Cristo de los Desamparados del Santo Ángel en la Campana / JAVIER COMAS
Cristo de los Desamparados del Santo Ángel en la Campana / JAVIER COMAS

El Santo Ángel, una nueva hermandad al margen de la diócesis

La orden de los carmelitas ha erigido una asociación de fieles que sacará al Cristo de Montañés el Sábado de Pasión sin que sea necesaria la autorización del Arzobispado

Por  9:31 h.

El próximo Sábado de Pasión habrá otra cofradía más en las calles de Sevilla. Será la nueva asociación de fieles del Cristo de los Desamparados del Santo Ángel, que en tan sólo un año ha logrado aglutinar a más de 500 devotos de cuota en torno al crucificado de Martínez Montañés, que tiene ya un paso tallado y dorado y que ha contratado a la banda del Carmen de Salteras y a la familia Villanueva como capataces. Bajo el amparo de la orden carmelita, esta asociación crece a pasos agigantados a falta de que acabe convirtiéndose en hermandad y cofradía de nazarenos. Lo hará al margen de la aprobación del Arzobispado, ya que como orden religiosa rinde obediencia al provincial de turno, no al obispo.

Esto ha causado discrepancias entre la autoridad eclesiástica -que considera que por criterios pastorales debían haberle pedido permiso para sacar al crucificado- y la orden -que valora que sus estatutos están aprobados por el Consejo Provincial de los carmelitas y también por la Conferencia Episcopal española-. Una situación que ha despertado de nuevo los clásicos desacuerdos que ha habido en la historia entre Arzobispado y comunidades religiosas.

El prior del convento del Santo Ángel y principal impulsor de la prohermandad, fray Juan Dobado, explicó a ABC que han seguido «los pasos adecuados». Primero fueron a la diócesis, a presentarle un proyecto, que no contó de primeras con su aprobación ya que la autoridad eclesiástica tiene sus propios cauces. Así, prefirieron hacerlo por la otra vía, a través de su propia orden, de forma que en estos momentos «la asociación está plenamente constituida a efectos civiles y eclesiásticos». Además, aseguró que los estatutos han seguido el modelo marco de la diócesis, con el objetivo de que en un futuro «sea una hermandad normal», como ha pasado con tantas otras corporaciones a lo largo de la historia, que se han creado en un convento y luego han sido reconocidas por la Archidiócesis. La única diferencia -indicó- con las normas de otras hermandades es que donde viene la figura del ordinario del lugar (el obispo), en este caso es el provincial de turno de la congregación.

Juan Dobado junto al Cristo de los Desamparados en la National Gallery de Londres

Juan Dobado junto al Cristo de los Desamparados en la National Gallery de Londres

 

Fray Juan Dobado comentó que la asociación seguirá esta línea, y «cuando sea hermandad, se contempla que salga con nazarenos, pero fuera de la Semana Santa». Esto es así porque para ello sí requerirían el permiso de la autoridad eclesiástica. De esta forma, han elegido las vísperas del Domingo de Ramos para que el crucificado recorra las calles en una procesión «de rogativas, seria y solemne», al igual que sucede con otra quincena de hermandades de la ciudad, que no están bajo el amparo del Consejo de Cofradías, y que al pertenecer a una congregación religiosa no tienen por qué pedir permiso al arzobispo (casos como las de María Auxiliadora, Pastora de Capuchinos o incluso la propia hermandad de gloria del Carmen del Santo Ángel).

Una constante en la historia

El prior del convento defiende que el camino que ha seguido esta asociación de fieles es el mismo que hicieron tantas otras cofradías históricas. De hecho, recuerda que «de las 45 hermandades antiguas del siglo XVII, 30 de ellas se fundaron en monasterios». Así, hasta que llegó el momento en el que hubo que regular las procesiones en la calle y pasaron a depender su mayoría de la propia diócesis. Un ejemplo de hermandad fundada por esta orden carmelita es la de las Siete Palabras en Sevilla. «Nuestra congregación creó en Andalucía unas 50 hermandades de penitencia antiguas, algunas tan conocidas como el Abuelo de Jaén o el Nazareno de Granada, cuyo hermano mayor fue San Juan de la Cruz, que fue quien encargó la talla a Pablo de Rojas». De hecho, según explica este fraile, «la Madrugada es un invento de la propia orden carmelita, que fue la primera en sacar a una imagen -el Abuelo de Jaén- en la noche del Viernes Santo».

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandades y cofradías

Marcelino Manzano, delegado diocesano de hermandades y cofradías

 

Por su parte, el delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, Marcelino Manzano, indicó a ABC que «aunque no tienen que pedir autorización, cualquier acto de culto externo, máxime si tiene cierta relevancia, debería contar con el plácet del ordinario del lugar», ya que «pastoralmente parece conveniente que se consulte». Respecto de la opción de que sea aprobada por la vía habitual, el delegado reconoció que «la hermandad de gloria del Carmen del Santo Ángel pidió pertenecer al Consejo de Cofradías, pero para eso debía estar erigida en la Archidiócesis», es decir, que «debería extinguirse y fundarse de nuevo cuño siguiendo los procedimientos del Arzobispado».

Pese a estas diferencias, fray Juan Dobado manifestó las «magníficas relaciones» con el prelado, que incluso llegó a coronar canónicamente a la titular del templo. Así, informó que la procesión del Cristo cuenta con la aprobación también del Cecop.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla