Diseño del nuevo paso para el nazareno del Silencio de Sanlúcar de Barrameda / SÁNCHEZ DE LOS REYES

Sevilla proyecta el último gran paso para Sanlúcar de Barrameda

Javier Sánchez de los Reyes idea un paso con fondos lacados para el nazareno de la hermandad del Silencio de la localidad gaditana

Por
Actualizado:

El proyectista Javier Sánchez de los Reyes ha diseñado el último gran paso Sanlúcar de Barremeda. La hermandad del Silencio de la localidad gaditana, aprobó la pasada semana el proyecto de conjunto para su nazareno, obra anónima de claros atributos barrocos y restaurada por José Rivero Carrera.

Como describe el propio creador, «el proyecto se basa en el antiguo retablo donde recibió culto esta imagen en la Iglesia de San Francisco de Sanlúcar de Barrameda, su actual sede. Este retablo, al igual que otros de la misma iglesia, son obras del S.XVIII y combinan los fondos lacados en un color verde muy oscuro con las tallas y las molduras doradas. Es de un estilo barroco-estípite, evolucionado hacia el rococó o rocalla sin llegar a serlo». Un concepto que aporta nuevos matices a este tipo de conjuntos.

El paso lleva cuatro candelabros de guardabrisas con forma de piña, «al contrario que los habituales candelabros “de rosca”», como comenta de los Reyes a este medio. Tiene nueve puntos de luz cada uno y en cuyos brazos también se combinan los fondos lacados con las tallas doradas, más otros laterales de siete luces, y cuatro faroles de orfebrería, «muy sencillos», lo que arroja un total de 46 puntos de iluminación. Los candelabros de las esquinas «tienen poca altura, para así destacar la imagen titular», y rematan en unas originales coronillas con corona real «que no van colocadas sobre la propia tulipa, sino que la sostienen unos pequeños arbotantes que emergen de la base o “taza” de la tulipa».

En el canasto aparecen cuatro capillas, dos en el frente y trasera y otras dos en los costeros, con los relicarios de santos vinculados a la hermandad: Sor Ángela de la Cruz, Madre María de la Purísima, Faustino Míguez y Fray Diego de Cádiz. Por otro lado, también llevará en el canasto escenas de la vida de Jesucristo «realizadas en “espuma de mar”, nombre popular de la sepiolita, un mineral que se utilizaba bastante hasta hace cien años para realizar relieves religiosos, que se guardaban bajo cristal y se enmarcaban». Finalmente, en el respiradero «se combinan igualmente los fondos lacados, las tallas en madera dorada, los espejuelos y unas inscripciones sobre plata con prefiguraciones  de la Pasión de Jesús en el antiguo Testamento», argumental el diseñador.

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)