El arzobispo saluda al alcalde ante el monumento a San Juan Pablo II / J. COMAS

San Juan Pablo II, el centro de la homilía del día del Corpus Christi de Sevilla 2018

El arzobispo, monseñor Juan José Asenjo, se basó en las homilías del pontífice en su visita a Sevilla

Por  12:00 h.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, aglutinó este jueves durante su homilía con motivo de la solemnidad del Corpus Christi las palabras que utilizó el Papa San Juan Pablo II durante su visita a Sevilla hace ahora 25 años con motivo del Congreso Eucarístico Internacional. El prelado hispalense indicó que «pocos pontífices han tenido una doctrina eucarística tan extensa y tan rica» como la que tuvo el Papa. Así, tuvo «muy presentes» las dos homilías que pronunció en Sevilla los días 12 y 13 de junio de 1993, «en las que pidió a los sevillanos que no olvidemos nuestras mejores tradiciones, la intensa devoción eucarística que ha caracterizado siempre a nuestra Archidiócesis, de la que son buena prueba sus capillas sacramentales, sus ostensorios, custodias y vasos sagrados, los más hermosos de toda la Cristiandad».

Monseñor Asenjo recordó que el Papa invitó a los sevillanos «a renovar nuestra fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, a confesar con los labios y creer en el corazón que en ella está presente Jesucristo con su cuerpo, sangre, alma y divinidad». Y así, «de la mano de san Manuel González, sacerdote sevillano y después obispo de Málaga y Palencia, nos urgió a fomentar el culto eucarístico fuera de la misa, la adoración silenciosa».

Por otro lado, durante la homilía del arzbosipo, incidió también en otra de las apreciaciones que el Papa hizo en aquella visita, en cuanto a la figura de Don Miguel Mañara: «Utilizó sus mismas palabras en las que nos enseñó a ver en los pobres y en los enfermo el rostro doliente del Señor. Él nos insistió en la necesidad de asistir a los enfermos desde la cercanía y la inmediatez corporal,lavando, curando y besando sus llagas. La razón es laidentificación mi steriosa del Señor con los pobres y enfermos: “debajo de aquellos trapos -escribe Mañara y cita el Papa- está Cristo pobre, su Dios y Señor».

El prelado hispalense llamó a la intercesión de San Juan Pablo II y de la Virgen, «mujer eucarística y el más hermoso sagrario de la tierra, de cuyo seno nació hace dos mil años el cuerpo santísimo que veneramos en la Eucaristía, encomiendo a la Archidiócesis toda».

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla