la tarde, ha continuado afianzando el estilo clásico defendido por muchas hermandades a lo que musicalmente se refiere. Destacando en este aspecto la Agrupación de Santa María Magdalena de Arahal en la Hiniesta, las marchas clásicas vuelven a tomar su sitio en el último año que se ha podido escuchar a la Centuria y a las Nieves de Olivares tras los pasos de San Roque y a la Puebla del Río tras el palio de Montesión. En el plano de bandas de música, marchas de Pedro Gámez Laserna como «Pasa la Virgen Macarena», «Sevilla cofradiera», «María Santísima del Subterráneo», «Virgen de la Estrella», «Saeta cordobesa» o «Saeta sevillana» se escuchan cada vez más, compitiendo con las piezas musicales de moda de la Semana Santa actual: «Valle de Sevilla», de José de la Vega y «Cómo tú ninguna» de David Hurtado.

Vídeo: Virgen de la Merced de Pasión con «Valle de Sevilla» / LA OLIVA DE SALTERAS

Una Semana Santa que, en el mundo del costal, ha dejado la última imagen de Juan León comandando el paso del Señor de la Humildad y Paciencia de la Cena, cesado tras varias décadas, a Luis Núñez «Bibi» en el palio de la Virgen del Subterráneo y -previsiblemente- a Antonio López en las Cinco Llagas de la Trinidad, por problemas de salud.

Cuadrillas que se van perfeccionado a cada año que pasa. Un mundo del costal en alza que ha ofrecido momentos únicos en una Semana Santa que debe sufrir un fuerte análisis, autocrítica y reflexión ante el futuro de una celebración que puede morir de éxito si sus males no son curados.

Noticias relacionadas

Las crónicas de la Semana Santa de Sevilla 2015

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)