Pintadas contra la Iglesia en la fachada de San Martín / ABC

Se entrega en la Policía una menor como autora de las pintadas en San Martín

El Ayuntamiento le reclamará el coste de la factura de la reparación de la fachada y la denunciará por un delito de daños

Por  14:52 h.

La autora de las pintadas en la fachada de la iglesia de San Martín ha acudido este lunes a una de las comisarías de distrito de la Policía Local después de que su acto vandálico revolucionara las redes sociales donde habían colgado un vídeo de su gamberrada. Además el Ayuntamiento informó que los agentes la estaban buscándola. La joven acudió acompañada de su madre. Tras identificarse como la persona que había realizado la pintada, los agentes la derivaron a la central de La Ranilla, donde se encuentra el grupo que se ha hecho cargo de la investigación y allí le tomaron declaración. Fuentes municipales han confirmado a ABC que la joven se encuentra muy arrepentida y que estaba muy asustada por el revuelo que había ocasionado la gamberrada.

La Policía Local había pedido la colaboración ciudadana para identificar a los autores de estas pintadas ofensivas contra la Iglesia, que se hicieron en la madrugada del pasado domingo en la fachada de este templo sevillano declarado Bien de Interés Cultural.

Rápidamente se extendió por las redes sociales las imágenes en las que una chica aparecía pintando la frase «La única iglesia que ilumina es la que arde», con un símbolo anarco-feminista, acompañada de otra joven haciéndose un «selfie». Esas imágenes pertenecían al vídeo que la autora y su hermana, que le acompañaba este domingo, colgaron en Instagram nada más realizar la pintada.

A las pocas horas, una de las jóvenes cerró la cuenta y eliminó la grabación, pero ya había muchos usuarios que se habían hecho con ella y compartieron una imagen en la que se veía a las dos.

Dada la difusión que tuvo este hecho, la Policía Local se movilizó para encontrarlas, mientras que el Ayuntamiento procedió a la eliminación de la pintada. Desde el Consistorio señalan que nada más conocer lo que había ocurrido, se mantuvo un contacto permanente con la hermandad. Tras retirar la pintada, los operarios tendrán que repasar la zona afectada para restituirla a su estado original.

El coste de esa reparación lo tendrá que asumir la joven autora de la pintada, según han confirmado a ABC. Así, el Ayuntamiento ha iniciado un expediente para reclamarle el importe de la factura que ha generado. Además, va a denunciar lo ocurrido ante el juzgado. Así, la joven podría enfrentarse a un delito de daños. En caso de que la factura no supere los 400 euros, el asunto podría tramitarse como un delito leve que lleva aparejada una pena de multa.

No hay cifras concretas de cuánto le cuesta al año al Ayuntamiento la limpieza de pintadas y otras gamberradas cometidas en monumentos de la ciudad porque el contrato con Lipasam no está desgranado en ese concepto concreto, pero fuentes municipales reconocen que el gasto puede ser muy considerable.