Pastora de Santa Marina / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El tiempo del fin de semana dio una tregua a San Bernardo y Santa Marina

La Virgen de Luz suspendió la procesión por el alto porcentaje de riesgo de lluvia

Por  0:23 h.

El tiempo anduvo inestable durante el fin de semana, lo que produjo que las hermandades que tenían previstas salir a la calle estuviesen mirando al cielo, sobre todo, las del sábado. Tres salidas deberían haber salido, pero tan sólo dos pudieron hacerlo, San Bernardo y la Pastora de Santa Marina. 

El cielo impidió la salida de la Virgen de la Luz de San Esteban, una de las grandes glorias del calendario. Por segundo año consecutivo, la hermandad no pudo hacer su procesión. En este lunes, se cierran sus cultos con la Virgen en besamanos.

También en la jornada del sábado, el Corpus de San Bernardo se celebró con total normalidad, la última procesión sacramental del año en paso. Coincidiendo con el día de la Cruz, la hermandad paseó al Santísimo por el barrio, con esos tradicionales altares instalados por el itinerario, con la belleza de admirar a la custodia por el interior de la antigua fábrica de Artillería, la calle Ancha o el interior de la propia parroquia. En la víspera, San Bernardo organizó la fiesta de la Cruz, una previa de uno de sus días grandes en el calendario.

Como colofón al fin de semana, la Pastora de Santa Marina, una procesión repleta de detalles, desde el himno interpretado al salir el Simpecado, la dificultosa salida, la visita a San Juan de la Palma, la residencia de ancianos y el Espíritu Santo, hasta vivir el momento cumbre en su calle engalanada, donde se cantan sevillanas y el cielo se ilumina con fuegos artificiales.

La Pastora de Santa Marina / M. J. RODRÍGUEZ RECHI