Las reliquias de San Juan de Ávila en Alcalá de Guadaíra / A.M.

ALCALÁ DE GUADAÍRA

San Juan de Ávila vuelve a la ciudad donde lo acusaron ante la Inquisición

Las reliquias del Santo recorren esta semana las parroquias de la localidad

Por  0:01 h.

San Juan de Ávila es conocido como el Apóstol de Andalucía, donde se aplicó en el siglo XVI a consolidar la fe después de siglos de dominación musulmana. Predicó en Alcalá, donde su mensaje no gustó a todo el mundo, ya que fue denunciado a la Inquisición. Ahora han vuelto sus reliquias a la ciudad donde se han venerado en el Santuario de la Virgen del Águila.

Este santo es Doctor de la Iglesia y Patrono del Clero Secular de España. En su intensa actividad predicadora por Andalucía, San Juan de Ávila pasó por varias localidades de la provincia. Entre ellas Écija y Alcalá de Guadaíra, en 1531. El mensaje que dejó fue denunciado ante la Inquisición por unas mujeres de Alcalá y dio lugar a que el santo fuera encarcelado en el Castillo de San Jorge, en Sevilla, donde ahora está el mercado de Triana y a sufrir un proceso inquisitorial del que finalmente fue absuelto pero que consumió dos años de su vida en una celda.

La denuncia realizada por las vecinas de Alcalá indicaba que había sostenido algunas doctrinas sospechosas. Según José Ramón Godino en su obra «Los memoriales de reforma de San Juan de Ávila» se centraba sobre todo en su afirmación de que los ricos que no atendían a los padres no se salvaban y en su proximidad a los «alumbrados», una acusación que se basa en las palabras de sus sermones, de los que no hay constancia escrita.

Fue absuelto en 1533 mediante sentencia y desde entonces vivió muy pobremente dedicándose a la oración y la predicación. Se interesó sobre todo por mejorar la formación de quienes se preparaban para ser curas y fundó colegios mayores y menores, que luego, tras la Reforma de Trento se convirtieron en seminarios.

La absolución incluía la obligación de volver a Alcalá a predicar, pero parece que no llegó a cumplirse y que se cambió por una predicación en la iglesia del Salvador de Sevilla. Todo indica que Juan de Ávila no volvió a Alcalá. Hasta que ahora lo han hecho sus reliquias. En concreto una parte de la clavícula y otra del corazón.

Las reliquias del santo han sido veneradas estos días en el Santuario del Águila, junto al altar de la patrona de Alcalá y luego llevadas a la parroquia Santiago, portadas por los fieles en procesión. Estos días, hasta el sábado las reliquias recorrerán las parroquias de la ciudad. Estarán un día en cada una para recibir la veneración de los fieles, en la misma localidad, donde su mensaje fue rechazado hace cinco siglos.