Nazareno del Calvario en la Madrugada del Viernes Santo / JUAN FLORES
Nazareno del Calvario en la Madrugada del Viernes Santo / JUAN FLORES

El sistema anti-pánico de la Semana Santa de Sevilla se comercializa ya

Cisco diseñó esta tecnología con Ferrovial, Avigilon y Bosch, y es aplicable en grandes concentraciones, como conciertos, carnavales y ferias

Por  8:42 h.

Cisco, Ferrovial, Avigilon y Bosch -las cuatro empresas que diseñaron la tecnología para el control de masas durante la Semana Santa de Sevilla de 2018- impulsan internacionalmente este producto en otras ciudades donde se producen grandes concentraciones de personas, como celebraciones religiosas, fiestas populares, conciertos, carnavales, etcétera. De hecho, Cisco está comercializando ya este programa en todo el mundo. Susie Wel, vicepresidenta y directora de Tecnología y Experiencia de Colaboración en Cisco Systems, pone este sistema de control de masas como ejemplo de innovación de la empresa.

Antonio Conde, director de Innovación y Transformación Digital de Cisco en España, explica que esta tecnología para el control y conteo de personas surgió para resolver un problema concreto: el generado por las famosas «carreritas» de la Madrugada de Sevilla, cuando se concentran 450.000 personas en las calles de Sevilla. Fue una prueba de concepto que financiaron las empresas, por lo que al Ayuntamiento no le costó ni un euro. Ferrovial fue quien se ocupó de la iluminación LED de 190 farolas de nueva generación; Avigilon puso cinco cámaras de ultra alta definición; Bosch las 17 cámaras HD con sensores para permitir el conteo de personas y Cisco, la plataforma software de ciudad.

Buenos resultados

Las empresas que desarrollaron esta tecnología y el Ayuntamiento quedaron contentos con los resultados. «Pasamos de registrar 97 heridos en cuatro incidentes durante la Semana Santa de 2017 a 3 heridos en un incidente en 2018, que se resolvió en 20 segundos», indica este directivo de Cisco. Cuando transcurrió la Semana Santa, se desmontó todo este sistema y ahora el Ayuntamiento de Sevilla ha decidido repetir la experiencia y contratará el programa para la Semana Santa de 2019, según ha podido saber ABC.

Pero la experiencia sevillana de control de «bullas» no se quedará solo en la capital andaluza. «Después de esta prueba de concepto vimos -añade el director de Innovación de Cisco en España- que esa tecnología se podía utilizar en cualquier lugar donde haya necesidad de un control y protección de grandes masas de personas: conciertos, actuaciones lúdicas, fiestas populares y religiosas, carnavales… tales como la Feria de Sevilla, los Sanfermines o los carnavales de Santa Cruz de Tenerife». Algunas ciudades españolas y de Oriente ya se han interesado por este programa de control de masas.

El director de Innovación de Cisco explica las bondades de este sistema para aplicarlo en otras concentraciones de personas, como conciertos u otras actividades culturales masivas. «El sistema permite el control del aforo porque las cámaras cuentan las personas que entran y salen de un recinto. Además, el programa controla un plan de evacuación con luces, de forma que se van encendiendo selectivamente ciertas calles para dirigir a las personas cuando abandonan un lugar. También -dice- facilita recorridos comerciales o culturales mediante la iluminación selectiva, dirigiendo a la gente por determinados itinerarios. Si hay una situación de emergencia, como un incendio, se puede conocer la anchura de cada calle para saber si entra un camión de Bomberos o de ambulancia».

Control en tiempo real

¿Pero cómo funciona este sistema de control de personas y el llamado botón anti-pánico en concentraciones masivas? «El Cecop de Sevilla controla múltiples servicios en la ciudad, como Emergencias, Protección Civil, Bomberos, Policía, Tráfico (con 101 cámaras)… Sin embargo, no tenía visibilidad en tiempo real de algunos otros servicios, como las cámaras de control y conteo de personas; sólo tenían cifras exactas de las personas que entraban y salían del Centro en cualquier procesión; no tenía visibibilidad en tiempo real de posicionamiento por satélite de dónde estaban las procesiones; no podían controlar la intensidad de la iluminación para apagar o encender las luces en caso de emergencia. Fue entonces cuando el año pasado se añadió un nuevo componente al Cecop: una plataforma de ciudad, que es un software desarollado por Cisco».

«La plataforma de ciudad tiene capacidad de controlar diversos elementos porque se le conectan unas cámaras que no sólo cuentan personas, sino que además pueden lanzar una serie de alarmas si se detecta un vehículo circulando a gran velocidad o un flujo de gente corriendo en dirección contraria a donde se supone que tenían que ir. En estos casos, lanza alarmas para llamar la atención de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Además, a esta plataforma de ciudad le llegan imágenes de cámaras de ultra alta definición que permiten identificar personas con precisión absoluta. Es decir, son imágenes que puedes ampliarlas y ves perfectamente los rasgos de la persona. Son las mismas cámaras que permitieron en los Sanfermines identificar a los miembros de la Manada. En el caso de Sevilla, se integró en tiempo real la posición por GPS de todas las procesiones. Se le dio a cada procesión un posicionamento GPS que iba en la Cruz de Guía y en el final de la procesión».

Botón anti-pánico

Además, Conde destaca que «la plataforma de ciudad de Sevilla estaba conectada al Sistema de Información Urbanística (SIS) de la ciudad, lo que nos permitía saber dónde estaban los hidrantes para los Bomberos, la anchura máxima de las calles para confirmar si podía entrar un camión para extinguir un incendio, sabíamos dónde se localizaban todos los puestos de emergencia de la Policía y Protección Civil, teníamos información de la ubicación de papeleras, mobiliario de Lipasam…».

«Y finalmente, la plataforma de ciudad estaba integrada en un sistema de última generación de alumbrado, que permitía no sólo cambiar la intensidad del alumbrado, sino también la temperatura del color, pudiendo elegir entre blanco o ámbar. Antes, en la Madrugada, una persona con una escalera iba aflojando una a una cada bombilla, por lo que tardaba un hora y media en dejar la ciudad a oscuras para que saliera la hermandad de El Silencio. En 2018, desde la plataforma de ciudad se lograba poner la iluminación que queríamos en diez segundos. Para prevenir posibles altercados, se creó un botón anti-pánico para que en cualquier momento toda la iluminación del Centro se iba en diez segundos al 120% en blanco, lo que equivalía a que se hubiera hecho de día».

«El sistema se perfeccionó tanto que no sólo contaba personas, sino también capirotes, algo tremendamente difícil -bromea Antonio Conde-. Se puso a prueba el sistema en una discoteca, donde las cámaras de Bosch comprobaban la veracidad de los datos de aforamiento que daba en datos real».