Francisco Robles pregonando a la Virgen de los Ángeles de los Negritos en su coronación / J. M. SERRANO

CORONACIÓN DE LA VIRGEN DE LOS ÁNGELES

Robles le «canta» a Los Negritos para abrir las puertas de la coronación

El periodista de ABC de Sevilla exaltó a la Virgen de los Ángeles en vísperas de su día histórico

Por  0:54 h.

Cantando, rezando o exaltando. No importa la manera, pero sí el fondo. Francisco Robles puso en pie la parroquia de San Roque donde no se cabía y el público apenas alcanzaba la puerta que daba a Carmen Benítez. Con unos versos certeros y una prosa única que identifica al escritor, ofreció las claves de los días históricos que están viviendo los hermanos de los Negritos y puso el tono a las vísperas inmediatas de la coronación pontificia que tendrá a la Virgen de los Ángeles como protagonista central el sábado 18 de mayo en la Catedral.

Ante una estampa inédita, con la dolorosa en besamanos bajo un altar exquisito que estaba rematado por su simpecado –una de las joyas bordadas de la Semana Santa- Robles disertó desde el atril a los recuerdos y a la historia de esta hermandad fundamental para entender la historia de la ciudad. Texto dedicado a Rafa Serna, el que iba pregonar a esta devoción pero que la Virgen de los Ángeles prefirió que estuviera con ella, en persona. Serna que «ya habita en el paraíso».
Robles cantó «con la humildad» a base de romances directos, con la fuerza de la palabra que llevó a comparar «la claridad de lo negro» dentro de un recordatorio a los orígenes de esta cofradía más de seis veces centenaria: «En tus antiguos hermanos, / Los que vivían más libres / Porque fueron tus esclavos, / Tan negros como el Cisquero / Que en San Lorenzo es el amo». Canto de emociones para ensalzar a la Virgen de los Negros con versos de nivel a la altura de pocos. Robles navegó hasta la prosa para recordar su vida y la enfermedad en forma de momentos poniendo en el doctor Pérez Bernal, «un santo de verdad» como ayer lo nombró, parte importante del corazón de su pregón. Un hombre que ha colocado en las hermandades la bandera de la donación de órganos: «Con esas palabras que poco a poco van salvando un hígado y la vida de un enfermo desahuciado, y van despertando al riñón que florecerá en el costado de un esclavo de la diálisis». Relación entre fe y bata blanca que bien conoce el protagonista y que llenó de fuerza un texto que incrementó las emociones de los asistentes, hoja a hoja, minuto a minuto.

Francisco Robles pregonando a la Virgen de los Ángeles de los Negritos en su coronación / J. M. SERRANO

«Todos somos ángeles»

Frase que retumbó en las bóvedas para dar aún más sentido literario al pregón. Robles no quiso olvidar a la hermandad vecina de San Roque que durante estos días es anfitriona de las vivencias de los hermanos negros. Todo, ante un paralelismo entre las Penas y la Fundación, dos devociones separadas por una calle. Un cristo que nació para sanar, haciendo que todo «cuadre» en esta historia: «Hospitales del medievo y UCIS del siglo XXI».

Por eso y, tras alabar a la Virgen, Robles trajo el espíritu de Antonio Machín que vive indisoluble a esta devoción, que cada día del año mira frente a frente a su capilla de Ángeles. Ángeles negros que cantó, en directo, el hermano de la hermandad, Álex Ortiz. Un Robles emocionado, un exaltador que recordó su promesa de no dar «pregones con sus avíos» pero que lo ha llevado a incumplir su palabra «por culpa de un compromiso, / Que me llevó hasta el Amor / Que se alza sobre el pelícano». Ese amor que llevó a los fundadores de esta hermandad de raíces a crear la mayor obra de caridad que se conoce en la ciudad del Siglo de Oro, «la metrópoli que era capital del mundo estaba habitada por blancos y negros». Por eso y, gracias al testimonio de esta hermandad, Robles dejó claro que «somos iguales ante los ojos de esta Virgen que lleva en su nombre lo angelical. El ángel terrible del amor, como escribió Cernuda. Los ángeles tiernos de Murillo la rodean en su apoteosis como Inmaculada».

Francisco Robles pregonando a la Virgen de los Ángeles de los Negritos en su coronación / J. M. SERRANO

Romance de la coronación

Quizás, el momento más emocionante del pregón. Robles fijó sus palabras directas a la imagen. La Virgen lo acompañaba, presidía el presbiterio en el que se centraron todas las miradas. En aquel instante sus devotos ya sabían a lo que se atenían. Solo cuatro días para ser coronada. Romance a la coronación que narró versos para el recuerdo; «Tu corona está en el aire / Que la memoria suspira, / En el núcleo del suspiro / Que el creador memoriza». Romances que se grabaron a fuego mientras Manuel Torre, Vallejo, la Niña de los Peines, Caracol, Lorca o Salinas se hacían presentes en el lugar como un huracán intenso.

Robles dibujó el tiempo con su texto. No hubo mejor manera de adelantar los días, ese tiempo que ya corre con prisas y sin pausas en Recaredo. Ese tiempo de siglos que coronará a una devoción anclada en el callejero de Olavide o los libros de actas más gloriosos de la ciudad. Los Negritos ya anda sus últimos metros con el sonido de la marcha que pondrá banda sonora a este acto. La marcha que Marvizón ha compuesto para la ocasión con sonidos de ángeles y que fue estrenada anoche. Esos ángeles que ayer bajaron a San Roque gracias al amor más verdadero.

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)